Nairo Quintana y el ciclismo de los escarabajos

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez.–

BOGOTA, 24 de Julio_ RAM_ Lo que les ha dado el ciclismo a los colombianos es mucho y la emoción de una carrera de ciclismo es tal que se lleva hasta en los tuétanos y hay que tener en cuenta que este es un deporte de hombres, ahora ya para las mujeres que también están dispuestas a las inclemencias de los terrenos y el clima sin necesidad de decir que hay exigencias porque para practicar este deporte, quizá del o que se olvida un deportista es de las comodidades y de su mismo estado de salud.

El ciclismo es un deporte grande, es un deporte de gente de mucho valor, de gente de grandes sacrificios, sin que esté dejando de tener en cuenta las demás disciplinas, pero el montarse en un caballito de acero es enfrentarse literalmente a la vida y a las situaciones que se presenten en el camino.

El deporte de las bielas le ha dado a Colombia los mayores triunfos y ahora que hablamos de momentos de paz y de acercamiento de la guerra, podemos recordar que esos grandes ciclistas y embajadores llamados escarabajos a nivel internacional por su agilidad para escalar montañas han dejado el nombre de Colombia en primer lugar, de manera positiva, mientras que internamente el país se debate en medio de la guerra y la violencia por acción de la guerrilla, los paramilitares y el narcotráfico.

Los triunfos de nuestros ciclistas han opacado las noticias negras de los asesinatos y atentados de Pablo Escobar y del Mexicano, los ataques de la guerrilla y las masacres de los paramilitares, mientras que esto sucede y nos matamos entre hermanos, un puñado de hombres valientes, destacándose alguno de ellos ha sido titular de primera página a nivel internacional y con el nombre de cafeteros o escarabajos han sido noticia para replicar con altura en favor de un pueblo trabajador y lleno de esperanzas en un futuro mejor.

Desde cuando las carreteras eran una trocha hasta ahora en las grandes autopistas estos escarabajos han recorrido miles de kilómetros y hoy recordaba al ver las etapas del Tour de Francia 2016 las grandes fiestas que se vivieron en Colombia a cuenta de la Vuelta a Colombia en el caballito de acero de un grupo de aguerridos que sacaban la gente a la calle y a las veredas para dar la bienvenida al evento de multitudes, un espectáculo gratis que se mete en el corazón desde los más pequeños hasta los mayores.

Son muchos los nombres escritos en la historia colombiana de esos grandes fenómenos del ciclismo entre los que se encuentran en moldes de oro y plata, entre otros, para no hacer muy larga la lista, de Ramón Hoyos Vallejo, Rubén Darío Gómez, “Pajarito” Buitrago, “El Ñato” Suarez, Fabio Parra, Lucho Herrera, Rafael Antonio Niño, Alvaro Pachón y Miguel Samacá, en la época dorada quedándose muchos nombres para mencionar y ahora llegan los nombres de Nairo Quintana, Esteban Chávez, Sergio Luis Henao, Járlinson Pantano, Winner Anacona y muchos más que se siguen mostrando ante el mundo.

No sabemos que está sucediendo en el ciclismo colombiano en este momento, pero ha estado opaco, principalmente en su carrera reina, La Vuelta a Colombia, los mensajes como el de Pantano al Presidente de la República y de Chávez al Alcalde de Bogotá nos deja mucho para pensar, el primero se queja que el Gobierno no está colaborando para que esta disciplina siga su trabajo, el segundo estuvo en medio de la pelea de alguien que exigió dinero para que el gran evento llegara a la capital colombiana en su última edición, pero creemos que de pronto el asunto es más complicado cuando se están vendiendo los eventos a marcas internas que hacen de ellos su plataforma política y que cierran la puerta para que otros patrocinadores entren a competir; ahora la Vuelta a Colombia parece que fuera de un grupo especial y no  como antes que era de todos los colombianos.

En muchas oportunidades la Vuelta a Colombia sirvió para bajar los ánimos luego de derrocar un dictador o de una amenaza de revuelta por los resultados de unas elecciones electorales para la presidencia de la república; se daba la largada a la Vuelta y luego con las narraciones de los grandes locutores de entonces y comentaristas como Carlos Arturo Rueda, Alberto Piedrahita y Julio Arrastía Brica, entre otros, hacían vibrar los corazones en sus transmisiones y olvidar los malos momentos por los que pasaba el país y que decir cuando Rubén Darío Arcila paralizó a la país narrando los grandes triunfos de Lucho Herrera quien se convertía en amo y señor de las grandes competencias europeas como la Vuelta a España.

Me he puesto a recordar lo que ha pasado con este deporte, al finalizar la versión del Tour de Francia 2016, un tour de altibajos, en donde algunas metas no se cumplieron y no se cumplieron porque es muy difícil enfrentar situaciones de terreno, de clima y de salud, pero eso no melló la capacidad extraordinaria del boyacense Nairo Quintana que a pesar de no estar en su mejor momento por una enfermedad que lo atacó en la mitad de la carrera, no bajó en calidad y se sostuvo en el podio a pesar de las inclemencias tanto físicas como naturales.

Algunos comentaristas de medio pelo cuando vieron que el colombiano no estaba en condiciones de ser el líder general hablaron de que había sido una pérdida de tiempo asistir al evento, pero no se dieron en cuenta que se sostenía con valentía y no hubo ningún segundo donde que a pesar de cómo se sentía quisiera dejar la competencia.

Este joven pedalista no ha perdido su fuerza y valentía y en el tiempo que ha participado en el gran evento galo ha estado en el primer lugar de los grandes no como campeón pero siempre dando la lucha en terrenos difíciles a que a veces no conoce como el plan o la contra reloj que no es su especialidad. Para Quintana nada está perdido, apenas comienza, Froome quien acaba de ganar la gran competencia cuenta con 288 años y Quintana apenas va pasando de los 26 lo que quiere decir que aún le falta mucho tiempo y camino para recorrer.

El mundo lo vió y lo ve, y lo respeta, como una de las grandes figuras de esta disciplina deportiva y algunos colombianos, como siempre, quiere bajarle la caña por el solo hecho de no haberse podido vestir de amarillo que era su sueño y su meta para este año; pero bien dicho su sueño y el sueño está vivo, Quintana está vivo y tiene toda la madera no solo para ser campeón del Tour sino de las grandes competencias del mundo, ahora dice que no va a los Juegos Olímpicos, es razonable la situación, pues su estado físico no está bueno y es razonable pues al fin y al cabo es un ser humano como cualquiera de nosotros, que se enferma, que tiene bajadas de ánimo, que sufre y que a veces quiere que las cosas salgan de una manera y le resultan de otra.

Pequé en este momento como muchos, hablé de las grandes figuras del ciclismo colombiano y de Nairo, pero casi que me olvido de un Járlinson Pantano que se mostró, que fue el triunfador de esa categoría que se le da a los hombres luchadores y que comienza a poner a consideración de los grandes analistas su nombre entre los mejores, este vallecaucano es orgullo nacional. Winner Anacona sin mucha bulla y con un trabajo pausado y honesto estuvo en las grandes fugas, le cumplió a su marca patrocinadora y a Colombia, Jorge Luis Henao también hizo un gran papel, estuvieron ahí en el momento de las grandes decisiones y pudo cumplir finalizar el evento; mirando el panorama, el Tour de este año fue muy bueno para nuestros ciclistas colombianos y que bueno que medios de comunicación como Caracol Televisión hubiera estado presente a pesar de que el evento se transmitiera en cadenas internacionales, pero esta compañía le sirve mucho a los colombianos, RCN Televisión y Radio con sus emisoras deportivas también cumplieron, lo que quiere decir que a pesar de no ser un deporte tan masivo como el futbol, el ciclismo siempre ha estado para darle grandes triunfos a Colombia y sin entrar a exagerar hemos figurado con más fuerza por el ciclismo que por el mismo futbol.

Qué bueno sería que miráramos los que estamos en los medios de comunicación a otras disciplinas que también ponen en alto el nombre del país pero nos hemos vuelto monotemáticos y no hablamos sino de fútbol y en ocasiones del ciclismo.

Ahora vienen los Juegos Olímpicos de Rio, nuestro país va con una gran representación en varias disciplinas y es ahora o nunca que debemos de apoyar a nuestros deportistas y darnos cuenta que a  pesar de sus esfuerzos y las preparaciones que han tenido en medio de sacrificios responderán y esperamos nos den lo mejor para que no hablemos sino de cosas positivas en medio del odio, la envidia y el egoísmo que se carcome al país por parte de algunos sectores, especialmente en el campo político.

El deporte no solo es convivencia, el deporte es vida y el deporte antes de alejar a las gentes debe unirlas y así como nos reunimos alrededor de una pantalla de televisión o nos aglomeramos en los estadios y demás escenarios deportivos, debemos de reunirnos en pro de bien de todo el pueblo colombiano en medio de la convivencia sana para sacar adelante al país.

Adelante mis guerreros escarabajos, ustedes como otros tantos deportistas son más embajadores que los que ostentan este título en la diplomacia nacional; porque ustedes son la imagen viva y sana y grande de nuestra Colombia.

[email protected]