Hollande, sin derecho a equivocarse, en una Francia de izquierda

Por: @lilimariagomez

París.–  En la elección de este domingo se puede ver una Francia que se movió a la izquierda, luego de 17 años en la derecha. Primero el Partido Socialista ganó en las presidenciales de mayo y ahora lo hace en las legislativas donde tienen mayoría absoluta con 341 diputados. Así que la propuesta de cambio de François Hollande recibió todo el apoyo, o uno importante, porque no se puede olvidar que la abstención para las legislativas fue del 44%.

Entonces, los socialistas son dueños absolutos del Eliseo (casa presidencial), Matignon (oficina del Primer Ministro, donde sus 25 ministros fueron elegidos para la Asamblea), gran parte de los departamentos y una mayoría absoluta a la Asamblea Nacional.  Siendo así, se supone que no habrá excusa a la hora de los cambios, porque todas las propuestas de campaña serán votadas y apoyadas por estas mayorías. Volvió a suceder los mismo que hace 5 años cuando Sarkozy también ganó las mayorías en la Asamblea con su partido de derecha, la UMP.

Ahora hay que hablar de los perdedores, fue el partido de derecha UMP que sufrió todos los reveses, que en su mayoría estaban anunciados.  Pero además como si esto fuera poco, fueron algunos de los más conocidos y cercanos a Sarkozy los que perdieron su lugar en la Asamblea.  Entre ellos, el ex ministro del Interior, Claude Guéant; la ex ministra del aprendizaje y la formación profesional Nadine Morano, que llamó a votar a los de la ultraderecha entre las dos vueltas de las legislativas.  También perdió la ex ministra de asuntos extranjeros (que se vio envuelta en algunos escándalos durante el gobierno Sarkozy), Michèle Alliot-Marie.

Pero la izquierda también sufrió una pérdida importante con Ségolène Royal, la madre de los cuatro hijos del actual presidente y candidata a la presidencia por el partido socialista en el 2007.  Incluso, ella se pensaba como la posible presidenta de la Asamblea, pero los votos no fueron suficientes para llegar.

También perdió un peso pesado y ex candidato a la presidencia, por el partido de centro, MoDem, François Bayrou (que obtuvo el 9.1% de los votos a nivel nacional). Y la más impresionante fue Marine Le Pen, la candidata de ultra derecha, FN que quedó como tercera opción según los votos de los franceses a la presidencia y sin embargo, esto no le alcanzó para llegar a la Asamblea.

Entonces, una votación que muestra una Francia coherente con su elección de mayo, que además da todos los poderes a los socialistas, excepto el de hacer cambios constitucionales para lo que necesitarían 3/5 de las sillas.  Así que Francia tiene a su presidente normal, que tendrá la oportunidad de mostrar qué tan cierto fue su eslogan: del cambio ya.

 

Comments are closed.