Insípido empate

Por: Alberto Díaz.–

Millonarios perdió dos puntos y regaló uno. Partido abierto con opciones de lado y lado, con ritmo y actitud, ataques rápidos por las bandas. Manga errático dilapidando oportunidades en el área. El rival no se escondió y vino a proponer a Bogotá. Se llevó un resultado, un negocio.

En la delantera Nuñez intentando desbordar y Ayron Delvalle destacándose como pivote y generando opciones, en una de ellas habilitó a Silva para abrir el marcador. Harrison Henao demostrando personalidad en el mediocampo, aunque el cuadro visitante por momentos llegaba sin concretar hasta la desafortunada falla defensiva entre Rojas (no ubicado en su puesto habitual) y Henao que se convirtió en autogol.

En el segundo tiempo el partido se hizo más intenso. Silva se echó el equipo al hombro. Manga flojo e individualista y Robayo desconcentrado con malas entregas. El árbitro y sus líneas poco ayudaban en el juego con decisiones dudosas. Entró Estrada (por algo es suplente) por Nuñez (regular) y Asprilla por Ayron (nadie entendió el cambio?) siendo el jugador que más portaba en el frente de ataque. El equipo albiazul se fue encima del rival con más ganas que fútbol, varias opciones sin concretar por ansiedad o falta de efectividad en el área.

Los partidos no se ganan por méritos sino con goles. Millos se enreda solo con los partidos, los cambios técnicos se demoran, la reacción es tardía y nos salvamos del descuento albo.

Pálido empate. El grupo mostró colectividad pero no alcanzó. Aún falta ritmo de competencia. La pregunta del millón..porqué están borrados del mapa jugadores como Barreto, Valencia? cuándo piensan darle ritmo de competencia a Hinestroza, Franco y Gutiérrez? Veremos si en Montería e Ibagué recuperamos la credibilidad y el camino del equipo.

Albiazul saludo.