Reformas electorales para la conservación de la Paz   

Por: Carlos Alberto Baena López

De tiempo atrás; como bien les consta a quienes con frecuencia consultan este espacio de opinión; el Movimiento Político MIRA ha sostenido que uno de los pilares para la conservación y el mantenimiento de la Paz, ha de ser el respeto y las garantías a favor de las expresiones políticas minoritarias, de modo que éstas puedan no sólo expresarle apropiadamente, sino acceder a los espacios políticos, de poder público, e incidir en la toma de decisiones. Si no fuera así, con el paso del tiempo y en un lapso muy breve, los Acuerdos de Paz se verían frágiles e inconsistentes.

Carlos Alberto BaenaEn tal sentido, tras el comienzo de un nuevo periodo de sesiones del Congreso, la Bancada del Movimiento Político MIRA en la Cámara de Representantes, radicó tres iniciativas tendientes a lograr mayor igualdad en la participación política de los partidos en el país, que redunde en el fortalecimiento efectivo de la Democracia.

La primera es una reforma a la Constitución que garantizará el pluralismo, mediante la creación de la circunscripción de minorías; la disminución del umbral de representación del 3% al 2%; el establecimiento del Estatuto de la Oposición, Independientes y Minorías; la reestructuración de la Registraduría Nacional del Estado Civil y del Consejo Nacional Electoral; la creación de la Carrera Electoral, la Escuela de Formación Electoral, y conformación de la Jurisdicción Electoral para especializar a los jueces de la República en esta área del Derecho.

Uno de los puntos que contempla el proyecto, es que la personería jurídica de los partidos y movimientos políticos no esté ligada a la superación del umbral, y también, como se explicaba desde aquí la semana anterior, que se dé un período de transición de 8 años para respetar los derechos adquiridos de los partidos y movimientos políticos minoritarios, a modo de “Política Transicional”.

También se presentó la creación de la Circunscripción de Minorías Políticas, garantizando que ellas ocupen el 20% de las curules en el Senado, y en los territorios que aporten 5 o más representantes.

Y se propuso, nuevamente, la reforma al Código Electoral, al que le urge una reestructuración seria, pues es más antiguo que la misma Constitución. Se propone regular el Censo Electoral, las votaciones y los escrutinios. También, procura un proceso electoral automático y que haya recuento obligatorio en las mesas, para favorecer la Verdad Electoral.