La Transformación Digital no es el futuro, es hoy

Por: Andrés Cifuentes *

Bogotá Julio de 2017- La tecnología ha cambiado el entorno del mundo y eso comprende el de negocios. Tres pilares soportan un proceso de cambio apoyado en herramientas tecnológicas. Recorrerlo marcará la pauta de la economía nacional, regional y global en los próximos años. ¿Qué es y por qué importa tanto la Transformación Digital?

La Transformación Digital es una tendencia mundial por lo que se convierte en una necesidad apremiante para las empresas de Latinoamérica y por supuesto de Colombia, quienes afrontan retos importantes de las economías cambiantes y deben encararlos adaptando sus procesos en un entorno digital.

El cambio que debe operar una compañía que espera no solo sobrevivir sino crecer y liderar en un mundo donde la tecnología modificó la manera en la que realizan los negocios, no puede ser cosmética, debe ser profundo y arraigado en su manera de comprender qué hace, por qué y cómo lo hace.

“La tecnología ha cambiado la forma en que vivimos tanto como la Revolución Industrial hace unos siglos y la agrícola hace unos milenios; estamos viendo la formación de un mundo radicalmente distinto, es tiempo de la cuarta revolución industrial y las empresas de Latinoamérica deben estar preparadas para el cambio económico, social y tecnológico de este siglo”, afirmó Luis Arbullu CEO de Xertica.

En el contexto de una sociedad digital, las empresas de todo el planeta se enfrentan a desafíos inéditos, formas diferentes de hacer las cosas con diversos actores y para este tipo de  escenarios aparecen términos innovadores para nombrarlos, como Transformación Digital. En Colombia la tendencia es marcada: al menos un 71% de las empresas del país han iniciado el proceso de transformación digital, según un estudio de Colombia Digital y Territorio Creativo. Sin embargo, solo el 36% está plenamente capacitada para enfrentar tal proceso. Estas cifras confirman una tendencia ya identificada por The Economist: en el 2016 un 77% de líderes empresariales de Europa, EE.UU y de la región Asia Pacífico coincidían en que la transformación era prioritaria para sus estrategias.

Mucho se escribe y habla de la transformación digital ¿Pero qué es realmente? Es el proceso a través del cual las compañías cambian profundamente su forma de entender lo que hacen, cómo lo hacen en un ambiente digital y volátil llegando a generar mayor valor para la misma.

Luis Arbulú, CEO de Xertica –compañía de consultoría en estos procesos y partner principal de Google Cloud en América Latina–, lo resume así: “La transformación digital es un proceso inesquivable. Y es comprensible porque es parte de la sociedad digitalizada en la que vivimos. Esta transformación es el cambio en las empresas a través del uso de las tecnologías, no la tecnología en sí. La diferencia es crucial”.

Y es crucial porque una herramienta, sea un alicate o un software para predecir compras, no hará nada por sí sola: son un medio. No se trata solo de tener una app o una página web con sus respectivos canales en redes sociales. Si una compañía no se adapta con convicción al entorno digital en que vivimos, o incluso anticipa sus giros, no podrá seguirle el ritmo una vez que este haya cambiado tanto que no pueda incluso reconocerlo.

Los tres pilares de la Transformación Digital

George Westerman, investigador principal de Economía Digital del MIT, es una de las personas que más ha estudiado la Transformación Digital. Para él, este proceso tiene tres pilares fundamentales de cambios: la relación con los clientes, los procesos de la compañía y el modelo de negocio. Quien logra transformarse en estos campos es lo que él llama un Digital Master.

1. Los clientes, quienes ya han cambiado porque las personas ya cambiaron. En América Latina y el Caribe el número de los hogares conectados a Internet es de 43%, y experimentó un aumentó del 14% en promedio anual en los últimos cinco años, de acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Se calcula que el uso de smartphones llegue a 450 millones de usuarios en América Latina en cuatro años: un incremento del 50% respecto al 2015. Una sociedad conectada permanentemente tiene, entre sus características, ciudadanos que esperan una atención y servicio siempre disponible, rápido y simple.

2. El cambio de procesos, un cambio hacia adentro. Las órdenes de compra, la solicitud de vacaciones o la logística de distribución son procedimientos complejos y delicados. Sin embargo, identificar sus problemas y pensar en soluciones es la clave: la tecnología ya está disponible para que, con ciertos ajustes, se puedan reducir costos y tiempo. Los costos ahorrados podrán reinvertir en el negocio y el tiempo ahorrado usarse para ocuparse más del core business y de nuestros clientes. Pasar de servidores propios a servicio de almacenamiento Cloud no solo es más barato, sino más seguro y permite, entre otras cosas, la colaboración: es sabido que dos cabezas piensan mejor que una.

3. Las bases tecnológicas para un cambio del modelo de negocio se construyen desde la experiencia del cliente y el proceso operacional. Es decir, hacer más eficientes los procesos y promover la inteligencia colectiva a través de la colaboración y entornos abiertos. Así comenzamos a tomar todas las decisiones basadas en datos y no en sensaciones y percepciones. Se recoge información, se hacen operaciones transparentes y se toman decisiones con base al análisis. Se concluye que las nuevas relaciones con clientes, contando con más tiempo y recursos gracias a la eficiencia de las soluciones en el trabajo, se podrá pensar en cambiar el modelo de negocio: mejorarlo, ampliarlo y mejor aún anticipar al resto.

Los cambios en esas tres dimensiones constituyen la Transformación Digital. Supone más que modificaciones cosméticas como armar una nueva área de TI, tener un comunity manager o rediseñar la web. Hay buenos y malos ejemplos. La pregunta es: ¿en cinco años –en cinco meses–, dónde estarán las compañías que aún no lo comprendan?

* VP de Xertica.

  Share: