Salario emocional vs. salario económico

  • Hasta hace un tiempo se pensaba que lo más importante de un trabajo era el salario económico, pero hoy surge el concepto de “salario emocional” y el Teletrabajo es una modalidad laboral que contribuye a fortalecerlo.

La estabilidad laboral y la satisfacción de los empleados se suele ligar con la remuneración económica que estos reciben por parte de los empleadores, sin embargo, este concepto está cambiando en la actualidad. El salario emocional significa brindar a los empleados una oportunidad de vida plena, en donde lo laboral esté en equilibrio con lo personal.

Hasta hace un tiempo se pensaba que lo más importante de un trabajo era el salario económico, pero hoy surge el concepto de “salario emocional” y el Teletrabajo es una modalidad laboral que contribuye a fortalecerlo.

Anteriormente la palabra salario solo englobaba el pago económico que se recibía por un trabajo, ahora el concepto ha evolucionado y se habla de distintos salarios. Por eso hoy un trabajador estima, además del dinero, otros aspectos como la oportunidad de estudiar, de pasar más tiempo con la familia y de ser más feliz. En esta ecuación el teletrabajo es una opción que los empresarios pueden implementar para que el salario emocional sea una realidad.

La Cámara de Comercio de Bogotá implementó el Teletrabajo en su organización pensando en contribuir al salario emocional de sus funcionarios. La jefa de calidad de vida, Ana Marcela Pardo, explica que desde hace tres años la organización tuvo un nuevo enfoque con la llegada de la presidenta Mónica de Greiff, para quien las personas son primordiales. Con el programa Vive bien, vive feliz surgieron iniciativas para aumentar ese salario, y uno de los logros es que actualmente 70 de sus empleados son teletrabajadores.

 La directiva, que también teletrabaja, enfatiza en que los resultados son más que evidentes. En su experiencia como líder de teletrabajadores destaca que un empleado que recibe salario emocional “es más comprometido, tiene sentido de pertenencia con la compañía, se siente orgulloso de hacer parte de ella y tanto su calidad de vida como sus resultados se elevan”.

En su opinión, las empresas colombianas están comenzando a valorar el concepto, no obstante, es evidente que aún hay mucha reserva. “Yo creo que a las compañías les falta aplicar y trabajar en pro del salario emocional; los empresarios aún son temerosos de generar espacios diferentes a los laborales; no hay cultura de confianza y se cree equivocadamente que las personas no van a cumplir, cuando en realidad es todo lo contrario.  Cuando nosotros cambiamos esa cultura, hubo una transformación en la organización y nos dimos cuenta que cuando la gente está comprometida y hace lo que le gusta, los resultados llegan, hay un empoderamiento y, en efecto, la empresa es más productiva”, afirma Pardo.

En este sentido, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, líder de la iniciativa Teletrabajo en Colombia, con el apoyo de Ministerio del Trabajo, reporta 287 empresas que han firmado el pacto por el Teletrabajo. Los ministerios realizan una cruzada nacional con talleres y asesorías a líderes de entidades públicas y privadas, explicando los beneficios que conlleva implementar esta modalidad: mejora la movilidad en las grandes ciudades, aumento en la productividad y calidad de vida de los empleados, reducción de los costos fijos en las empresas, el trabajo en equipo, la inclusión social, la reducción de los índices de contaminación y el uso y apropiación de las nuevas tecnologías.

 Otro ejemplo de esta labor es la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales – Dian, organización que recientemente comenzó programa piloto de teletrabajo con más de 100 servidores públicosde distintas áreas.“Esta es una oportunidad para pensar en el crecimiento cualitativo del talento humano, donde la confianza y el liderazgo, van de la mano de las nuevas tecnologías de la información y las telecomunicaciones, convirtiéndose en un factor de desarrollo en el servicio público y organizacional de la Entidad”, explica María Pierina González Falla, Directora de Gestión de Recursos y Administración Económica de la organización.

Los ministerios TIC y del Trabajo continuarán con su objetivo de alcanzar la meta para 2018 de 120 mil teletrabajadores en Colombia. Actualmente se estima que hay 55 mil teletrabajadores con esta iniciativa que fortalecerá conceptos como el salario emocional, contribuyendo a que las empresas puedanconservar el talento humano valioso y fidelizar a sus funcionarios.