Entre el complejo de Adán y el complejo del caos

BOGOTÁ, 05 de Julio_ RAM_…. El senador liberal caucano Luis Fernando Velasco –promotor de la reducción de precios de la gasolina— le celebró a su manera el cumpleaños número 60 al ex presidente Alvaro Uribe Vélez.
Para el congresista payanés, el ex mandatario se debate entre estos dos complejos: el complejo de Adán, según el cual, antes de él no había nada, y el complejo del caos, de acuerdo con el que sin él nada es posible en Colombia.
Velasco se pone de parte del presidente Santos cuando se le plantea el tema de la oposición que Uribe le hace sistemáticamente al gobierno que cumplirá dos años el próximo 7 de agosto.

La propuesta de Peláez Duque
El abogado y periodista caldense Ricardo Peláez Duque comienza a recoger entre sus colegas del “quinto poder”, en Bogotá, firmas de respaldo a una carta abierta por la paz, dirigida al Presidente Santos, basada en cumplimiento de los artículos 22 y 104 de la Constitución.
El ex redactor político de El Tiempo y Caracol puso en conocimiento de El Campanario algunos apartes de la misiva:
“Parodiando enseñanzas, directrices y pensamientos de personas conocidas de cerca en mi actividad periodística como acciones profesionales de servidor público y litigante en el derecho, entre otros, de los expresidentes Carlos Lleras, Misael Pastrana, Alfonso López, Julio César Turbay, Belisario Betancur, César Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana, y Alvaro Uribe; experimentados dirigentes como Raúl Vásquez, Abelardo Forero, Alvaro Gómez, Rodrigo Lloreda, Jaime Benítez, Antonio Díaz y Tulio Cuevas; curtidos periodistas como Guillermo Cano, Enrique y Hernando Santos y muchos más que han pasado luego de servir al país, generan que la historia se protagoniza hacia adelante, pero indefectiblemente “se recuerda y vive atrás”.

La invitación a Santos
“Teniendo como fundamento ese enorme contenido, señor Presidente, de manera comedida y respetuosa, es oportuno invitarlo a asumir, ya que ha venido luchando por ello, el vigoroso compromiso y su agresiva responsabilidad de poner en marcha el resurgimiento de otear un nuevo proyecto por la paz de Colombia, soportándolo en el estricto acatamiento a la normatividad que se consigna en dos artículos de la Carta Magna.
A continuación le transcribe el número 22: “La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento”, y el 104: “El Presidente de la República, con la firma de todos los ministros y previo concepto favorable del Senado de la República, podrá consultar al pueblo decisiones de trascendencia nacional. La decisión del pueblo será obligatoria. La consulta no podrá realizarse en concurrencia con otra elección”.
Peláez Duque expresa que “formaliza su respetuosa petición a quien es el llamado e indicado a er el abanderado de la inmensa responsabilidad de obtener la anhelada paz para nuestra querida patria”.
El ex reportero natural de Salamina, Caldas, reconoce no es el llamado a fijar un cronograma ni mucho menos a aconsejar, pero sí a dejar una orientación fundada en el atrevimiento que surge en determinados momentos del actuar, como este que hoy hago tras leer sus reportajes para El Tiempo y el Canal Caracol. Y lanza esta propuesta: “Se debe ser atrevido con respeto y, esa la razón, para exteriorizar señor Presidente que asimilando lo que dijera sobre El Club de los Expresidentes, decida ya la creación de un club de los grandes por la paz para de Colombia “.

Una amplia comisión de paz
La propuesta va más allá: “El aserto del éxito se encasilla en que la sabiduría llega con los años y que bueno sería, sin crear una nueva consejería por la paz, lo que puede hacerlo como mecanismo legal, se forme una altísima comisión con los señores expresidentes, y personalidades como los jerarcas religiosos Darío Castrillón y Rubén Salazar; reconocidas personalidades como Luís Carlos Sarmiento, Nicanor Restrepo, Otto Morales, Carlos Jiménez, Fernando Botero, Horacio Serpa, Alfonso Gómez, Jaime Bernal, Cuellar, Humberto de la Calle, Gustavo de Greiff, Vivián Morales, Alfonso Valdivieso, Alvaro Leyva, Carlos Holmes Trujillo, Hernando Yepes, Juan Gómez, José Fernando Botero; los generales retirados Juan Salcedo, Rafael Samudio, Manuel José Bonett; Jaime Córdoba, Manuel José Cepeda, Darío Martínez, Luis Fernando Ramírez y Gustavo Bell, entre muchos más que están en condiciones de dar la batalla por la tranquilidad que reclaman los colombianos”.

Tolón Tilín
Nos escribe el sicólogo Luis Javier Jaramillo: Siguiendo su radiografía (o tomografía) de esta vida a cargo de su formidable cita de Baltasar Gracián, la complemento con la de Quevedo y Villegas para vernos en el espejo retrovisor y luego por el vidrio panorámico del futuro olvido que seremos (al decir de Abad Faciolince). Un tío político de quien heredé el libro de Quevedo, gran Obstetra y partero, recitaba estos versos después de dos o tres cubalibres con Ron Medellin Añejo, y en sus pocos ratos de ocio:

La vida empieza en lágrimas y caca
Francisco Quevedo y Villegas

La vida empieza en lágrimas y caca,
Luego viene la mu, con mama y coco,
Síguense las viruelas, baba y moco,
Y luego llega el trompo y la matraca.

En creciendo, la amiga y la sonsaca,
Con ella embiste el apetito loco,
En subiendo a mancebo, todo es poco,
Y después la intención peca en bellaca.

Llega a ser hombre, y todo lo trabuca,
Soltero sigue toda Perendeca,
Casado se convierte en mala cuca.

Viejo encanece, arrúgase y se seca,
Llega la muerte, todo lo bazuca,
Y lo que deja paga, y lo que peca..
tomasnietoelcampanario@yahoo.com

Comments are closed.