Guia para comprender el cerebro de los dispositivos moviles

Por: Amikam Yalovetzky.__
Día a día, los dispositivos personales están ocupando más momentos en nuestro trabajo, espacios educativos y hogares. Celulares, tabletas, computadores y wearables, son algunos de los aparatos que nos facilitan las actividades diarias.

Colombia, es el tercer país con mayor uso de dispositivos personales de América Latina y el de mayor crecimiento de la región, aumentando un 58% de 2014 a 2015 la cantidad de dispositivos móviles en el país, de acuerdo a la firma de información digital eMarketer. El interés de las personas en acceder al mundo digital, pronostica que para el 2020, Latinoamérica y el Caribe, alcancen la cifra de los 603 millones de dispositivos.


img_0199-1Para todos aquellos interesados en comprar un dispositivo, y también para los que ya lo tienen y quieren maximizar su uso, es importante conocer la tecnología interna que compone estas herramientas con el objetivo de tener una mejor experiencia en el mundo digital.
En primera medida, hay que tener en cuenta que ninguno de estos aparatos podría funcionar correctamente sin su sofisticada tecnología interna, dirigida por un cerebro que es llamado chipset.
El chipset, es el componente más importante de cualquier dispositivo, pues comprende una serie de circuitos integrados encargados de administrar el procesador, la unidad gráfica, el rendimiento de la batería, el GPS, el Wifi, la conexión a red entre otras opciones.
Pero, ¿Cómo un dispositivo de nanómetros es capaz de gestionar miles de tareas diferentes que pueden ejecutar los dispositivos?
En MediaTek, hemos preparado una serie de preguntas y respuestas respecto al mundo de los chips, que le permitirán comprender cómo funcionan y qué debe tener en cuenta a la hora de elegir el dispositivo.
¿Cómo funciona un chip?
Un chip es un administrador que busca mejorar el rendimiento de hardware y software eficientemente, manejando el consumo de energía. Una de sus principales funciones es monitorear la temperatura y regular las velocidades de funcionamiento para evitar el calentamiento del dispositivo y mantener su desempeño a lo largo de todo el día. No es necesario que todo el sistema trabaje al máximo rendimiento las 24 horas, sino que se ajuste a las tareas que está ejecutando. Escuchar una canción en MP3 no requiere tantos recursos como jugar “Mortal Combat” en línea.
Si lo comparamos con una empresa, podríamos decir que un chip tiene muchos empleados, pero el jefe sabe cuáles recursos utilizar para ejecutar determinadas tareas y ser más eficiente.
¿Cuáles son los principales retos en la creación de chips?
La inversión en el desarrollo de tecnología que se adapte a todas las exigencias de una industria que varía constantemente. En un proceso que se puede demorar hasta dos años, desde su diseño, hasta su producción final en silicona, el reto es cómo lograr que ese chipset haga más, sin aumentar su costo, sin aumentar su tamaño y sin que se caliente.
Otro aspecto es que los ingenieros deben estar dos años adelante con respecto al futuro de la tecnología. Por ejemplo, ahora estamos desarrollando los chips que se lanzarán en el 2018 y 2019, es algo complicado, ya que nadie sabe a ciencia cierta cuáles serán los requisitos de los dispositivos ni las exigencias del consumidor para ese momento.
¿Qué novedades hay en el mercado actual?
Ya existe un chip como el Helio X20 que integra 10 núcleos, siendo el único en el mercado. La innovación no está solo en la alta cantidad de núcleos sino en la arquitectura de tres clústeres, que se distribuyen de la siguiente manera: dos se encargan de las tareas complejas como la reproducción de audio e imágenes en alta resolución, cuatro ejecutan las tareas medianas como las redes sociales, y cuatro procesan los recursos menores. El resultado es un equipo con más rendimiento de batería y más velocidad en el procesamiento de datos porque asigna los recursos necesarios según los requisitos de cada aplicación. Es equivalente a un carro, que en lugar de dos cambios tiene tres y es más eficiente en su consumo de gasolina.
Cuando adquirimos un dispositivo, ¿Cómo podemos saber que el chip es el adecuado?
Aunque pareciera que todos los chips son iguales, lo ideal es establecer un diálogo con la persona de servicio al cliente. Hay que preguntar cuántos núcleos tiene y hacer pruebas para determinar la rapidez del equipo. Un punto importante es analizar que el aparato no se caliente cuando se ejecutan funciones complejas.
¿Qué podemos esperar en este tipo de tecnología para los próximos años?
Aún hay lugar para la adopción de nuevas tecnologías, como la red LTE 4G y un punto fuerte es la tecnología 5G, que busca que los equipos sean más veloces. De igual forma, los chips se tienen que adaptar de mejor manera al Internet de las Cosas, especialmente en las áreas de la medicina, automotriz y aplicativos de seguridad. En los próximos años veremos cada vez más que los dispositivos electrónicos serán herramientas para cuidar mejor a los pacientes y en general facilitar nuestro día a día.
* MediaTek Senior Corporate Sales Manager Latin America