En la calle está la solución al esperpento de la Reforma Judicial

Por: Ricardo Galán.–

Los congresistas colombianos saben que Juan Manuel Santos los necesita si quiere la reelección para ganar 4 años más en la Casa de Nariño a ver si logra firmar la paz con los terroristas. Sin los parlamentarios el Presidente no puede conseguir los votos necesarios para un segundo periodo. De esa necesidad se aprovecharon los parlamentarios para convertir la Reforma a la Justicia en su propio camino hacia la impunidad.

Los magistrados de las altas cortes se conformaron con el caramelo de cuatro años más disfrutando las gabelas que les brinda el cargo y con la prórroga a los 70 años de la edad para su retiro forzoso. Así que lo más seguro es  que optarán por el camino fácil de inhibirse, en el caso de la Corte Constitucional, o de guardar silencio en el de los demás tribunales. Claro está si no es que nos sorprenden llenando los periódicos y programas de opinión de la radio y la televisión de interpretaciones amañadas para defender el esperpento.

Un referendo derogatorio es una buena idea, aunque dispendioso y costoso, como lo explicó esta mañana el Registrador, Carlos Ariel Sánchez en La W.  Además, no podemos olvidar que TODAS las consultas populares deben pasar además del filtro de la Registraduria sobre la que tienen mucha influencia el Gobierno y los partidos de la “Locomotora Nacional” todos interesados en garantizar la reelección presidencial, por el filtro del Congreso. Si, del Congreso (Ley 134 de 1994, Artículo 32) que, para colmo de males, puede modificar las preguntas para acomodarlas a sus intereses.

Así las cosas no podemos hacernos muchas ilusiones de que por las vías institucionales lograremos bloquear “El camino a la impunidad”. Los poderosos intereses creados al rededor de la Reforma a la Justicia no lo van a permitir. De Asambleas Constituyentes ni hablar porque nos puede salir más caro el remedio que la enfermedad.

¿Qué camino seguir? La presión social. Aunque políticos derrotados y analistas, como Héctor Riveros digan que la reacción de la gente en las redes sociales es “pura calentura” y que pasar del Twitter a la vida real es pura fantasía.

Creo que los ciudadanos a quienes la Reforma a la Justicia nos parece, “Un claro abuso del cinismo institucional” como dijo Vivían Morales no nos queda más remedio que la presión social para exigirle al Gobierno que no promulgue esa reforma en primer lugar y, si el Gobierno no atiende, para exigirle a la Corte Constitucional que ejerza a plenitud la función para la que fue creada: para defender la Constitución Nacional de los abusos que personas e instituciones traten de sacar provecho personal en su nombre.

Los estudiantes nos enseñaron lo que tenemos qué hacer. Creatividad, mensajes claros y contundentes. Participación ciudadana masiva. Perseverancia, paciencia y cero violencia. Alguien tendrá que escuchar.

Debemos decirle al Presidente de la República que si promulga la Reforma a la Justicia no apoyaremos su reelección, a los Magistrados que censuramos su proceder hasta el momento y les retiraremos nuestra confianza en sus decisiones porque estarán sentando jurisprudencia en causa propia. ¿Y a los Congresistas? Nada. Esos tipos no escuchan y si escuchan no les importa lo que digamos. Saben que sus clientelas, que sostienen a nuestras costa, los van a reelegir.

Libreta de Apuntes apoyará todas las acciones ciudadanas que sean necesarias para impedir que Congresistas, Magistrados y altos funcionarios sin escrúpulos se salgan con la suya.

Comments are closed.