Al contrario de lo que proclama Trump, el comercio mundial se está recuperando

Por: Charles Zerah y Xavier Hovasse (*)

Los mercados emergentes registran un comportamiento positivo; las exportaciones se están acelerando y, a pesar de lo que proclama Trump, el comercio mundial se está recuperando. Los mercados de materias primas se aceleran, y existe una correlación directa entre este hecho y el desempeño de las empresas emergentes. No obstante, algunos países siguen mostrando dificultades para crecer, principalmente Rusia y Brasil.

En el marco de la renta variable, el mercado chino de Internet —la «nueva economía»— ofrece oportunidades

Si bien en este momento el argumento de las valoraciones resulta menos convincente en la renta variable que en la renta fija, esta primera clase de activos sigue ofreciendo oportunidades en los mercados emergentes. Anteriormente, las oportunidades se encontraban principalmente en los sectores africanos de banca y minería. Hoy día, se sitúan en el mercado chino de Internet, que representa el 11% del índice MSCI del universo emergente, más que Latinoamérica.

Si bien el mercado de renta fija chino ofrece escasas oportunidades en este momento —dado que son las agencias de calificación chinas las que establecen el riesgo empresarial en vez de los órganos internacionales—, la renta variable del gigante asiático resulta muy prometedora: el enfoque de Carmignac se centra en invertir únicamente en el sector de la nueva economía, en empresas capaces de autofinanciarse con una posición neta de efectivo negativa. En concreto, las oportunidades interesantes se encuentran en los valores del sector de Internet cotizados en Nueva York y Sudáfrica.

Muchos gestores de fondos se muestran preocupados por la posibilidad de que las políticas que se anuncien en el Congreso chino tengan un efecto ralentizador en la economía. Algunas medidas, como la reducción de la concesión de préstamos y la imposición de restricciones sobre los sectores más contaminantes, podrían tener repercusiones negativas a corto plazo.
No obstante, el enfoque a largo plazo del presidente Xi Jinping terminará siendo muy beneficioso para la nueva economía china. El aumento de la inversión y el énfasis en la inteligencia artificial, los semiconductores, los vehículos sin conductor y el mayor aprovechamiento de la cadena de valor tendrá un efecto muy positivo a largo plazo. Por ello, Carmignac ha decidido invertir en las empresas expuestas a estos sectores.

La deuda emergente denominada en divisa local sigue siendo atractiva

Mientras sigan existiendo oportunidades, Carmignac seguirá priorizando la deuda denominada en divisa local con prima, por lo que dos tercios de la exposición a la renta fija siguen asignados a la deuda emergente denominada en divisa local. Algunos de los mercados de renta fija emergentes que siguen arrojando rentabilidad son Rusia y los países latinoamericanos, especialmente Brasil, México y Argentina. Hemos iniciado posiciones cortas en Arabia Saudí y Polonia, donde se espera que la tasa de inflación aumente. El mercado de renta fija brasileño es el que más oportunidades presenta. El rendimiento del 5% de sus bonos a diez años resulta el más atractivo de los principales mercados emergentes.

Argentina sigue siendo uno de los mercados emergentes más prometedores: los fundamentales son mucho más sólidos de lo esperado por todo el mundo

Argentina es un país en el que actualmente pocos inversores están posicionados. Carmignac es una de las pocas gestoras que han invertido tanto capital en divisas no referenciadas, lo que refleja nuestra convicción de que existe una oportunidad evidente para generar alfa.

Muchos inversores evitan Argentina debido a su elevada ratio de endeudamiento/PIB y su reputación anterior, pero pasan por alto que existe la oportunidad de generar alfa. Debido a la situación de impago en la que incurrió el país en 2001, Argentina ha estado aislada de los flujos de inversión, que desde entonces se han dirigido al resto del mundo. Su aislamiento de los efectos de las políticas de relajación cuantitativa ha apartado a la economía argentina de los repuntes artificiales, garantizando así que las empresas del país sigan sin aumentar su apalancamiento. Del mismo modo, el endeudamiento de los hogares en Argentina se sitúa entre los más reducidos del universo emergente. Tanto es así que en 2015 Argentina fue el país que menos crecimiento registró en todo el mundo.

A partir de 2015, las reformas de Mauricio Macri han garantizado la capacidad de Argentina para registrar un crecimiento estable a largo plazo. Las medidas aplicadas en el sector de los suministros públicos, si bien generaron una cierta inestabilidad a corto plazo, asegurarán la productividad de medio a largo plazo. Así, el crecimiento argentino se sitúa actualmente en el 4%, un nivel que esperamos se mantenga hasta, al menos, 2020. Mientras que otros mercados emergentes siguen aumentando su apalancamiento, se espera que las empresas argentinas devuelvan beneficios a los inversores. El endeudamiento de China como porcentaje de su PIB aumentó del 70% en 2001 hasta el 260% en 2015, y sigue aumentando.

También debemos tener en cuenta la tasa de inflación de Argentina, del 22%. El plan de Macri para reducir el aumento salarial (un 25% este año, 20% el próximo, 15% en 2019…) es un ejemplo del proceso deflacionista que protagonizará Argentina prácticamente sin dificultad, especialmente si su presidente es reelegido en 2019. Si así fuera, creemos que Macri cerraría su segundo mandato con una inflación de un solo dígito.

(*)administradores de fondos de Carmignac

 

  Share: