Familias de diputados del Valle asesinados por las FARC exigen la verdad

  • Inician recolección de firmas para ser llevado a La Habana.

Con una Santa Misa culminaron los actos conmemorativos del 9º. Aniversario de la muerte de los 11 Diputados del Valle del Cauca. Previamente el actual Diputado Carlos Alberto Orozco Franco en representación de las familias, leyó la Declaratoria Pública en la cual: “Como víctimas colectivas del 18 de Junio de 2007, agradecemos la solidaridad brindada por la sociedad civil durante todas las etapas de este drama, y apelamos a que nos acompañen en esta exigencia a las FARC-EP para que posibilite un encuentro con las familias y nos digan de una vez por todas, la verdad. La verdad en La Habana, es el perdón en el Valle del Cauca”.

El documento, firmado por todos los presentes en el Recinto de Sesiones y que convoca con la frase: ¡YO firmo en respaldo a la exigencia de conocer la VERDAD sobre lo ocurrido a los Diputados del Valle del Cauca el 18 de Junio de 2007!, será llevado a Cuba, de acuerdo con la Asamblea Departamental y su Comisión de Paz y Postconflicto.

“¿Qué es la verdad? Pregunta difícil, pero la he resuelto en lo que a mi concierne diciendo que es lo que te dice tu voz interior”, Mahatma Gandhi.

DECLARATORIA PÚBLICA

Desde la madrugada del 28 de Junio de 2007, cuando el mundo y las familias de los doce Diputados del Valle del Cauca secuestrados el 11 de Abril de 2002, conocimos el lapidario comunicado de las FARC según el cual en un fuego cruzado murieron:

HÉCTOR FABIO ARISMENDI OSPINA…

CARLOS ALBERTO BARRAGÁN LÓPEZ…

CARLOS ALBERTO CHARRY QUIROGA…

RAMIRO ECHEVERRY SÁNCHEZ…

FRANCISCO JAVIER GIRALDO CADAVID…

JAIRO JAVIER HOYOS SALCEDO…

JUAN CARLOS NARVÁEZ REYES…

NACIANCENO OROZCO GRISALES…

EDISON PÉREZ NÚÑEZ…

ALBERTO QUINTERO HERRERA…

RUFINO VARELA COBO…

…y que solo sobrevivió SIGIFREDO LÓPEZ TOBÓN…surgió el gran interrogante. La pregunta, que sigue sin respuesta: ¿Qué pasó ese 18 de Junio de 2007?

A nuestro modo las familias: madres y padres, hijas e hijos, nietas y nietos, esposas y compañeras, hermanas y hermanos, tíos, sobrinos…hemos afrontado este duelo. Venimos rehaciendo nuestras vidas, con la mediana ayuda del Estado pero sin el pleno reconocimiento de nuestros derechos como víctimas. Víctimas como la gran mayoría de generaciones colombianas, de un conflicto armado interno de más de 60 años.

Como cada 18 de Junio, avanzamos en un ejercicio de perdón… Perdonar el secuestro y el padecimiento de 1.895 días con la esperanza esfumada de volver a verlos, perdonar la mendicante espera por pruebas de supervivencia, perdonar su vil asesinato en medio de una absoluta indefensión, perdonar los meses adicionales de rogar por la entrega de sus cuerpos…perdonar su irreparable pérdida que dio al traste con once vidas y proyectos familiares…perdonar los 598 días más, que el único sobreviviente continuó cautivo…

Perdonar se dice fácil, pero no lo es. Y como víctimas, nos consideramos en el legítimo derecho de exigir la verdad. ¡Una verdad total, no a medias!

Hoy, consideramos propicio el momento para reclamar esa verdad. Enmarcados en la Mesa de Conversaciones de La Habana, el Acuerdo sobre las Víctimas del Conflicto entre el Gobierno y las FARC-EP al establecer el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, y ubicar en el centro del mismo el propósito de resarcir a las víctimas…abre esa esperanza.

Ya la Ley 1448 de 2011, Por la cual se dictan medidas de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno y se dictan otras disposiciones, había señalado el camino:

Artículo 23. Derecho a la Verdad. Las víctimas, sus familiares y la sociedad en general, tienen el derecho imprescriptible e inalienable a conocer la verdad…

Lo cual se afianza con el Acuerdo de La Habana, que en sus apartes reza:

Esclarecer lo sucedido a lo largo del conflicto, incluyendo sus múltiples causas, orígenes y sus efectos, es parte fundamental de la satisfacción de los derechos de las víctimas, y de la sociedad en general. La reconstrucción de la confianza depende del esclarecimiento pleno y del reconocimiento de la verdad…

…Uno de los objetivos de los derechos de las víctimas es la reconciliación de toda la ciudadanía colombiana para transitar caminos de civilidad y convivencia…

…Debe existir verdad plena sobre lo ocurrido; del principio de reconocimiento de responsabilidad por parte de todos quienes participaron de manera directa o indirecta en el conflicto y se vieron involucrados de alguna manera en graves violaciones a los derechos humanos y graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario…

Para las familias de los once Diputados Mártires de la Democracia, es imperativo conocer la verdad sobre lo que ocurrió aquel 18 de Junio de 2007…en nuestro necesario camino hacia el perdón, y el tránsito a convertir a quienes dieron la vida por este proceso de paz al que nos aferramos como País, en héroes.

En el caso particular de SIGIFREDO LÓPEZ TOBÓN, único sobreviviente de la masacre, exigimos la verdad puesto que después de 2.493 días en poder de las Farc: fue re victimizado, apresado por el Estado, acusado de auto secuestrarse, contribuir a la retención y asesinato de sus once colegas; causando de paso un nuevo dolor a su familia y prácticamente truncando sus proyectos de vida.

A esta familia lo único que los reivindicará, será la verdad, y vivir libres de la sospecha que los secuestradores contribuyeron a sembrar por no pronunciarse oportunamente sobre la masacre, ya que de haberlo hecho no hubiera sido puesto preso ni exhibido como criminal.

Como víctimas colectivas del 18 de Junio de 2007, agradecemos la solidaridad brindada por la sociedad civil durante todas las etapas de este drama, y apelamos a que nos acompañen en esta exigencia a las FARC-EP para que posibilite un encuentro con las familias y nos digan de una vez por todas, la verdad.

La verdad en La Habana, es el perdón en el Valle del Cauca.