La tecnología tendrá un rol muy importante en el funcionamiento de las ciudades del futuro

Las ciudades colombianas están enfrentando grandes cambios. El crecimiento poblacional no se detiene (al punto en que la mayoría de las principales ciudades supera el millón de habitantes) y se encuentran con nuevos desafíos como el aumento desmedido del parque automotor y el probable inicio de un período de post-acuerdo en el que la principal guerrilla del país entregará las armas y se incorporará a la sociedad civil en las urbes. No es de extrañarse que el trabajo de las autoridades aumente y se enfoque en las ciudades, tanto en el sector de la seguridad, como en el de la movilidad y en el de los servicios públicos.

Estas fueron algunas de las conclusiones que quedaron del Foro Ciudades i360, que organizado por la Cámara Colombiana de Informática y de Telecomunicaciones y apoyado por Motorola Solutions, evidenció la necesidad de comenzar a construir el ecosistema necesario para tener ciudades seguras en el futuro.

En la misma línea, las ciudades colombianas, tienen la creciente necesidad de un transporte público seguro y ordenado, que desestimule el uso del vehículo particular y que evite un mayor caos en calles y avenidas. Según la Secretaría de Movilidad de Bogotá, en 2020 estarán circulando cerca de 1’400.000 vehículos nuevos, lo que no solamente aumentará la densidad del tráfico, sino la demanda de lugares de estacionamiento. Para ello, la metrópoli necesita cerca de 2’213.500 metros cuadrados de su espacio para construir o adecuar parqueaderos públicos.

Lograr una mejor “conciencia situacional” es uno de los desafíos de las ciudades en Colombia. En un futuro quizás no muy lejano, las ciudades serán centros grandes urbanos que desempeñarán un papel fundamental a la hora de impactar la calidad de vida de sus habitantes y de generar desarrollo para el país. Las soluciones tecnológicas colaborarán generando conciencia situacional mediante la captación, administración, jerarquización y proceso del voluminoso número de datos generados al respecto, lo que permitirá a las autoridades tener un más eficiente y efectivo control de la situación.

Para hacer realidad este escenario, es necesario recurrir a la convergencia de varias soluciones tecnológicas que permitan a los entes de control obtener información situacional inmediata. Estas soluciones permiten a las autoridades anticiparse y prevenir cualquier eventualidad o, en su defecto, reaccionar con eficacia y prontitud.

“Si un delincuente hurta mi auto, yo podría realizar la denuncia inmediatamente desde mi dispositivo móvil o computador, permitiendo así que las autoridades tengan información en tiempo real y puedan tener una reacción inmediata, lo que evitaría trámites que exijan desplazamientos y procesos largos”, explica Fernando Bonilla, Vicepresidente para Ventas y Servicios de Sur América Norte y Country Manager de Colombia para Motorola Solutions.

Un ejemplo de ciudad segura como la planteada, puede verse hoy en día en Tel-Aviv, Israel, que con una población flotante al día de un millón de personas, es un centro de banca, aseguradoras, comercio y entretenimiento, lo que la mantiene activa y le da el nombre de “La ciudad que nunca se detiene”.

Estas características crean en esta metrópoli la necesidad de tener un control situacional por parte de las autoridades. Ellos han formado una alianza estratégica con Motorola Solutions, la cual ha permitido desarrollar un centro de comando de alta efectividad, compuesto por cámaras de videovigilancia con comunicación inalámbrica y sistema Public Announcement (PA), (una solución tecnológica de refuerzo de sonido que permite a entes de control y operarios hacer anuncios sonoros, con cobertura de todo el espacio donde se encuentra el público a quien se desean dirigir), los cuales están interconectados, permitiendo así que los agentes del área, tengan el control de la ciudad y de cualquier eventualidad que se presente.

Eso significa que si hay un movimiento sospechoso a cierta hora en uno de los parques o calles  de la ciudad, las cámaras registran la situación en vídeo. Estas envían la información al Centro de Mando, donde se hace un análisis de los datos, y se estudia si es una situación de emergencia. Una vez detectado el hecho, se efectúa la comunicación con las autoridades para que reaccionen en el menor tiempo posible.

Hoy este sistema integrado de soluciones tecnológicas se convierte en el primer aliado que hace que Tel-Aviv sea una ciudad segura y organizada. Se trata del resultado de un minucioso trabajo que incluyó un análisis de las necesidades de la población, diseños y pruebas de dispositivos, software y mantenimiento de la red de seguridad.

Aunque llegar al ideal de ciudad segura tomará algunos años, es importante empezar a trabajar en ello para garantizar ciudades más eficientes y pacíficas. Las administraciones locales estarán en condiciones de garantizar calidad de vida para sus habitantes y que sean un gran aporte para un mundo mejor.