Decepcionante derrota… baldado de agua fría

Por: José Pérez.–
Hace mucho tiempo quería asistir a un Millos vs Nacional en el Campín, más aún que este partido, solamente lo había visto en el Atanasio Girardot, pero por eso del tema de la violencia en el fútbol, con ciertas restricciones y temores, ya que siempre he tenido que ir a ese escenario, “camuflado” y teniendo que reprimir mi sentimiento azul. Además, este denominado superclásico del fútbol colombiano, no lo veía en directo, desde la final de Copa Colombia de 2013 (partido de vuelta jugado en Medellín). Quería sentir esta vez, sin miedos, el encuentro y más jugando de local. Quería experimentar con tranquilidad, el sentimiento vetado que no se puede expresar en la capital antioqueña. Y efectivamente sucedió así. Sentir la pasión, entusiasmo y alegría de casi 33.000 almas azules, fue lo positivo del partido de ayer porque de fútbol, Millos mostró muy poco o casi nada.
Antes de meterme en el desarrollo del juego, varios hinchas verdes, critican el no poder asistir al Nemesio, a ver a su equipo. Pero hay que recordar que a los azules, tampoco los dejan ingresar al Atanasio. Los hinchas de Nacional cuestionan que a los “infiltrados” que logran ingresar al Campín, los sacan del estadio. Pero, también pasa en el Atanasio, cuando los locales “detectan” a un “camuflado” azul. Entonces, se trata de un tema de equidad e igualdad en todos los estadios. Ojalá, en Bogotá y Medellín, levantaran el “cierre de fronteras”, principalmente en los clásicos y tan siquiera, le vendieran el 10% de boletería al hincha visitante, pero algunos mal llamados hinchas, no lo permiten, con sus reprochables actos.
Ya en cuanto al juego, un primer tiempo en el que el local, mostró un poco más que su adversario, aunque sin contundencia y claridad, más bien, alentado por su fiel y noble hinchada, que pese al presente actual del equipo, lo acompaña masivamente. Producto de ello, solamente un remate al arco, a través en un tiro liro libre de Henry Rojas a los 27 minutos. Esa fue la única jugada clara de Millos en todo el partido… Increíble! Aunque por el lado visitante, tampoco nada que resaltar en la primera mitad. Únicamente un  tibio cabezazo a los 5 minutos. Y si como si no bastara con el pobre espectáculo ofrecido por ambos elencos, se sumó también el papel pasivo de la terna arbitral. Al juez principal, se le olvidó sacar tarjetas amarillas, permitiendo las continuas faltas del visitante (sacando la primera cartulina de ese color, a los 36 minutos) y la perdida deliberada de tiempo de Franco Armani (amonestándolo apenas a los 39 minutos). El único que si aplicó el amarillo, fue el conjunto paisa, quien a manera personal, no debería jugar con ese color, cuando el verde con blanco, ha sido su tradicional color institucional (así como Millos, no debería jugar nunca de negro, gris o amarillo, como ha sido costumbre en los últimos tiempos). Y ni qué decir, de los dos líneas, reforzando el mal arbitraje con sus desaciertos.
Para la segunda mitad, fue Nacional quien puso las condiciones y generó tres claras opciones de gol, ante el desorden del local y el letargo por parte de Miguel Ángel Russo en los cambios (a los 74 hizo el primero). Y con esa claridad el visitante, marcó el único gol a los 86 minutos, para que Millos sumara una decepcionante derrota y a sus hinchas les cayera, un baldado de agua fría.
Por: José Pérez, hincha azul.
8 de abril de 2017
PD 1: Jugado este partido, el historial entre ambas divisas por Liga quedó con 97 victorias azules contra 74 de los verdes y 77 empates. Millos marcó 376 goles por 316 de Nacional.
PD 2: En el visitante, actuaron dos viejos conocidos de la casa azul, Dayro Moreno y Elkin Blanco, quienes fueron silbados cada vez que tomaban el balón.
PD 3: Nacional, quien desde 1989, comenzó una hegemonía en el fútbol colombiano y alcanzó a Millos en varias marcas, incluso ya lo superó en algunas, igualó a Millos en otra, que parecía inalcanzable. Según la Federación Internacional de Fútbol, Historia y Estadística (IFFHS), en 2016 el conjunto antioqueño, fue el mejor equipo del mundo. El azul tuvo ese calificativo entre 1951 y 1953. Aunque a cada uno, le otorgaron esa distinción sectores diferentes, es un privilegio que tanto azules como verdes, ya tienen.
PD 4: Sigue circulando el libro “Millos: 70 años… 70 capítulos” de mi autoría, donde se consignan los momentos de gloria pero también de tristeza, que el equipo ha vivido a lo largo de siete décadas oficiales (y un poco más). Va acompañado de cifras, historias, estadísticas e imágenes (muchas de ellas, autorizadas para ser publicadas por el mejor estadígrafo del país, el señor Guillermo Ruiz Bonilla). El prólogo estuvo a cargo del señor Alfonso Senior Pava, hijo del fundador de Millos, el gran Alfonso Senior Quevedo!
Valor: $30.000

 

*Dedicado a Diego Caldas, hincha y amigo azul (Coautor del libro “De Millonarios me enamoré”)

También podría gustarte Más del autor

1 comentario

  1. Andrés dice

    Qué lástima que no hayas podido disfrutar plenamente de un partido entre azules y verdes. Yo solo he visto este partido en el Campin, hace muchos años, alrededor del año 85. Esa noche tuve la fortuna de gritar gol en 4 ocasiones.
    Estoy de acuerdo con la descripción del juego que haces y creo que este partido nos ubica realmente en donde estamos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.