Legislativo sin debate

Por: Lola Portela

Tuvimos una semana que evidenció la falta de calidad en el debate.

Por estos días, en este aspecto, se evidenció que se ha perdido mucho. Y el ego, por no decir que la mala educación, entendida ésta como formación y no como pergaminos, hace de las suyas y se evidencia en todo su explendor.

Ya no se escucha la elegancia en el debate, ni los buenos modales, tampoco hay respeto por la autoridad, así se le ataque con razón.

Muchas discusiones se salen de los espacios sagrados, y se dan en los pasillos. Se agrede verbalmente y con expresiones corporales, al estilo plaza de mercado.

El don de gente de muchos brilla por su ausencia y frente a ésto los novatos quedan mudos. Por sus mentes, tal vez corre la duda, el qué hago aquí, será el camino para la paz que soñamos para ver el progreso, que no vemos en nuestras regiones. Lo cierto es que, la que acaba, fue una semana de caos.

Y es que los debates ya no tienen esos argumentos contundentes. Se ha perdido el brillo de la inteligencia del que estudia y busca la forma sencilla y respetuosa de expresarlo o de contradecir.

Mientras, el clientelismo toma toda su fuerza. Hay un dicho que dice: “divide y reinarás” Y, en mi humilde modo de ver, es lo que está pasando al interior del Congreso colombiano y en las mentes del pueblo mismo. Peligroso, muy delicado políticamente.

Solo esperamos que los pocos señores y señoras congresistas correctos y con cordura no se contaminen o se desanimen, sino que sepan dar la pelea, con la seguridad que se la estan jugando por su país y por sus regiones. Hay que defender la democracia por la cual fueron elegidos, hay que defender la constitución, que juraron respetar el 20 de julio, cuando tomaron esa responsabilidad, hay que legislar para proteger al pueblo y luchar por lograr la paz, pero sin que implique hacerle apología al delito y a la impunidad.

No más violencia en los pasillos, más acciones legíslativas con altura. Zapatero a tus zapatos que hay muchos dañados y otros que necesitan ser reemplazados.