¿Manejaría su empresa como a un juego de video?