Texto de la Reforma Constitucional para “blindar acuerdos” de La Habana

Este es texto de Reforma Constitucional que empezará a discutir el Congreso y cuyo fin es “blindar juridicamente” a los acuerdos de La Habana entre el Gobierno de Colombia y las Farc, según lo anunciado el fin de semana por la partes. Por considerarlo de interés nacional decidimos publicarlo integro en Libreta de Apuntes. Para que nuestros lectores sepan a que atenerse.

Los Artículos clave son el 1 y el 4 en donde se modifican los procesos para tramitar Leyes y Actos Ñesgislativos de acuerdo con la Constitución del 91 y sus control por parte de la Corte Constitucional.

Artículos que convierten al Congreso y la Corte en poderes eunucos porque sólo podrán asintir a los textos que les envíen desde La Habana los negociadores del Gobierno y las Farc.

Bogotá D.C, 16 de mayo de 2016

 

Honorable Representante

Miguel Ángel Pinto

PRESIDENTE

Comisión Primera Constitucional Permanente

Cámara de Representantes

Ciudad

REF: Informe de Ponencia para Primer debate en segunda vuelta en la honorable Comisión Primera de la Cámara de Representantes al Proyecto de Acto Legislativo 04 de 2015 Senado 157 de 2015 Cámara,  “por medio del cual se establecen instrumentos jurídicos para los desarrollos normativos necesarios para facilitar y asegurar la implementación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”.

  1. SÍNTESIS DEL PROYECTO

 Este Proyecto de Acto Legislativo tiene como propósito establecer un proceso para la incorporación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera al ordenamiento jurídico colombiano, agilizar su implementación y ofrecer garantías para su cumplimiento. Para eso propone los siguientes procedimientos  e instrumentos jurídicos, condicionados a la firma y refrendación ciudadana del Acuerdo Final:

 

  1. Se crea un Procedimiento Legislativo Especial para la Paz, que busca agilizar el trámite de los proyectos mediante la reducción del número de debates así: para los proyectos de ley pasa de cuatro a tres debates y para los proyectos de acto legislativo pasa de ocho a cuatro debates. El primer debate de los proyectos de ley se surtirá en sesiones conjuntas de la Comisión Constitucional Permanente que sea competente, mientras que el de los actos legislativos será por separado en la Comisiones Primeras de Senado y Cámara. El segundo debate tanto de los proyectos de ley como de actos legislativos se surtirá en las plenarias de cada una de las cámaras. Adicionalmente se establece que todas las leyes o reformas constitucionales aprobadas por medio de este procedimiento tendrán revisión automática de constitucionalidad por parte de la Corte Constitucional.

 

  1. Se otorgan facultades extraordinarias al Presidente de la República para expedir los decretos con fuerza de ley necesarios para facilitar y asegurar la implementación de las medidas de estabilización necesarias derivadas del Acuerdo Final.

 

  1. Se establece que el Plan Plurianual de Inversiones contenido en el Plan Nacional de Desarrollo contará con un componente para la paz que destinará recursos del Presupuesto General de la Nación durante los próximos 20 años a las zonas más afectadas por la pobreza rural, las economías ilegales, la debilidad institucional y el conflicto armado, con el fin de cerrar las brechas sociales, económicas regionales e institucionales de los ciudadanos y las entidades territoriales. Adicionalmente se establece la posibilidad de que, una vez firmado el Acuerdo Final, los mandatarios locales puedan ajustar sus Planes de Desarrollo para garantizar que reflejen lo establecido en el Acuerdo Final.

 

  1. Se crea una ruta compleja de incorporación del Acuerdo Final al ordenamiento jurídico colombiano que se basa en la aprobación de lo acordado por parte de los ciudadanos a través de la refrendación popular, y de su formalización a través de las instituciones de nuestra democracia.

 

 

  1. TRÁMITE DEL PROYECTO

 

Origen: Gubernamental y  Congresional.

 

Autores: Ministro del interior, Juan Fernando Cristo Bustos. Senadores: Roy Barreras Montealegre, Óscar Mauricio Lizcano Arango, Jimmy Chamorro Cruz, Manuel Enríquez Rosero, Doris Clemencia Vega Quiroz, Luís Fernando Velasco Chaves, Bernardo Miguel Elías Vidal, Roosvelt Rodríguez Rengifo, Efraín Cepeda Sarabia, Armando Benedetti Villaneda, Musa Besaile Fayad, Miguel Amín Escaf, Sandra Elena Villadiego, Hernán Andrade Serrano, Antonio José Correa, Andrés García Zuccardi, Representantes: Ángela María Robledo, Miguel Ángel Pinto, Telésforo Pedraza, Alfredo Deluque, Hernán Penagos, Berner Zambrano, Rafael Palau, Sandra Ortiz, Jaime Buenahora Febres.

 

PRIMERA VUELTA

Proyecto Publicado: Gaceta No. 706/15

Ponencia para primer debate: Gaceta No. 776/15

Ponencia para segundo debate: Gaceta No. 821/15

Ponencia para tercer debate: Gaceta No. 943/15

Ponencia para cuarto debate: Gaceta No. 1010/15

 

SEGUNDA VUELTA

Ponencia para primer debate: Gaceta No.113/16

Ponencia para segundo debate: Gaceta No. 158/16

 

  1. COMPETENCIA Y ASIGNACIÓN DE PONENCIA

 

Mediante comunicación del 16 de marzo de 2016, notificada el mismo día, conforme a lo expresado en el artículo 150 de la Ley 5ª de 1992, fueron designados ponentes en primer debate para segunda vuelta  del  proyecto de Acto Legislativo 04 de 2015 Senado, 157 de 2015 Cámara “por medio del cual se establecen instrumentos jurídicos para los desarrollos normativos necesarios para facilitar y asegurar la implementación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera” los siguientes senadores:

 

Ponentes: Roy Barreras Montealegre (Coordinador), Armando Benedetti Villaneda, Alfredo Rangel Suárez, Hernán Andrade Serrano, Carlos Fernando Motoa Solarte, Juan Manuel Galán Pachón, Eduardo Enríquez Maya, Claudia López Hernández, Horacio Serpa Uribe, Doris Clemencia Vega Quiroz, Alexander López Maya.

 

De igual manera, mediante comunicación del 4 de mayo de 2016, notificada el mismo día, fueron designados ponentes para tercer debate del proyecto de Acto Legislativo 157 de 2015 Cámara, 04 de 2015 Senado. “por medio del cual se establecen instrumentos jurídicos para los desarrollos normativos necesarios para facilitar y asegurar la implementación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera” los siguientes Representantes a la Cámara:

 

Ponentes: Carlos Edward Osorio Aguiar (Coordinador), Carlos Germán Navas Talero, Fernando De La Peña Márquez, Hernán Penagos Giraldo, Jorge Enrique Rozo Rodríguez, Julián Bedoya Pulgarín, Norbey Marulanda Muñoz y Oscar Fernando Bravo Realpe.

 

  1. DEBATE COMISIÓN PRIMERA DE SENADO

 

El proyecto de Acto Legislativo 04 de 2015, inició su trámite en la Comisión Primera del Honorable Senado de la República con la radicación del proyecto original publicado en la Gaceta del Congreso No 706 de 2015.

 

En cumplimiento del artículo 230 de la Ley 5ta de 1992, se celebró el 24 de Septiembre de 2015, la Audiencia Pública sobre el Proyecto de Acto Legislativo, en la cual participaron  ciudadanos de diversos sectores e instituciones para expresar sus observaciones y sugerencias al PAL, como consta en el expediente del proyecto. Las intervenciones realizadas en la audiencia fueron consideradas por los ponentes de Senado durante el estudio del proyecto.

 

Para el primer debate en la Honorable Comisión Primera de Senado fue presentada una ponencia mayoritaria radicada por los Honorables Senadores Roy Barreras, Armando Benedetti Villaneda, Hernán Andrade Serrano, Juan Manuel Galán Pachón, Horacio Serpa Uribe, Eduardo Enríquez Maya, Carlos Fernando Motoa, Alexander López Maya, Alfredo Rangel, y las Senadoras Claudia López Hernández y Doris Clemencia Vega. También, una ponencia negativa radicada por el Senador Alfredo Rangel Suarez con el objetivo de solicitar el archivo del Acto Legislativo. Ambas ponencias se encuentran en la Gaceta del Congreso No. 776 de 2015.

 

El Acto Legislativo fue anunciado el día lunes 5 de Septiembre de 2015 ante la Comisión Primera del Honorable Senado de la República. Acto seguido, se dio inicio al debate y votación del proyecto el día martes 6 de Septiembre de 2015. La ponencia negativa fue discutida y negada por la Comisión con 10 votos negativos y 3 a favor. Por lo que se dio inicio al debate de la ponencia mayoritaria,  durante el cual fueron aprobados la totalidad de los artículos incluyendo modificaciones propuestas por los Senadores Carlos Fernando Motoa y Roy Barreras.

 

Fueron presentadas diversas proposiciones por los Honorables Senadores que fueron estudiadas debatidas y votadas durante el debate. Culminada la discusión fue aprobado el Proyecto de Acto Legislativo 04 de 2015 Senado 157 de 2015 Cámara y se dio inicio a su trámite en la Honorables Plenaria de Senado.

 

  • DEBATE PLENARIA DE SENADO

 

Para el segundo debate en la Honorable Plenaria  de Senado fue presentada una ponencia mayoritaria radicada por los Honorables Senadores Roy Barreras, Armando Benedetti Villaneda, Hernán Andrade Serrano, Juan Manuel Galán Pachón, Horacio Serpa Uribe, Eduardo Enríquez Maya, Carlos Fernando Motoa, Alexander López Maya, Alfredo Rangel, y las Senadoras Claudia López Hernández y Doris Clemencia Vega, la cual fue publicada en la Gaceta No. 821/15.

 

De manera posterior, se dio inicio al debate de ponencia mayoritaria el día martes 27 de Octubre frente a la cual se presentaron diversas proposiciones de los Senadores Eduardo Enríquez Maya, Juan Manuel Corzo, Carlos Fernando Galán, Claudia López, Viviane Morales, Jimmy Chamorro, Juan Carlos Restrepo, Luis Fernando Duque, Guillermo A. Santo, Carlos E. Soto, Arleth Casado, Juan Manuel Galán, Ángel Custodio y Roosevelt Rodríguez, entre otros. En aras de cumplir con el estudio exhaustivo de todas las proposiciones y de conformidad con el artículo 66 de la Ley 5ta de 1992 se conformó una comisión accidental integrada por los Senadores Jimmy Chamorro, Mauricio Aguilar, Roy Barreras, Carlos Fernando Galán, Antonio Navarro Wolff, Horacio Serpa, Hernán Andrade, Armando Benedetti, y las Senadoras Myriam Paredes y Viviane Morales.

 

A partir de la comisión surgieron una serie de recomendaciones frente a las proposiciones radicadas que fueron tomadas en cuenta por los Honorables Senadores a la hora de votar. Habiendo cumplido con la votación y en general el trámite legislativo en el Honorable Senado de la República el Proyecto de Acto Legislativo inicio el trámite en la Honorable Cámara de Representantes.

 

  1. DEBATE EN COMISIÓN PRIMERA DE CÁMARA

 

En cumplimiento del artículo 230 de la Ley 5ta de 1992, se celebró el 17  de Noviembre de 2015, la Audiencia Pública sobre el Proyecto de Acto Legislativo, por medio de la cual múltiples ciudadanos y representantes de distintos sectores e instituciones presentaron sus observaciones al proyecto, como consta en el expediente. La audiencia pública inicio con la intervención de la Representante a la Cámara María Fernando Cabal y continúo con las intervenciones de José Vicente Barreto, director del departamento de Derecho y Ciencia Política  de la Universidad Central; Mateo Gómez Vásquez, delegado de la Comisión Colombiana de Juristas; Armando Novoa García,  Magistrado del Consejo Nacional Electoral; José Luján Zapata, ex Vice-Procurador; Orestes Guarín de la Universidad Externado de Colombia; Álvaro Hernán Moreno de la Universidad Santo Tomas y Rodrigo Pombo, Presidente de la Corporación Siglo XXI quienes expresaron sus opiniones frente al Proyecto de Acto Legislativo, tomadas en cuenta por los honorables Representantes a la Cámara para redactar la ponencia.

 

El debate en la Honorable Comisión Primera de la Cámara de Representantes inicio el día martes 24 de noviembre de 2015 para el cual fueron presentadas dos ponencias, una ponencia negativa por parte del Representante Álvaro Hernán Prada y una mayoritaria radicada por los Representantes Juan Carlos Losada Vargas (Coordinador), Carlos Edward Osorio Aguiar (Coordinador), Hernán Penagos Giraldo, Norbey Marulanda Muñoz, Óscar Fernando Bravo Realpe, Jorge Enrique Rozo Rodríguez, Angélica Lozano Correa, Fernando de la Peña Márquez, Germán Navas Talero y Álvaro Hernán Prada. La discusión sobre la ponencia mayoritaria continúo hasta el día miércoles 25 de noviembre de 2015, fueron radicadas diversas proposiciones por los Representantes a la Cámara que fueron estudiadas en detalle por la Comisión.

 

Habiendo culminado la votación y aprobación del articulado del proyecto de Acto Legislativo se dio inicio a su trámite en la Plenaria de la Honorable Cámara de Representantes.

 

  1. DEBATE EN PLENARIA DE CÁMARA

 

Fue aprobado el Proyecto de Acto Legislativo en el debate en la Honorable Plenaria de la Cámara de Representantes el día 9 de diciembre de 2015 para el cual fueron presentadas dos ponencias, una ponencia negativa por parte del Representante Álvaro Hernán Prada, publicada el día 4 de diciembre de 2015 en la gaceta no. 1023  de 2105 y una mayoritaria radicada por los Representantes Juan Carlos Losada Vargas (Coordinador), Carlos Edward Osorio Aguiar (Coordinador), Hernán Penagos Giraldo, Norbey Marulanda Muñoz, Óscar Fernando Bravo Realpe, Jorge Enrique Rozo Rodríguez, Angélica Lozano Correa, Fernando de la Peña Márquez y Germán Navas Talero, publicada el día 2 de diciembre de 2015 en la gaceta no. 1010 de 2015. Durante el debate fueron radicadas múltiples proposiciones por los Representantes a la Cámara que fueron analizadas y estudiadas por la Plenaria, de estas algunas fueron aprobadas, otras negadas y/o dejadas como constancia.

 

Culminada la discusión sobre las ponencias y las proposiciones radicadas en la cual intervinieron los Honorables Representantes Telesforo Pedraza, Carlos German Navas Talero, Angelo Antonio Villamil, Alirio Uribe Muñoz, Oscar Ospina Quintero, Angela María Robledo, Alvaro Hernán Prada, Antenor Durán, Clara Leticia Rojas, John Jairo Roldán, Fernando de la Peña, Carlos Eduardo Guevara, Carlos Edward Osorio, Samuel Alejandro Hoyos, Edward David Rodríguez, Juan Carlos Losada, German Bernardo Carlosama, Alirio Uribe Muñoz, Víctor Javier Correa, Hernán Penagos, Jaime Buenahora Febres, Norbey Marulanda, Orlando Aníbal Guerra, Jorge Humberto Mantilla, Carlos Abraham Jiménez, Heriberto Sanabria y el señor Ministro Juan Fernando Cristo, fue aprobada la ponencia mayoritaria cuyo texto aprobado fue publicado en la gaceta no. 1041 de 2015.

 

  1. CONCILIACIÓN

 

La conciliación del proyecto de Acto Legislativo 04 de 2015 Senado 157 de 2015 Cámara inicio el día 10 de diciembre y fue publicada en la gaceta No. 1042 de 2015 y 1043 de 2015. Cumplida su discusión y votación en la Plenaria del Senado de la República fue aprobada el día 14 de diciembre de 2015 y el día 15 de diciembre en la Plenaria de la Cámara de Representantes.

 

  • DEBATE EN COMISIÓN PRIMERA DE SENADO (SEGUNDA VUELTA)

 

Entre los días martes 30 de marzo y miércoles 31 de marzo se llevó a cabo el anuncio y el debate del proyecto de acto legislativo en mención. Aunque el texto propuesto fue aprobado sin cambios por la Comisión Primera del Senado, varios senadores indicaron su preocupación por la permanencia de la Comisión Legislativa para la Paz contenida en el artículo uno y el margen de las facultades presidenciales contenidas en el artículo dos.

 

  • DEBATE PLENARIA DE SENADO (SEGUNDA VUETA)

 

Atendiendo las peticiones y recomendaciones de los honorables senadores, en la plenaria del Senado llevada a cabo el día 20 de abril del presente año, se eliminó la Comisión legislativa para la Paz y en cambio se estableció un procedimiento expedito para el trámite de leyes y actos legislativos derivados del Acuerdo Final. Adicionalmente se modificó el artículo tercero para incluir la posibilidad de modificar los planes distritales de desarrollo con el fin de adecuarlos al plan de inversiones para la Paz.

 

  1. CONSTANCIAS SOBRE ARTÍCULO NUEVO

 

El tema del desarrollo jurídico del Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera siempre ha estado en el corazón de este Acto Legislativo. En ese sentido la incorporación del nuevo artículo de ninguna manera es extraño a los asuntos que han venido debatiéndose a lo largo de los anteriores seis debates.

 

En particular, a lo largo de todos los debates, los ponentes tanto de Cámara como de Senado, hemos procurado dejar constancia de la discusión que se ha dado frente a temas tales como la seguridad jurídica del Acuerdo Final. En ese sentido hemos aplicado diferentes métodos para garantizar el cumplimiento de los principios de consecutividad y de identidad flexible o normativa a lo largo del trámite del presente acto legislativo. Durante la primera vuelta se radicó la siguiente proposición en todos los debates:

 

Modifíquese el inciso 3 del artículo 2º del Proyecto de Acto Legislativo 04 de 2015 Senado, así.

Las anteriores facultades también podrán ser utilizadas para que el Presidente de la República pueda expedir los contenidos normativos sobre Justicia que están previstos para ser desarrollados a través de Leyes Estatutarias u Ordinarias en los artículos 66 y 67 transitorios del Acto Legislativo 01 de 2012.

El acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una Paz estable y duradera serán de conformidad con el artículo 3º común a los Convenios de Ginebra considerados primordialmente como acuerdos especiales para la protección de los colombianos de todos los efectos adversos del conflicto y por lo tanto harán parte del Bloque de Constitucionalidad. Estos acuerdos tendrán fuerza vinculante.

 

En el primer debate en la Comisión Primera de Senado el artículo fue negado con 10 votos en contra y 2 a favor tal y como consta en la Gaceta número 889 de 2015. Para segundo debate, según información obtenida de la Gaceta número 14 de 2016, esta proposición fue negada de nuevo con 62 votos por el no y 5 por el sí. Una vez el proyecto hizo tránsito a la Cámara de Representantes, esta proposición fue leída y dejada como constancia tanto en la Comisión Primera como en la Plenaria, tal y como lo establecen las Gacetas 48 y 43 de 2016.

 

Durante el trámite de segunda vuelta en el Senado de la República, lo que hicieron los honorables senadores fue cambiar la proposición con el fin de recoger sólo lo atinente a la seguridad jurídica del acuerdo. En ese sentido, como se puede constatar en la Gaceta número 183 de 2016 y en el audio de la sesión Plenaria del Senado del 20 de abril, tanto en la Comisión Primera como en la Plenaria se leyó y se pidió dejar constancia de la siguiente proposición:

 

Adiciónese un artículo nuevo al Proyecto de Acto Legislativo 04 de 2015 Senado, 157 de 2015 Cámara, así:

Artículo transitorio. Una vez se hayan firmado y refrendado popularmente el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, este deberá ser tenido en cuenta como parámetro de constitucionalidad de las normas para la implementación del acuerdo durante los 10 años siguientes a la firma del mismo.

 

Por lo anterior es preciso afirmar que los congresistas hemos hecho un trabajo juicioso a lo largo de todo el debate para garantizar que el artículo que se propone incorporar, respete las reglas de consecutividad exigidas por la Constitución y la Ley.

 

  1. TRÁNSITO A LA CÁMARA DE REPRESENTANTES

 

Una vez aprobado por el Senado, este proyecto hizo trámite a la Cámara de Representantes tal y como lo establece la Constitución y la Ley. Fuimos designados como ponentes los honorables representantes: Carlos Edward Osorio Aguiar, Carlos Germán Navas Talero, Fernando De La Peña Márquez, Hernán Penagos Giraldo, Jorge Enrique Rozo Rodríguez, Julián Bedoya Pulgarín, Norbey Marulanda Muñoz y Oscar Fernando Bravo Realpe. Dentro del término establecido por la mesa directiva nos permitimos presentar las siguientes consideraciones sobre el proyecto de acto legislativo.

 

  • IMPORTANCIA DEL APOYO DE ESTE CONGRESO AL PROCESO DE PAZ

 

Colombia ha visto cómo hace más de medio siglo se han profundizado diferencias que devienen en más de cincuenta años de guerra, por lo cual miles de colombianos han perdido sus vidas y millones han sido victimizados de maneras inimaginables. En el contexto internacional, desafortunadamente, Colombia, se ha visto afectada por el desdén y el aislamiento debido a un conflicto armado interno que está, a todas luces, injustificado.

 

El Gobierno Nacional, ha asumido una titánica tarea como lo es buscar el fin del conflicto colombiano, para evitar así más muertes de colombianos, más familias sufriendo por la ausencia de sus seres queridos, más reclutamientos de menores, y en definitiva acabar con todas las desgracias propias de una guerra, para poder así alcanzar el sueño de vivir en paz.

 

En ello, el papel del Congreso de la República, como sede de la voluntad democrática de la Nación, ha sido determinante. No es la primera vez que el Congreso acompaña al Gobierno en el desarrollo legislativo en pro de la paz. La Ley de Víctimas, el Marco Jurídico para la Paz y la Ley Estatutaria de Referendo, han sido todas iniciativas conjuntas de este gobierno con el Congreso. Esta vez no puede ser diferente, los congresistas estamos llamados a desarrollar un mecanismo que permita la implementación, ágil, eficaz y fiel de aquello que los colombianos refrenden en las urnas. No es un tema menor, serán los colombianos quienes previamente y de forma democrática nos den el aval para utilizar estos procedimientos que hoy proponemos con este Acto Legislativo.

 

Hoy no solamente estamos llamados, como parlamentarios, a contribuir con la causa de la reconciliación nacional, sino que debemos ser los arquitectos de la construcción de una paz estable y duradera que garantice los derechos de la sociedad a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición.

 

  1. CONTEXTO DE LA MESA DE CONVERSACIONES DE LA HABANA

 

En noviembre de 2012, el Gobierno Nacional y las FARC- EP instalaron la Mesa de Conversaciones de La Habana, con el fin de lograr la terminación del conflicto armado y el inicio a una etapa de construcción de paz entre todos los colombianos.

 

Este proceso, diseñado bajo una metodología rigurosa con base en experiencias nacionales e internacionales, ha permitido lograr los avances que a la fecha hemos presenciado los colombianos. En la primera fase,  denominada la etapa exploratoria, se evaluó la voluntad de las partes de poner fin a la violencia. Esto culminó con la suscripción del “Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”, que funge como hoja de ruta para las negociaciones que se están llevando actualmente en La Habana, Cuba. En ésta se contempla una agenda acotada a cinco puntos sustanciales y uno procedimental:

  1. Desarrollo Agrario Integral
  2. Participación política
  3. Fin del Conflicto
  4. Solución al problema de drogas ilícitas
  5. Víctimas
  6. Implementación, verificación y refrendación

 

La segunda fase de este proceso es en la que nos encontramos actualmente: es decir el desarrollo de la discusión de los puntos de la agenda para terminar el conflicto armado y dar paso a una fase de construcción de paz. Esta etapa terminará con la firma de un Acuerdo Final.

 

La tercera fase, es lo que el Gobierno Nacional ha descrito como la etapa de construcción de paz territorial con la participación de todos los colombianos. Es decir, será el momento cuando de manera simultánea se implementen los acuerdos en los territorios para asegurar las transformaciones estructurales necesarias para asegurar que el conflicto no se repita.

 

A la fecha, se han llegado a acuerdos en los puntos de “Desarrollo Agrario Integral”, “Participación Política”, “Solución al problema de las drogas ilícitas” y “Víctimas”, dentro del cual se acordó la creación de un Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No repetición. Actualmente están en discusión el punto 3 y 6 de la Agenda, Fin del Conflicto y Refrendación, Implementación y Verificación.

 

Aunque la firma del Acuerdo Final estaba prevista para el pasado 23 de marzo, las diferencias que aún persisten entre el Gobierno y las FARC hicieron que esto no fuera posible. Como lo dijo el Jefe de la Delegación del Gobierno en la Mesa de Conversaciones, el doctor Humberto De La Calle, “el acuerdo que se logre no puede ser un acuerdo cualquiera, tiene que ser el mejor acuerdo posible para los colombianos porque es a los colombianos a quienes nos debemos y para quienes trabajamos desde hace tres años y medio en La Habana”. Desde el Congreso creemos que el Acuerdo Final debe garantizar, entre otras cosas, que la aplicación de los mecanismos de justicia transicional para los miembros de las FARC, su reincorporación a la vida civil y su transformación en partido o movimiento político deben estar condicionados a la dejación de las armas. Por eso seguimos apoyando al Gobierno en su esfuerzo por el logro del mejor Acuerdo Final posible.

 

Finalmente, el 12 de mayo del año en curso, la Mesa de conversaciones dio a conocer a la opinión pública, a través del Comunicado número 69, el acuerdo sobre seguridad jurídica del Acuerdo Final. A través de este acuerdo se busca “brindar seguridad y estabilidad jurídica al Acuerdo Final,  (…) asegurar su introducción al ordenamiento jurídico colombiano, (…) [y] dar garantías de cumplimiento de dicho Acuerdo Final”. Este Acuerdo busca resolver un problema que surge en toda negociación de paz entre un gobierno y una guerrilla: cómo darle seguridad jurídica y estabilidad en el tiempo a un acuerdo de paz que es un acuerdo político. Esa estabilidad nos interesa a todos: al Congreso, al Gobierno, a las FARC y a todos los colombianos, en especial a las víctimas. De nada serviría haber trabajado tantos años y tan fuertemente en la búsqueda de la paz si el acuerdo no goza de ninguna estabilidad una vez sea refrendado por los colombianos.

 

  1. NECESIDAD DE QUE EL PAÍS ESTÉ PREPARADO

 

Los acuerdos alcanzados recientemente son una muestra trascendental de que el fin del conflicto con la guerrilla de las FARC-EP está cerca. El acuerdo sobre la instancia internacional que realizará el monitoreo y la verificación de la dejación de armas y del cese al fuego, la creación de un Sistema Integral de Verdad, Justicia Reparación y No Repetición, y el reciente acuerdo sobre garantías de seguridad jurídica son una muestra de que el proceso avanza.

 

Por este motivo, el país debe estar preparado. Se nos avecina una enorme tarea, una vez refrendado popularmente el Acuerdo Final, de traducir estos acuerdos en normas jurídicas que garanticen la integralidad, la eficiencia, la agilidad y la fidelidad de las mismas. El Gobierno ha empeñado su palabra y debe cumplir los compromisos suscritos en la Mesa de Conversaciones no solo con la contra parte sino también con la ciudadanía. Es por eso que se vislumbra necesario incorporar el Acuerdo Final al ordenamiento jurídico colombiano, crear las herramientas para agilizar los procedimientos normativos, asegurar inversiones en los territorios más afectados por el conflicto y facilitar la transformación de las organizaciones guerrilleras en movimientos políticos.

 

  • Procedimientos para agilizar las normas necesarias para la implementación de los acuerdos

 

La experiencia internacional ha demostrado que tras un acuerdo de paz, su éxito o fracaso depende de su pronta y efectiva implementación. En este sentido, expertos han concluido que en los casos en que no se sigue la integralidad del texto o los compromisos de lo pactado hay un riesgo alto de que se reabran negociaciones cerradas y resurja la violencia[1].

 

Ejemplos de lo anterior han sido documentados en casos como el de Angola e India. En el primero, se surtieron dos procesos de paz; el primero fracasó debido a que los acuerdos no se implementaron de manera efectiva; en el primer año solo se logró implementar el 1,85% de lo acordado y para el quinto año solo se había avanzado en el 53.7%. El segundo proceso de paz, que por el contrario sí fue exitoso, se logró implementar el 68.42% de los acuerdos durante el primer año. El caso de India demuestra algo similar; aunque durante el primer año después de la firma del acuerdo con las fuerzas separatistas de Bodoland, se logró implementar el 23.52% de lo acordado, 10 años después la implementación seguía en el mismo porcentaje. Esto llevó a que no fuera posible ni desescalar la violencia ni mucho menos implementar las demás reformas necesarias para cumplir con los acuerdos.

 

Por el contrario, la efectiva implementación de los acuerdos y su relación con el éxito de un proceso de paz se evidencia en los casos de Bosnia, el Salvador e Irlanda del Norte. En Bosnia durante el primer año se realizaron todas las reformas legales logrando así la implementación del 72% de lo acordado, para el quinto año se implementó el 84,7% de la totalidad del acuerdo y para el décimo año el 93%. Una particularidad de este caso es que para el segundo año del proceso de implementación se realizaron todas las reformas constitucionales necesarias para garantizar la sostenibilidad en el tiempo. En el caso de El Salvador, durante el primer año se implementó el 56% de la totalidad de los acuerdos y se realizaron la mitad de las reformas constitucionales requeridas. Durante el segundo año se realizaron las reformas constitucionales restantes, en el quinto año ya se había implementado un 88% de los acuerdos y para el décimo año el 95% de los acuerdos estaban ya implementados.

 

Irlanda del Norte, por su parte, se caracteriza por ser uno de los países que más rápido avanzó en el proceso de implementación. Durante el primer año se realizaron la totalidad de las reformas constitucionales que permitieron sentar las bases para el desarrollo legislativo posterior. Esto fue gracias al mecanismo de fast track que se diseñó dentro del Congreso.

 

  • Garantía de inversión en los territorios más afectados

 

Además de las herramientas para agilizar el procedimiento de expedición de normas, se necesita también que existan las condiciones económicas sociales que permitan el desarrollo de las iniciativas de implementación. Se necesitan también políticas públicas que contengan planes a largo plazo de desarrollo social, enfocado principalmente en  los sectores territoriales y los grupos  socioeconómicos de personas que tradicionalmente han sido más afectadas por los fenómenos propios del conflicto. Solo de esta manera se puede asegurar que lo contenido en el Acuerdo Final, se cumpla y no haya reincidencia de la violencia como forma de lucha política.

 

Por ello, como iniciativa parlamentaria presentada en la Comisión Primera del Senado de la República, se establece la creación de un componente de paz dentro del  Plan plurianual de inversiones establecido en el Plan Nacional de Desarrollo, con la finalidad de cerrar las brechas sociales, económicas, regionales e institucionales de los ciudadanos y las entidades territoriales más afectadas por la pobreza rural, las economías ilegales, la debilidad institucional y el conflicto armado.

 

Bajo este concepto entonces, el Gobierno tendrá la potestad para la formulación y coordinación del Plan, el cual deberá ser presentado al Congreso de la República para su aprobación y reglamentación, tras lo cual el Gobierno en coordinación con entidades públicas, privadas, sociales y entidades territoriales determinará la forma más eficiente de ejecución de los recursos así asignados.

 

  • Incorporación del Acuerdo Final al ordenamiento jurídico colombiano

 

Además de las herramientas antes mencionadas, este Acto Legislativo desarrolla un procedimiento complejo de formalización jurídica del Acuerdo Final que se basa en la refrendación popular y en las instituciones de nuestra democracia para darle solidez a lo acordado.

 

  1. ESTRUCTURA NORMATIVA DEL PROYECTO DE ACTO LEGISLATIVO:

 

El Acto Legislativo que hoy presentamos para el estudio de la honorable Comisión Primera de la Cámara de Representantes contiene cuatro artículos, tres de contenido y uno de vigencia, los cuales pretenden establecer mecanismos para la estructuración de la plataforma normativa necesaria para la implementación del Acuerdo Final.

 

En el primer artículo se establece un Procedimiento Legislativo Especial para la Paz, que establece, en el seno del órgano legislativo constitucionalmente establecido, un trámite expedito, con unas características particulares que pretende, no solamente acelerar el proceso ordinario para la expedición de normas, sino además establecer protocolos que garanticen los principios de representación y participación propios de la democracia colombiana. Este procedimiento busca además cumplir fielmente con la implementación de lo acordado por las partes en la Mesa de la Habana, que a su vez habrá de ser refrendado por los colombianos, como condición habilitante para la entrada en vigencia del procedimiento especial. La duración establecida para este procedimiento es de seis (6) meses prorrogables por hasta otros seis (6) meses más.

 

El segundo artículo otorga facultades extraordinarias al Presidente de la República, para expedir los decretos con fuerza de ley necesarios para facilitar y asegurar la implementación de las medidas de estabilización de corto plazo derivadas del Acuerdo Final. Como es obvio, estas facultades se cimientan en la Constitución, razón por la cual pueden ser utilizadas para el desarrollo de los distintos temas contenidos en el Acuerdo. En todo caso su vigencia está condicionada a la firma del Acuerdo Final y su posterior refrendación, y el plazo de ejecución es de 180 no prorrogables.

 

El tercer artículo plantea que el Gobierno Nacional deberá incluir un componente de paz en el Plan Plurianual de Inversiones del Plan Nacional de Desarrollo priorizando las poblaciones más afectadas por el conflicto armado, durante los próximos 20 años. Así mismo indica que al inicio de cada legislatura las entidades competentes deberán presentar al Congreso un informe sobre la ejecución de los recursos y el cumplimiento de las metas del Plan Plurianual de Inversiones.

 

Adicionalmente este artículo incorpora la posibilidad de que los mandatarios locales puedan modificar los planes territoriales de desarrollo – departamentales, municipales y distritales – para adecuarlos a estos planes de inversión para la paz.

 

Finalmente, a raíz del Comunicado Conjunto No. 69 de la Mesa de Conversaciones, los ponentes decidimos acompañar la inclusión de un artículo nuevo que busca básicamente garantizar la seguridad jurídica al Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Más adelante en la ponencia explicaremos con más detalle los alcances del artículo y las razones por las cuales acompañamos al Gobierno Nacional en esta incorporación. Entendemos, en todo caso, que dadas las finalidades de este Acto Legislativo la incorporación del Acuerdo Final al ordenamiento jurídico colombiano está condicionada a su aprobación por parte de la ciudadanía colombiana a través de la refrendación popular.

 

  • GARANTÍAS EN EL PROCEDIMIENTO LEGISLATIVO ESPECIAL PARA LA PAZ

 

Este Acto Legislativo está acompañado de garantías durante todo el desarrollo. En primer lugar es la ciudadanía quien decidirá si estos procedimientos se llevarán o no a cabo a través de la refrendación popular. En segundo lugar, la aprobación de las leyes sigue estando en el órgano competente: el Congreso. Y por último, la Corte Constitucional será quien revise los procedimientos legislativos ya que por excelencia, es quien garantiza el debido proceso y vela por el respeto de la Constitución.

 

La refrendación es el primer paso en el desarrollo de este Acto Legislativo, pues no hay mayor garantía en cualquier proceso democrático, que el pronunciamiento de la sociedad en su conjunto. Es el constituyente primario quien avalará el inicio del Procedimiento Legislativo Especial para la Paz y el uso de las Facultades Extraordinarias por parte del Presidente de la República, así como la incorporación del Acuerdo Final al ordenamiento jurídico colombiano. Esta es probablemente la mayor garantía de legitimidad.

 

A partir de la refrendación popular, las normas para la implementación de los acuerdos tomarán dos caminos: las leyes exclusivamente necesarias para la estabilización de corto plazo será tramitadas por facultades presidenciales; aquellas derivadas de reformas de mediano y largo plazo irán al Procedimiento Legislativo para la Paz. Ambos caminos son legítimos y garantistas, pues el primero busca que sea el Presidente, quien ha presidido este proceso de paz y una vez haya recibido el aval del pueblo a través de la refrendación, el encargado de expedir las normas de corto plazo. El segundo busca que sea el Congreso, el órgano competente desde su creación, el encargado de aprobar las leyes y reformas constitucionales por medio de un procedimiento expedito.

 

Una vez terminado este proceso, todas y cada una de las normas deberán ir a control automático de constitucionalidad por parte de la Corte Constitucional. Tanto para las normas expedidas mediante facultades, como para aquellas aprobadas mediante trámite legislativo, la Corte deberá hacer una revisión automática pero posterior a su entrada en vigencia. Para las leyes estatutarias se mantiene la normatividad vigente. Aunque los tiempos para todos estos procesos de revisión se acortan, sigue siendo la Corte Constitucional la que garantizará que las normas respeten los pilares fundamentales de la Constitución.

 

  • TRANSITORIEDAD

 

Todas las disposiciones incluidas en esta Acto Legislativo estarán limitadas en el tiempo. No solo estamos frente a un procedimiento excepcional, sino que además cada norma contempla una delimitación temporal específica. Esto garantiza que los  mecanismos jurídicos desarrollados por este Acto Legislativo no sean utilizados como regla general, y por lo tanto no representen una desfiguración del ordenamiento jurídico ordinario, ni una sustitución constitucional. Se utilizará un procedimiento legislativo abreviado, unas facultades presidenciales delimitadas, y el Plan de Inversiones para la Paz fundados en la importancia de garantizar una implementación eficaz de los acuerdos de paz y en la transitoriedad. A su vez, la incorporación del Acuerdo Final al ordenamiento jurídico colombiano se hará de manera transitoria, como parámetro de interpretación de las normas necesarias para su implementación, pero únicamente durante tal período de implementación.

 

  1. NECESIDAD DE ADECUAR LOS PLANES DE DESARROLLO LOCALES AL ACUERDO FINAL

 

Teniendo en cuenta que para la firma del Acuerdo Final los Planes de Desarrollo Territoriales ya van a estar aprobados, existe la posibilidad de que se necesita  modificarlos para que se adecúen a los contenidos de dicho Acuerdo. En ese sentido, a continuación se presentan  algunas consideraciones que explican más exhaustivamente esta propuesta.

 

Principios y características de la planeación que soportan la oportunidad de las modificaciones de los planes de desarrollo

 

  • Principio de coordinación (armonía y coherencia entre las actividades que se realizan entre niveles de gobierno y al interior de las entidades territoriales):

 

Según el artículo 45 de la Ley 152 de 1994 los planes de desarrollo pueden ajustarse en virtud de la articulación que debe existir entre los planes de desarrollo del nivel municipal, departamental y el Plan Nacional de Desarrollo, tendrán en cuenta las políticas, estrategias y programas que son de interés mutuo y le dan coherencia a las acciones gubernamentales. Si durante la vigencia del plan de las entidades territoriales se establecen nuevos planes en las entidades del nivel más amplio, el respectivo mandatario podrá presentar para la aprobación de la Asamblea o del Concejo, ajustes a su plan plurianual de inversiones, para hacerlo consistente con aquéllos.

 

  • La planeación es flexible y dinámica

 

El proceso de planeación dentro del ciclo de gestión pública nunca podrá ser estático y, considerando que en cualquier momento será un instrumento para orientar las intervenciones públicas, debe prever una serie de escenarios y ajustarse a los cambios del entorno, por esta razón, los instrumentos de planeación contemplados en la Ley Orgánica de Planeación (planes de desarrollo, planes de ordenamiento territorial, planes indicativos cuatrienales, planes de acción) a la luz del principio de coordinación y los procesos de seguimiento y evaluación cuyo fin último es verificar y retroalimentar el cumplimiento de objetivos y metas de dichos planes, así como los cambios normativos o por causas fortuitas, deben revisarse y ajustarse permanentemente, siguiendo los procesos definidos por la Ley.

La Corte Constitucional en la Sentencia No. C-015/96  contempla la posibilidad de hacer reformas al Plan Nacional de Desarrollo, que acorde con la Ley 152 de 1994, dicha posibilidad se amplía a los planes de desarrollo de las entidades territoriales. No obstante, insiste en que las modificaciones y ajustes se hagan siempre y cuando se mantenga el equilibrio financiero, lo que pone en consideración el proceso de modificación como un ejercicio justificado y articulado con otros instrumentos de planeación.

 

Proceso para la modificación de los planes de desarrollo territoriales

 

Introducir reformas o modificaciones a los planes de desarrollo territoriales implica seguir el mismo proceso de la formulación inicial, discusión y aprobación, según la Ley 152 de 1994. Por esta razón, las modificaciones previstas deberán estar materializadas en un Proyecto de Acuerdo en los departamentos y Proyecto de Ordenanza en los municipios para que sea discutido y aprobado por el cuerpo colegiado respectivo (Asamblea y Concejo).

 

De acuerdo con lo anterior, el proceso de modificación del Plan de Desarrollo Territorial sigue las siguientes etapas:

 

  1. Las Corporaciones Autónomas Regionales, deberán dar un concepto técnico sobre las reformas propuestas, de ser necesario (cuando la materia objeto de modificación lo requiera).
  2. Los Consejos Territoriales de Planeación, acorde con la Sentencia C-524 de 2003[2], deberán participar, discutir y dar un concepto sobre las modificaciones previstas al Plan de Desarrollo.
  3. Las Asambleas y Concejos aprobarán el respectivo proyecto de Ordenanza o Acuerdo que contiene la reforma al Plan de Desarrollo.

 

Según la Ley Orgánica de Planeación, no hay un tiempo límite para llevar a buen término la reforma de un Plan de Desarrollo, sin embargo, si se rigen los mismos tiempos otorgados por la misma Ley en el momento de la aprobación, el proceso puede durar para el concepto de la Corporación Autónoma y el Concejo Territorial un mes (como máximo) y para la aprobación por el Concejo o la Asamblea dos debates (en las secciones ordinarias o extraordinarias).

 

¿Cuándo es necesaria la modificación del plan de desarrollo?

 

La decisión de modificar el Plan de Desarrollo por parte de las administraciones territoriales debe considerar no sólo el tiempo que ésta lleva, sino la justificación de la misma. En algunos casos se procede a iniciar un proceso de modificación cuando se quiere precisar el alcance y la financiación de programas o proyectos, aún cuando la misma Ley 152 de 1994 ha generado otros instrumentos de planeación de corto plazo (como los planes de acción o planes operativos anuales de inversión), que permiten precisar las intervenciones de los gobiernos articuladas a los planes de desarrollo sin que sea necesario llevar a cabo un proceso en ocasiones largo e innecesario, porque dichas precisiones no modifican, alteran o revierten el contenido de los planes de desarrollo aprobados.  Es por esta razón que es necesario especificar por qué razones se debe proceder a hacer una modificación siguiendo el proceso de aprobación del Plan, dado que en ocasiones, esto no es necesario porque para ello, hay otros instrumentos contemplados en la Ley.

 

Por las anteriores consideraciones, proponemos adicionarle un inciso al artículo 3 del presente proyecto de acto legislativo, de tal manera que los Planes de Desarrollo Territoriales puedan ser modificados a la luz de los acuerdos.

 

  1. NECESIDAD DE GARANTIZAR SEGURIDAD JURÍDICA DEL ACUERDO FINAL

 

El pasado 12 de Mayo el Gobierno y la guerrilla de las FARC llegaron a un acuerdo para resolver uno de los problemas que surge en toda negociación de paz: ¿cómo darle seguridad y estabilidad jurídica a un acuerdo de paz que es eminentemente político? En ese sentido acordaron, entre otras, proponer al Congreso de la República la inclusión de un artículo en este proyecto de acto legislativo, con el fin de garantizar que el Acuerdo Final sea incorporado al ordenamiento jurídico colombiano.

 

Como ponentes hemos decidido acoger esta propuesta e incorporar un nuevo artículo, teniendo como base aquellas proposiciones y constancias que venían discutiéndose a lo largo del trámite legislativo sobre las garantías de seguridad jurídica del Acuerdo.

Sin embargo, teniendo en cuenta que el propósito de este Acto Legislativo siempre ha sido asegurar que la voluntad popular de los ciudadanos colombianos expresada a través de la refrendación popular sea de lo que se desprendan los efectos jurídicos del Acuerdo, y en concordancia con los parágrafos de los artículos 1 y 2 de este Acto legislativo que contemplan la refrendación popular como condición para el desencadenamiento de las distintas medidas jurídicas, nos parece determinante hacer explícito que en efecto no es posible incorporar el Acuerdo Final al ordenamiento jurídico colombiano sin que previamente éste haya sido avalado por la ciudadanía.

 

En ese sentido, los cuatro elementos del proceso de incorporación del Acuerdo Final al ordenamiento jurídico, que garantizarán la participación de la ciudadanía y de todos los poderes públicos, serán los siguientes:

 

  1. Refrendación popular: La refrendación popular será la que desencadene los desarrollos jurídicos del Acuerdo Final. Si bien el mecanismo de refrendación popular no se ha pactado aún en la Mesa de conversaciones de La Habana, este Congreso tramitó el proyecto de ley estatutaria 94 de 2015-Senado y 156 de 2015- Cámara “por medio del cual se regula el plebiscito para la refrendación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”. Este proyecto de Ley desarrolla un nuevo tipo de plebiscito a través del cual se podrá someter a refrendación popular el Acuerdo Final.
  2. Incorporación del Acuerdo al ordenamiento jurídico nacional: Se tramitará ante el Congreso de la República una ley aprobatoria del Acuerdo Final como Acuerdo Especial en los términos del artículo 3 común a los Convenios de Ginebra de 1949. Esta Ley se tramitará como una ley ordinaria con mensaje de urgencia, con votación por aprobación o improbación de todo el texto por mayoría calificada.
  • Revisión por parte de la Corte Constitucional: La ley aprobatoria del Acuerdo Final como Acuerdo Especial tendrá control automático por parte de la Corte Constitucional para garantizar su compatibilidad con el ordenamiento jurídico colombiano.
  1. Incorporación del Acuerdo Final al bloque de constitucionalidad: Una vez surtidos todos los anteriores pasos, el Acuerdo Final ingresará al bloque de constitucionalidad en sentido estricto para ser tenido en cuenta durante el periodo de implementación del Acuerdo como parámetro de interpretación de las normas que sean necesarias para desarrollarlo.

 

Por todo lo anterior desde el Congreso de la República hacemos un llamado a que se haga una mayor pedagogía de los acuerdos para que como sociedad logremos una amplia discusión y aceptación de lo acordado.

 

  1. PLIEGO DE MODIFICACIONES

 

Los ponentes hemos acordado presentar tres modificaciones en el articulado. La primera tiene que ver con corregir un aspecto del artículo 2 para adecuarlo a los tiempos de la refrendación y las otras dos hacen parte del acuerdo logrado entre en Gobierno y las FARC en la Mesa de conversaciones en La habana, Cuba expresado a través del Comunicado Conjunto No. 69.

 

Por lo anterior se propone como primer cambio eliminar la expresión “con excepción de las leyes, convocatorias de refrendación popular”, en el artículo 2º por cuanto no hay lugar a éstas, toda vez que la refrendación popular será previa a la entrada en vigencia de las facultades extraordinarias.

 

Frente al Comunicado Conjunto No. 69, los ponentes decidimos incluir los cambios propuestos. En ese sentido, en el artículo 2º se incluye la expresión “y único” para referirse al control constitucional que hará la Corte Constitucional de todas las normas aprobadas por medio del Procedimiento Legislativo Especial para la Paz. De la misma manera decidimos incluir el artículo acordado en dicho comunicado para garantizar seguridad jurídica al Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construccide una paz estable y duradera a.

para garantizar seguridad juro del Procedimiento Legislativo especial nes ón de una paz estable y duradera.

 

 

PROPOSICIÓN

 

Por las anteriores consideraciones, nos permitimos solicitar a los miembros de la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, dar primer debate en segunda vuelta al Proyecto Acto Legislativo 157 de 2015 Cámara, 04 de 2015 Senado, “por medio del cual se establecen instrumentos jurídicos para facilitar y asegurar la implementación y el desarrollo normativo del Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, de acuerdo con el texto propuesto que se adjunta a continuación.

 

 

Cordialmente,

 

 

 

 

H.R JULIÁN BEDOYA PULGARÍN                   H.R CARLOS EDWARD OSORIO

COORDINADOR                                                   COORDINADOR

 

 

 

 

H.R HERNÁN PENAGOS GIRALDO                H.R NORBEY MARULADA

COORDINADOR

 

 

 

 

H.R JORGE E. ROZO RODRÍGUEZ                  H.R HERIBERTO SANABRIA

 

 

 

 

H.R ÁLVARO HERNÁN PRADA                                  H.R ANGÉLICA LOZANO

 

 

 

 

H.R CARLOS GERMÁN NAVAS                      H.R FERNANDO DE LA PEÑA

 

 

TEXTO PROPUESTO PARA PRIMER DEBATE SEGUNDA VUELTA AL PROYECTO DE ACTO LEGISLATIVO 157 DE 2015 CÁMARA, 04 DE 2015 SENADO

por medio del cual se establecen instrumentos jurídicos para facilitar y asegurar la implementación y el desarrollo normativo del acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.

 

El Congreso de Colombia

DECRETA:

 

Artículo 1°. La Constitución Política tendrá un nuevo artículo transitorio, el cual quedará así:

 

Artículo transitorioProcedimiento legislativo especial para la paz. Con el propósito de agilizar y garantizar la implementación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera (Acuerdo Final) y ofrecer garantías de cumplimiento y fin del conflicto, de manera excepcional y transitoria se pondrá en marcha el Procedimiento Legislativo Especial para la Paz, por un período de seis meses, contados a partir de la entrada en vigencia del presente acto legislativo y luego de la refrendación del Acuerdo Final. Este procedimiento podrá ser prorrogado por un período adicional de hasta seis meses mediante comunicación formal del Gobierno nacional ante el Congreso de la República.

 

El Procedimiento Legislativo Especial para la Paz se regirá por las siguientes reglas:

  1. Los proyectos de ley y de acto legislativo tramitados mediante el Procedimiento Legislativo Especial para la Paz serán de iniciativa exclusiva del Gobierno nacional, y su contenido tendrá por objeto facilitar y asegurar la implementación y desarrollo normativo del Acuerdo Final para la terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y duradera;
  2. Los proyectos de ley y de acto legislativo tramitados mediante el procedimiento legislativo especial para la Paz tendrán trámite preferencial. En consecuencia, tendrán absoluta prelación en el orden del día sobre cualquier otro asunto, hasta tanto la respectiva Cámara o Comisión decida sobre él;
  3. El título de las leyes y los actos legislativos a los que se refiere este artículo, deberá corresponder precisamente a su contenido y a su texto procederá esta fórmula: “El Congreso de Colombia, en virtud del Procedimiento Legislativo Especial para la Paz, DECRETA”;
  4. El primer debate de los proyectos de ley se surtirá en sesión conjunta de las Comisiones Constitucionales Permanentes respectivas, sin que medie para ello solicitud del Gobierno nacional. El segundo debate en las plenarias de cada una de las Cámaras;
  5. Los proyectos de ley serán aprobados con las mayorías previstas en la Constitución y la ley, según su naturaleza;
  6. Los actos legislativos serán tramitados en una sola vuelta de cuatro debates. El tránsito del proyecto entre una y otra Cámara será de 8 días.
  7. Los proyectos de acto legislativo serán aprobados por mayoría absoluta;
  8. Los proyectos de ley y de acto legislativo solo podrán tener modificaciones siempre que se ajusten al contenido del Acuerdo Final y que cuenten con el aval previo del Gobierno nacional;
  9. Todos los proyectos y de acto legislativo podrán tramitarse en sesiones extraordinarias;
  10. En la comisión y en las plenarias se decidirá sobre la totalidad de cada proyecto, con las modificaciones avaladas por el Gobierno nacional, en una sola votación;
  11. Los proyectos de ley y de acto legislativo tramitados mediante el Procedimiento Legislativo Especial para la Paz tendrán control automático y único de constitucionalidad, posterior a su entrada en vigencia. Las Leyes Estatuarias tendrán control previo, de conformidad con lo previsto en el artículo 153 de la Constitución. El control de constitucionalidad de los actos legislativos se hará solo por vicios de procedimiento en su formación. Los términos de esta revisión para leyes y actos legislativos se reducirán a la tercera parte de los del procedimiento ordinario y no podrán ser prorrogados.

 

En lo no establecido en este procedimiento especial, se aplicará el reglamento del Congreso de la República.

 

Parágrafo. Este procedimiento solo podrá aplicarse una vez se haya firmado y refrendado popularmente el Acuerdo Final, a través del mecanismo que se defina para tal efecto.

 

Artículo 2°. La Constitución Política tendrá un nuevo artículo transitorio, el cual quedará así:

 

Artículo transitorioFacultades presidenciales para la paz. Dentro de los 180 días siguientes a la entrada en vigencia del presente acto legislativo y surtida la refrendación del Acuerdo Final, facúltase al Presidente de la República para expedir los decretos con fuerza de ley cuyo contenido tendrá por objeto facilitar y asegurar la implementación y desarrollo normativo del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera.

 

Las anteriores facultades no podrán ser utilizadas para expedir actos legislativos, leyes estatutarias, leyes orgánicas, leyes códigos, leyes que necesitan mayorías calificada o absoluta para su aprobación, ni para decretar impuestos.

 

Los decretos con fuerza de ley que se dicten en desarrollo de este artículo tendrán control de constitucionalidad automático posterior a su entrada en vigencia. El procedimiento de revisión de constitucionalidad de estas disposiciones deberá surtirse por parte de la Corte Constitucional dentro de los dos meses siguientes a su expedición.

 

Parágrafo 1°. Estas facultades solo podrán aplicarse una vez se haya firmado y refrendado popularmente el Acuerdo Final, a través del mecanismo que se defina para tal efecto.

 

Artículo 3°. La Constitución Política tendrá un nuevo artículo transitorio, el cual quedará así:

 

Artículo transitorioPlan de Inversiones para la Paz. El Gobierno nacional durante los próximos veinte años incluirá en el Plan Plurianual de Inversiones del Plan Nacional de Desarrollo, un componente específico para la paz priorizando los ciudadanos y las entidades territoriales más afectadas por la pobreza rural, las economías ilegales, la debilidad institucional y el conflicto armado. Estos recursos serán adicionales a las inversiones ya programadas por las entidades públicas del orden nacional y territorial y se orientarán a cerrar las brechas sociales, económicas e institucionales en dichas entidades territoriales. El gobierno podrá efectuar los ajustes institucionales y normativos necesarios para ejecutar el componente de paz del Plan Plurianual de Inversiones.

 

Las autoridades departamentales, municipales y distritales tendrán la facultad de hacer los ajustes necesarios a sus planes de desarrollo para adecuarlos al Plan de Inversiones para la Paz durante los seis meses siguientes a la adopción de este.

 

Al inicio de cada legislatura el Presidente de la República, la Procuraduría General de la Nación, la Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo presentarán al Congreso un informe detallado sobre la ejecución de los recursos y cumplimiento de las metas del componente para la paz del Plan Plurianual de Inversiones.

 

Artículo 4°. La Constitución Política tendrá un nuevo artículo transitorio, el cual quedará así:

 

Artículo Transitorio: En desarrollo del derecho a la paz, el Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera constituye un Acuerdo Especial en los términos del artículo 3 común a los Convenios de Ginebra de 1949. Con el fin de ofrecer garantías de cumplimiento del Acuerdo Final, una vez éste haya sido firmado y entrado en vigor, el anterior ingresará en estricto sentido al bloque de constitucionalidad para ser tenido en cuenta durante el periodo de implementación del mismo como parámetro de interpretación y referente de desarrollo y validez de las Normas y las Leyes de Implementación y desarrollo del Acuerdo Final.

 

En desarrollo del Derecho a la paz, el procedimiento legislativo especial para la aprobación del Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, incluirá un “procedimiento de ley aprobatoria del Acuerdo Especial” con los siguientes criterios procedimentales especiales: envío al Congreso para su incorporación al derecho interno por medio de una ley; tramitación como ley ordinaria: radicación del proyecto ante la secretaria del Senado y publicación, debate en comisiones  constitucionales conjuntas  del Senado y Cámara, votación, debate en plenario del senado; y debate en plenario de la Cámara. El tránsito del proyecto entre comisión y plenaria será de 8 días, las votaciones serán únicamente de aprobación o improbación de todo el texto; control de constitucionalidad de la ley aprobatoria del Acuerdo Especial; sanción presidencial y publicación en diario oficial; el Gobierno se obligará a presentar esta ley aprobatoria inmediatamente sea firmado y aprobado el Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, y entrado en vigor el presente Acto Legislativo.

 

El procedimiento legislativo de aprobación de leyes o actos legislativos para la implementación o desarrollo del Acuerdo Final, será el Procedimiento legislativo especial para la paz establecido en el artículo primero de este Acto Legislativo, y estará en vigencia para la aprobación de normas de implementación y desarrollo del Acuerdo Final durante el tiempo establecido en el mismo artículo.

 

El control constitucional relacionado con la aprobación de La ley aprobatoria del Acuerdo Especial, será único y automático.

 

El control constitucional relacionado con la implementación del Acuerdo Final mediante Leyes ordinarias o leyes estatutarias, será único y automático.

 

Artículo 5°. Vigencia. El presente acto legislativo rige a partir de su promulgación.

 

Cordialmente,

 

 

 

 

H.R JULIÁN BEDOYA PULGARÍN                   H.R CARLOS EDWARD OSORIO

COORDINADOR                                                   COORDINADOR

 

 

 

 

H.R HERNÁN PENAGOS GIRALDO                H.R NORBEY MARULADA

COORDINADOR

 

 

 

 

H.R JORGE E. ROZO RODRÍGUEZ                  H.R HERIBERTO SANABRIA

 

 

 

 

H.R ÁLVARO HERNÁN PRADA                                  H.R ANGÉLICA LOZANO

 

 

 

 

H.R CARLOS GERMÁN NAVAS                      H.R FERNANDO DE LA PEÑA

 

 

 

[1] ACOSTA Juana Inés. Intervención Presentada ante la Comisión Primera de Senado para la Audiencia Pública  sobre el Proyecto de Acto Legislativo 04/2015 Senado. 24 sep. 2015

[2] La Corte Constitucional afirma que las actuaciones del Consejo Nacional de Planeación se extienden al proceso de ejecución y seguimiento del Plan de Desarrollo.