5 pasos para desarrollar habilidades profesionales

Si te encuentras dentro del grupo que quiere tomar las riendas de su propio desarrollo profesional, en lugar de esperar a que otros lo hagan por ti, el equipo de la plataforma global de capacitación online Capabilia explica 5 sencillos pasos que pueden servirte como guía:

1. Identifica y prioriza las competencias laborales que quieres desarrollar

El primer paso será descubrir cuáles son esas habilidades en alta demanda y por las cuales las organizaciones están dispuestas a pagar salarios más altos. Dependiendo de cuál sea la industria o rama de la profesión en la que te desempeñas, es probable que varíen no solo las habilidades que necesitas desarrollar, sino también tu nivel de preparación inicial y el que se espera que tengas al completar la formación.

Por ejemplo, un profesional del Marketing que desea formarse en relación a las nuevas tecnologías puede elegir aprender sobre programación o desarrollo web sin que sea necesario que alcance el nivel que se le exigiría a un profesional en el área de informática o sistemas. Conocer los fundamentos y manejar la terminología apropiada es probable que sea suficiente en este caso.

2. Elabora un plan de desarrollo profesional

Si necesitas desarrollarte en una variedad de temas, es importante que priorices qué habilidades desarrollarás primero y cuáles después. Cada profesional tiene un learning path (o camino de aprendizaje) diferente. En este plan deberás considerar todas las restricciones de tiempo, dinero e incluso de nivel de formación base (o requerimientos de conocimientos previos) que puedas identificar.

En esta etapa, es importante que seas lo más realista y objetivo posible en cuanto a tu disponibilidad de recursos. Un plan demasiado ambicioso puede terminar por sabotear tu iniciativa, afectando negativamente tu motivación y tornando tus metas inalcanzables.

3. Busca recursos online

En la web encontrarás un amplio surtido de recursos para formarte, desde cursos gratuitos o de pago hasta blogs, webinars, podcasts o suscripciones a publicaciones digitales que puedes recibir a diario en tu correo electrónico. Lo más importante es identificar cuáles son las fuentes de información más valiosas y cuáles puedes descartar. Además, es importante que tengas en cuenta tus preferencias personales, fortalezas y limitaciones a la hora de aprender.

Si, por lo general, te cuesta asignar una cantidad fija de tiempo a la lectura o formación y respetarla, quizás sea conveniente que elijas cursar un programa online donde el ritmo lo marque un profesor o tutor y tengas trabajos o asignaciones que completar. De esta manera, adoptarás una cierta disciplina de estudio que maximizará la probabilidad de que alcances tus objetivos.

4. Obtén certificaciones (si aplica)

Para algunas competencias laborales, especialmente en el área de nuevas tecnologías, los empleadores valoran muy positivamente aquellos candidatos que poseen las certificaciones oficiales, o las más populares, correspondientes. En algunos casos, esto involucra tomar una cantidad de horas de clases certificadas (en una institución aprobada para ello), poseer una experiencia comprobable o aprobar un examen con determinada calificación. Todo esto requiere un esfuerzo en tiempo y/o dinero importante para el profesional.

Afortunadamente, este es un aspecto en el cual muchos empleadores están dispuestos a contribuir. Numerosas organizaciones ofrecen becas (o reembolsos parciales o totales), e incluso tiempo para cursar, a aquellos empleados que deseen certificar sus habilidades. Por ello es conveniente que consultes acerca de este tipo de beneficios en tu trabajo.

5. Consigue un mentor

En relación al desarrollo de algunas habilidades, en particular las llamadas soft skills o habilidades blandas, la formación tradicional puede resultar algo limitada. Formarte en temas como liderazgo o pensamiento estratégico difícilmente pueda realizarse solo a través de libros, blogs o clases. Si bien estos recursos pueden aportarte formatos teórico-analíticos, herramientas y procesos, para poder desarrollar este tipo de competencias, necesitarás complementar esa formación con algo de práctica.

Si en tu puesto de trabajo actual no tienes la oportunidad de ejercitar esa habilidad, una alternativa válida es acercarte a alguien que sí lo haga en su día a día. Este guía o mentor, además de ofrecerte insights en el desarrollo de esas competencias laborales, puede convertirse en una fuente de consulta importante para decisiones de carrera u ofrecer una perspectiva diferente de la industria o profesión.