¿Qué pasará con la instalación de la mesa de diálogos Gobierno-ELN?

Sin entrar a justificar y mucho menos aceptar la abominable acción del secuestro, hay que reconocer que, ingenuidad o no de la periodista Salud Hernández Mora al internarse en zona de dominio del grupo narco-terrorista “Eln”, por las razones que hayan sido, les permitió ganar mayor visibilidad y dar pasos agigantados para lograr uno de sus objetivos, aún sin instalarse oficialmente la mesa de diálogos con el Gobierno, la declaratoria del Cese Bilateral, la cual no se dará antes, ni inmediatamente se instale, pero si en el corto plazo.

Ya insistir o entrar en la controversia de si la cita era concertada o no y si la situación se les salió de curso o de cauce y se convirtió más en un impase que otra cosa, o si fue o no imprudencia, ya no reviste interés, ahora lo importante es tratar de dilucidar lo que podría llegar a suceder en el futuro a corto y mediano plazo, para saber si se instalara oficialmente la mesa de diálogos Gobierno-Eln en Ecuador.

Esta situación y en especial su desenlace corroboran entre otras cosas lo siguiente:

Si bien es cierto la situación que se presentó, dada la confusión que generó el desplazamiento de la comunicadora a la zona dominada por el grupo armado, no lo es menos, que la utilización de eufemismos para no llamar por su nombre las cosas en este caso indicar que se trató de un secuestro, deja entrever que el Gobierno a pesar de la gravedad de los hechos, continua con la idea de adelantar la negociación con el “Eln”, así esta no conduzca a ninguna parte, pero su idea es demostrar su “Voluntad de Paz”.

La falacia y felonía de Santos que se han consolidado durante todo el proceso de La Habana, continuarán a toda costa con el proceso que si o si está empeñado a adelantar con el “Eln”, demostrando que sus objetivos están por encima de la opinión pública nacional e internacional y eso quedó totalmente demostrado con el mal manejo que le dio a este episodio, ahondando aún más, la ya maltrecha imagen del país, tanto a nivel interno, como el que refleja hacia el exterior, pero lo que menos le preocupa e interesa es precisamente lo que los demás consideren, lo importante es dar cumplimiento a su ya trazado plan, el cuál entre otros objetivos le daría el “Premio Nobel de Paz”, por eso insistirá en no dejar por fuera de la “búsqueda de la paz” al “Eln”; situación que se le ha tornado bastante difícil, dado el ADN de los Elenos.

Se corrobora una vez más que la “comandancia” del “Eln” no es piramidal y que se trata de un “mando horizontal”, que los cabecillas de los llamados “Frentes de Guerra” (FG), están al mismo nivel de quienes integran el “Comando Central” (COCE). Eso explica que se sigan realizando acciones que no son consultadas, con la cúpula incluso entre ellos mismos, que no vienen de su orientación y que generan entonces la sensación de no existir “Unidad de Mando”.

La coyuntura que se ha generado en torno al tema del secuestro, obligó a que entre las cuadrillas del llamado “Frente de Guerra Nororiental” (FGNO), solucionaran el impase, regresaran a la libertad a Salud Hernández y los periodistas Diego D’Pablos y Carlos Melo, estos últimos con quienes pretendían enviar un comunicado, porque lo de la periodista Colombo-Española iba para unos días más, pero la presión mediática y las repercusiones obligaron a entregarlos casi de manera simultánea.

El silencio del “Comando Central” (COCE), que ni en forma conjunta, ni individual hizo pronunciamiento alguno hasta el día 30 de Mayo a través de su página ranpal.net, donde como era lógico justifica los hechos, obedece a su radical posición de no ceder a la imposición del Gobierno de abandonar la práctica del secuestro, además de buscar la mejor manera de minimizar el impacto de su nuevo “Calculado Error” y no dar muestras de falta de “Unidad de Mando”, hay que resaltar que esta organización terrorista no depende del dinero que le produzca el plagio de personas para fortalecer sus finanzas, aunque este no era el caso, no se puede olvidar que la mayoría de sus ingresos provienen en su orden del cobro del “impuesto de guerra” a multinacionales del petróleo, empresas nacionales y extranjeras del sector minero-energético, explotación de la minería ilegal y el cobro de altas sumas para permitir en sus zonas de influencia el desarrollo de algunas de las cadenas del narcotráfico. Lo que haría que abandonar la práctica del secuestro no afecte sus finanzas, se trata más de un pulso de poder, pues supondría ceder ventajas para llegar a la mesa.

De otra parte el mensaje de fondo de las acciones del “Eln”, es claro, no tienen ninguna intención de llevar a cabo negociaciones que los conduzcan a lo que pretende todo proceso de esta índole, es decir, a la Desmovilización, el Desarme y la Reinserción (D. D. y R), el objetivo es explorar a que está dispuesto el oponente con tal de lograr la firma de un acuerdo, por eso de lo que se trata es de desnudar sus debilidades. esto no está en el imaginario del “Eln”, todo lo contrario, lo ratifican cuando dicen que: “La negociación hace parte de la labor diplomática, es digamos, la diplomacia interna. La negociación bien utilizada favorece el proceso revolucionario, mal utilizada lo perjudica”.

De hecho los “Elenos” están convencidos que la necesidad de la negociación la tiene el Gobierno, por lo tanto sus “Errores Calculados” tienen como objetivo medir sus reacciones, llevarlo al extremo, agotar su paciencia y constantemente recalcar que la responsabilidad de no iniciar oficialmente las conversaciones es culpa suya, al querer desarrollar el proceso en medio del conflicto, buscando así obligar la declaratoria de un “Cese Bilateral”

Aprovechando la coyuntura del caso Salud Hernández Mora, parece se ha puesto en marcha toda una estrategia para que desaparezca la “imposición” del secuestro como tema para la instalación oficial de la mesa, no de parte del Gobierno, sino para que el “Eln”, así la maneje, pues así lo dejan entrever los pronunciamientos del mensaje epistolar del sacerdote Francisco de Roux con su titulada “Carta a Pablo”, la cual dice, se la dirige a Israel Ramírez Pineda (a. Pablo Beltrán), aduciendo que es la parte aterrizada del “Coce”, la cual no tendría asidero si fuese así, no se la impondría al resto de los cabecillas, este es el mensaje de uno de los mayores correligionarios del “Eln” y por eso la intención es ir construyendo las bases para dejar de lado la práctica del secuestro, pero no como imposición, sino como el consenso de diferentes sectores que abogan por que se den los acercamientos. Consecuente con lo anterior debe interpretarse el cínico pronunciamiento de Rodrigo Londoño Echeverry (a. Timoleón Jiménez o Timochenko), el cual ya habría sido acordado con Nicolás Rodríguez Bautista (a. Gabino) en su llamado proceso de unidad.

En ese mismo sentido podría asumirse lo expuesto por otro de los condiscípulos del “Eln”, León Valencia, quien “exigió” que se hiciera claridad y que inmediatamente se pusiera en libertad a Salud Hernández, además posteriormente escribió un artículo en la revista Semana titulado “El Eln y la Cruz del Secuestro”, donde envía claro mensaje para que sea abandonada la práctica del secuestro por parte del “Eln”, lo que ratifica la hipótesis, pero el objetivo es presionar la declaratoria del Cese Bilateral, al hacer las siguientes pero falaces afirmaciones: “Con el cese bilateral se conjuran los secuestros, las voladuras de los oleoductos, además de las confrontaciones entre la fuerza pública y la guerrilla, con lo cual se negociaría en un ambiente mil veces más tranquilo y esperanzador hasta llegar al acuerdo final”.

Es claro entonces que el proceso de negociación Gobierno-Eln, no es prioridad para el grupo armado y eso no solo está demostrado con el tema del secuestro, sino en la consolidación de la Agenda que hicieron pública el pasado 30 de Marzo, que a todas luces no fue construida entre las partes, sino por el “Eln” porque de los seis (6) puntos, tres (3) de ellos se relacionan con lo que ya se acordó en La Habana e igual número de ellos son imposición, Participación de la Sociedad en la

Construcción de la Paz, Democracia para la Paz y Transformaciones para la Paz. Su complejidad y dificultad reflejan que su discusión, desarrollo y cumplimiento requieren de tiempo, esfuerzo y recursos, que es precisamente lo que ya no tiene el actual gobierno, porque si con las “Farc” llevan ya casi cuatro (4) años, como será con el “Eln”, del que no en vano manifiestan, enreda un aplauso.

Es necesario entonces reiterar el porqué se ha dicho que el “Eln” no buscaría firmar un acuerdo final para la terminación del conflicto, sino obtener un Armisticio, su definición así lo corrobora: Acuerdo que firman dos o más partes en guerra cuando deciden dejar de combatir durante cierto tiempo con el fin de discutir una posible paz. A eso le estaría apuntando el “Eln”.

Los errores calculados que comete el “Eln” con el incremento de sus acciones armado-terroristas, permiten inferir que aunque no debieron, porque no estaban preparados para dar el salto de la exploración a la fase pública, si lo están para un “Plan B”, entiéndase una contraofensiva de la fuerza pública, su modus operandi, así como la composición de sus estructuras, se lo garantizan, no tienen vida campamentaria y la utilización de mínima fuerza para realizar acciones de resultado inmediato y mediático, corroboran lo expuesto.

A pesar de las duras criticas y los cuestionamientos hacia el “Eln”, las negociaciones se darán en contra del disentir interno y externo, que hasta la saciedad han dado a conocer la escasa o nula intención de esa organización terrorista, así como su falta de voluntad para emprender el objetivo de lograr la firma de un acuerdo final para la terminación del conflicto, pero aunque sea reiterativo, como se pretende que se logre, si en el pensamiento de sus cabecillas no está la Desmovilización, el Desarme y mucho menos la Reinserción (D. D. y R).

Aunque de poco ha servido la oposición para evitar la imposición de lo que soterradamente se ha acordado en la Habana y que como se ha dicho, reafirmado y recalcado, que si con las “Farc” ha sido difícil, dispendioso, desgastante, controversial, violatorio de las leyes y la Constitución, con el “Eln” la situación será aún peor, quedando como única alternativa unir fuerzas y cerrar filas para demostrar con hechos que la intencionalidad de los Elenos no es la firma de ningún acuerdo, sino que bajo falsos argumentos, se impulse “El logro de objetivos en la búsqueda de la instauración de una nueva sociedad, lo cual requiere de la lucha armada, es decir, la existencia y continuidad del Eln, obedece a ser ésta una Organización Social en Armas (OSA) o dicho de otra manera la Representación Armada de la Sociedad” (RAS). Lo que pareciera ser un Galimatías, no es otra cosa que la verborrea con la que justifican su accionar

armado-terrorista, del cual prontamente sacarán su talón de Aquiles, El Secuestro.

Si como se prevé, prontamente se devuelvan a la libertad a dos o tres de los plagiados, porque ni el Gobierno, ni las Fuerzas Armadas tienen la certeza de cuantos son y se da el anuncio de la abolición del secuestro, el “Eln” haciendo la salvedad de no cumplir una imposición, sino una muestra de su “verdadera voluntad de paz”, habrá logrado un avance significativo para que más temprano que tarde se instale la mesa, no por el interés de la búsqueda de la terminación del conflicto, sino para adelantar tareas con el sofisma de la participación de la sociedad, para el logro de transformaciones para la paz, si bien esto no conduce por ahora a nada, si se sientan las bases para que no se abandone el diálogo que permita la “obtención de la paz”.

Dado que los genuflexos y mermelados Generales de la actual cúpula militar y policial, no deben, ni pueden, porque pierden sus cargos y la prima de silencio, se hace prioritario adelantar todas las actividades pertinentes que conduzcan a la realización de un gran debate nacional, donde se demuestre la sistemática y continua violación de los Derechos Humanos por parte de quienes dicen representar a la sociedad, resaltando entre otros los atroces hechos ejecutados por el “Eln”, entre otras en las siguientes actividades:

– Tortura y asesinato del Obispo de Arauca, Jesús Emilio Jaramillo Monsalve, en Arauquita (Arauca), el día 2 de Octubre de 1.989.

– Atentado dinamitero al Oleoducto Central Colombia, donde por la acción demencial de los terroristas, mueren calcinadas ochenta y cuatro (84) personas y heridas cincuenta (50), quemadas 46 viviendas, la mitad de las víctimas fueron menores de edad, en el Corregimiento de Machuca, municipio de Segovia (Ant.), el día 18 de Octubre de 1.998.

– Secuestro masivo de 285 feligreses de La Iglesia La María, en el barrio Ciudad Jardín de la ciudad de Cali (Valle), el día 30 de Mayo de 1.999. Donde además resultaron tres (3) personas asesinadas y una (1) herida.

Lo anterior por citar solo tres (3) de los hechos más atroces cometidos por esta organización narcoterrorista, porque su historial es supremamente largo, una buena labor de investigación, construcción de archivos (imágenes y pruebas testimoniales), lograrían el objetivo de no dejar olvidar cuál ha sido el comportamiento de quienes ahora dicen buscar construir una nueva sociedad e instaurar un nuevo gobierno.

Si como se ha dicho y se prevé el “Eln” bajo los argumentos que utilice, efectúa el anuncio del abandono de la práctica del secuestro, pero antes o conjuntamente libera a los plagiados en su poder, el Gobierno inmediatamente y sin cortapisas, procederá a la instalación formal de la mesa en Ecuador, la cual posteriormente se convertirá en itinerante por Chile, Brasil, Venezuela y Cuba. Esta situación que debería producir alegría y alborozo, contrariamente se convertirá sin duda en objeto de duras controversias por su temática, pero más que todo por las prebendas, espacios y oportunidades que el Gobierno les otorgará, facilitando así el logro de ventajas que no pudieron obtener en la confrontación durante más de cinco (5) décadas, olvidando las victimas y el sometimiento del pueblo colombiano a la barbarie de los narco-terroristas.

La experiencia de La Habana, debería de servir y ser aprovechada para rediseñar la necesaria y muy aceptada oposición a los acuerdos, que se firmarían sin que haya Verdad, Justicia y Reparación (V, J y R), que a lo único que conducirían sería a la Repetición, un ejemplo de ello, sería ir a las regiones a adelantar una agresiva campaña de comunicación donde se den a conocer los temas tratados y sus funestas repercusiones, la mayoría de los Colombianos desconoce de qué se está hablando, no saben por ejemplo de que se trata el Tribunal Especial para la Paz (TEP), mucho menos que es Justicia Transicional (JT), etc. El común de la población solo tiene en mente la falaz búsqueda de la paz, si esto continua siendo así, le firmarán un cheque en blanco al Felón de Santos, que continuamente amenaza con que hayan treinta (30) años más de guerra y derramamiento de sangre, si el pueblo no se somete a los impunes acuerdos de La Habana y los que acometerá con el “Eln”

Triste, desesperanzador, desconcertante, pero cierto panorama.