Vicepresidente ecuatoriano a un pie de la cárcel

Por: María Alejandra Trujillo.–

Hace unos días Ricardo Patiño, ex ministro de defensa del gobierno de Rafael Correa y Consejero del Gobierno de Moreno, se ofreció para mediar la tensa situación que  existe entre el presidente Moreno y el saliente Rafael Correa.

En declaración pública Patiño afirmó que iba a viajar a Bélgica para lograr el acercamiento, pero en la tarde la oficina de Comunicaciones de la Presidencia desmintió sus palabras. Al regreso de su viaje todo desencadenó en la salida de Patiño de la consejería presidencial.

Poco después el vicepresidente Glas, en entrevista radial trasmitida por uno de los canales nacionales, aseveró que: “Él fue electo para gobernar junto a Lenin Moreno y que si Él se tenia que ir, se irían juntos”.

El vicepresidente parece convencido de que el único propósito de su elección fue para terminar los negocios que se encontraban en marcha y no para gobernar ni hacer cumplir la constitución y las leyes de su país.

Por el contrario su vinculación judicial ha pasado por la Asamblea, que autorizó a la Corte la investigación en referencia a los casos de corrupción que se le imputan en el presunto delito de asociación ilícita por el caso de Odebrecht.  Queda pendiente que el máximo organismo de justicia señale día y hora para la audiencia de vinculación.

El vicepresidente cree que esto es un juego de niños y, que si es declarado culpable,
debe involucrar a todos sus amigos. Pareciera no conocer las leyes: si tiene pruebas vinculantes tendrá su debido proceso para demostrarlas.

La pregunta es obvia, ¿Si él no tiene nada que ver con este tema por qué está tan preocupado, por  qué no permite que la ley lo investigué? Para qué necesita hacer escenas de “divorcio” como el mismo admite, o considera que quedándose podrá esconder el sol con un dedo y darle paso al regreso de Rafael Correa.

Teniendo claro el panorama del vicepresidente Ecuatoriano, su posibilidad es: con el inicio del juicio penal se inicia el juicio político y su posible censura,  para lo cual el presidente Moreno deberá enviar una terna a la Asamblea quien elegirá al nuevo vicepresidente bajo la mayoría calificada.

Bajo la premisa anterior, hagamos un posible escenario: si las intenciones del presidente de la  Asamblea,  José  Serrano, luego de su acto heróico y de colaboración al traer al ex ministro Pareja de regreso al país y entregarlo a la fiscalía, es ser parte de esa terna.  Podríamos estar presumiendo que dejó su lealtad y compromiso con la revolución ciudadana y está de acuerdo con las nuevas políticas del gobierno Moreno convirtiéndolo en otro traidor, como diría el ofuscado @Mashirafael; o es el  CABALLO DE TROYA de la revolución.

El presidente Moreno tiene hoy la posibilidad de pasar a la historia por ser el presidente que limpió la corrupción de su país; un gran reto que solo podrá lograr si se rodea de las personas indicadas, evitando influencias de actores que estuvieron relacionados con  actos poco transparentes y que podrian estar manteniendo un dudoso propósito.

El Arte de la Guerra siempre nos enseña que hay batallas que es mejor no dar , y hoy incorporar a un Correista pura sangre, como el Presidente de la Asamblea, dentro del circulo de confianza del Presidente Moreno, que brilla por estar limpiando la política ecuatoriana , puede terminar como la fábula del lobo con piel de Cordero; para tarde o temprano quitarse la piel y atacar.

 

@MarialeTrujillo

  Share: