Empresas 2.0: Una realidad cocinada a fuego lento

Por Carlos Ferrer

Es un hecho que la llegada de nuevos modelos de negocios digitales ha generado una ruptura en mercado empresarial. Las organizaciones que no se adapten a esta nueva realidad estarán perdiendo oportunidades de evolución, participación del mercado y quedando así en el olvido de una sociedad en la que los consumidores son cada vez más exigentes. Pero, ¿qué hacer para no caer en este abismo? La transformación digital, al igual que en la gastronomía, no se pueden realizar en un abrir y cerrar de ojos, está dividida por etapas, contempla factores externos y requiere de muchos ingredientes.

image002No existe una solución única ni global para que las empresas se transformen a lo que el mercado exige actualmente. Cada situación y empresa se debe analizar de manera individual considerando su entorno, herramientas, capacidades y necesidades. Los mercados tienen un comportamiento distinto, por lo que no se puede aplicar una solución diseñada para un modelo de transporte en una empresa de seguridad, pues los resultados podrían resultar contraproducentes para la empresa y sería una pérdida de la inversión.

Disrupción digital es ese momento en el cual la aparición y creación de plataformas e iniciativas innovadoras como las FinTech transforman el mercado y generan presión sobre las otras empresas de la industria que no se han reinventado y continúan ofreciendo los mismos servicios de siempre. Estas “startups” obligan a las empresas a reinventarse y muchas veces a cuestionarse para seguir el ritmo y cumplir las expectativas de los usuarios. Aquí el verdadero reto es adaptarse, así sea poco a poco si la estructura de la empresa no lo facilita.

El Centro Global para la Transformación Digital Empresarial – DBT – encuestó a 941 líderes empresariales de 12 industrias. Mientras que los resultados demostraron que la disrupción digital sacará del mercado a la mitad de las empresas en los próximos cinco años, la encuesta concluyó que un 45% de las empresas no ven la disrupción como algo por qué preocuparse. Las compañías y empresarios están ignorando la realidad digital y pueden estar dejando que su negocio se queme poco a poco.

Estas tendencias disruptivas lo que representan es una oportunidad en el mercado, un espacio o brecha que permite entregar un servicio más especializado. Pero esta innovación significa un traslado del público hacia unos nuevos objetivos. Según IDC Latinoamérica, para 2017 uno de cada 3 CEOs de las 3 000 compañías más grandes en América Latina pondrá la transformación digital como base de su estrategia corporativa. Esto demuestra el pensamiento del empresario actual y las oportunidades que tienen las empresas para innovar y mantenerse a flote en un mercado digitalizado.

Al implementar tecnologías 2.0 las empresas van modificándose poco a poco; cada ingrediente que se les agrega las hace estar cada vez más cerca de entregar un plato digital completo, algo a gusto del cliente. Acá lo importante es crear una receta propia; innovar con los ingredientes y sus formas de preparación; y buscar los sabores que mejor se complementan y ayudan a entregar el resultado deseado.

De igual forma, se debe tener mucho cuidado con la manera de cocinar una empresa 2.0, porque como dicen, el pan se quema en la puerta del horno. Para entregar un servicio diferenciado hay que innovar desde la estructura interna, y cambiar el mindset y el funcionamiento de la empresa para que se adapte al mundo actual. Es justo antes de entregar o aplicar el producto o solución que la empresa debe evaluar si está preparada para esa evolución. De no estarlo puede estar cocinando su propio fracaso. La transformación digital es algo que se logra con paciencia, cocinando poco a poco, con objetivos y metas aterrizadas que se puedan medir a corto plazo y permitan flexibilidad en la reacción y adaptación de la empresa y del cliente. No es fácil estar actualizado y al tanto de todo lo que sucede, pero sí es necesario estar evolucionando y cambiando digitalmente si se quiere mantener activo y fuerte en el mercado. Los ingredientes y herramientas existen, ahora los empresarios deben escoger cuáles se adaptan mejor a su estrategia y comenzar a implementarlos.

Carlos Ferrer es Vicepresidente para Industria Financiera y Líder de Enterprise Solutions de Unisys para Latinoamérica