Escuchar con actitud de acción

Por: Sandra I. Fuentes Martínez

Emprender un camino nuevo no siempre es fácil porque se despiertan sentimientos de temor e incertidumbre, incluso muchos desisten de intentarlo y prefieren mantenerse en la zona de confort de lo que ya conocen así no estén conformes. Para emprender se necesita valor, se requiere tener la disposición y humildad de escuchar a quienes nos pueden orientar los pasos a seguir, la confianza y la actitud para creer que sí se puede avanzar con paso firme por ese nuevo camino.

Los 49 millones de colombianos en este año han recibido una invitación para emprender un camino hacia una nueva forma de valorar la vida y de relacionarnos; para construir un país en paz. Esta invitación muchos la han aceptado, algunos rechazado, y otros la han desconocido; pero como emprender no es fácil e implica movilizar a la mayoría con perseverancia, se requiere de la orientación de personas como el Papa Francisco para que con su carisma, cercanía y sabiduría nos ayude a dar los primeros pasos.

El Papa Francisco quiere animarnos a construir puentes de unidad de país y a que comprendamos que “para conseguir la paz, se necesita valor, mucho más que para hacer la guerra, se necesita valor para decir: sí al encuentro y no al enfrentamiento; sí al diálogo y no a la violencia; sí a la negociación y no a la hostilidad; sí al respeto de los pactos y no a las provocaciones”.

Su Santidad, como latinoamericano, es conocedor de las necesidades y realidades de nuestro país, además ha seguido de cerca y comprende el momento histórico en el cual nos encontramos después de haber logrado poner fin a un conflicto armado interno tan prolongado. La importancia que le da a los colombianos se evidencia en el hecho de que entre más de 115 solicitudes de visitas a otros países nos dio el sí para continuar aportando con su orientación a que emprendamos este camino de paz interior y de paz social.

La oportunidad única que tenemos en pocos días de recibir en vivo el mensaje que el Papa Francisco ha preparado para cada uno de los colombianos de manera especial, avivará la fe, la esperanza y la unidad para superar el conflicto y llegar a la reconciliación de un país que quiere avanzar.

En sus palabras tomadas de la Carta Encíclica Lumen Fidei, “la fe afirma la posibilidad de perdón, que muchas veces necesita tiempo, esfuerzo, paciencia y compromiso… la fe va de la mano de la esperanza… y la unidad es superior al conflicto, porque este debe resolverse, superarlo, transformándolo en un eslabón de una cadena, un paso más hacia la unidad”.

La fe se experimenta en creer, confiar y esto es lo que debe trascender a esta visita, recuperar la capacidad de soñar que sí es posible vivir en paz, que sí es posible aprender nuevas formas de respetarnos y de tener una convivencia pacífica donde quepamos todos y donde la vida de cada uno sea lo más valioso de nuestro país, que cuando se diga Colombia sea sinónimo de unidad con diversidad, y desarrollo con equidad.

Estamos a solo 12 días para terminar la preparación de su visita y estar dispuestos a escuchar atentamente, con respeto y humildad el mensaje de esperanza y amor que nos trae el Papa Francisco, con la fe en que este mensaje va a trascender para revivir la confianza entre nosotros, y visualizar el potencial que tenemos para avanzar, al convertir en acciones concretas y cotidianas este paso a paso que nos permitirá continuar en la construcción de paz.

  Share: