La voz será ahora la firma de sus documentos

Las empresas del sector financiero y del sector real en Colombia ya pueden contar con el sistema biométrico de autenticación por voz, mediante el cual las personas pueden firmar documentos, solo con su voz y sin necesidad de su presencia física, a través de una llamada desde un teléfono fijo o celular en no más de 2 minutos, para tramitar créditos, celebrar contratos, gestionar pagarés, entre otros trámites, y con un 98% de seguridad al verificar la identidad.

Esta tecnología para la “firma por voz”, ofrece tal grado de sofisticación en detalles, que no admite imitaciones y aplica para todos los sectores que requieran realizar procesos de autenticación y firma de documentos por parte de sus clientes.

Fernando Rodríguez, gerente general de Unísono Colombia, multinacional de Contact Center BPS y Consultoría, empresa que ofrece este servicio en el país, asegura que “con el sistema de autenticación por voz las empresas y los colombianos se benefician gracias al aumento de la eficiencia y la reducción de los riesgos y los costos en la emisión. Asimismo, genera ahorros en gastos de papelería, impresión, almacenamiento, transporte y en la gestión física asociada al pagaré físico además de permitir ahorros en tiempo de desplazamientos, pues se pueden firmar documentos de manera segura, desde cualquier lugar, mediante una llamada.

¿Cómo funciona?

Una vez ha sido contratado el servicio por una empresa, Unísono llama a las personas que hacen parte de la base de datos del cliente para hacerles la prueba de voz, cuyo registro es grabado en un sistema de Certicámara.

Posteriormente, en el momento en que se requiere la firma de las personas, se les llama telefónicamente y la voz de la persona al otro lado de la línea que va a firmar un documento, debe coincidir con la del registro grabado, porque ninguna voz es igual a otra. El nivel de seguridad de la autenticación por voz es tal, que reconoce a un usuario aun cuando se encuentre con enfermedades que cambian el tono de la voz.

“Estas tecnologías son sometidas a pruebas de ambientes con exposición al ruido, grabaciones, imitadores y voces alteradas, que no logran engañar al sistema porque las características biométricas son únicas e intransferibles” puntualizó Rodríguez.

Entidades privadas y gubernamentales de todo el mundo, han comenzado a implementar estos sistemas. Según cifras de Certicámara: “Las empresas y entidades públicas invirtieron en el 2016 cerca de cuarenta mil millones de pesos ($40.000.000.000) en herramientas tecnológicas con altos niveles de seguridad para proteger sistemas de información, canales transaccionales y validar la identidad de ciudadanos.”

  Share: