Estado y camioneros, víctimas de su propio invento