El caso del Súper Tucano, empiezan las contradicciones

El Ejército había dicho que las FARC habían minado la Zona en que cayó el Súper Tucano, las imágenes de Manuel Saldarriaga de El Colombiano muestran todo lo contrario.

El Ejército había dicho que las FARC habían minado la Zona en que cayó el Súper Tucano, las imágenes de Manuel Saldarriaga de El Colombiano muestran todo lo contrario.

Empezaron las contradicciones entre las versiones de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC sobre la caída del avión Súper Tucano y la realidad.

Según el diario El Colombiano de Medellín, el Comandante de la Fuerza Aérea dijo que  “uno de los tripulantes alcanzó a eyectarse y en el aire fue asesinado por las balas de la guerrilla” . Sin embargo, Medicina Legal, después del análisis de los cadáveres de los tripulantes encontró que ningún proyectil o explosivo causó la muerte de los militares que tripulaban el avión.

Mientras el Comandante de la FAC y el propio Presidente de la República niegan la posibilidad de que el avión haya sido derribado por la guerrilla, empiezan a aparecer testimonios de habitantes de la zona que aseguran todo lo contrario. Según sus relatos el miércoles 11 de junio hacia las 3 de la tarde guerrilleros de la columna móvil Jacobo Arenas de las Farc dispararon ráfagas contra dos aeronaves: “Desde ese cerro dispararon, aquí había un combate y le dieron al avión que iba atrás”, dijo uno de los indígenas señalando una de las montañas donde las Farc, al parecer, les estuvieron disparando a las aviones.”

Los argumentos del Gobierno y la Fuerza Aérea Colombia para negar esa posibilidad de que el Súper Tucano haya sido derribado se basan en su tesis de que la guerrilla no tiene el armamento requerido para lograrlo. Sin embargo, empiezan a aparecer versiones de expertos que argumentan lo contrario.

Un experto en balística de la Fiscalía General de la Nación le dijo a El Colombiano, para un artículo  que “una aeronave de estas, que en Jambaló estaría volando a una altura menor, según la comunidad, puede ser impactada por este tipo de armamentos, incluso, por un fusil AK – 47, que también alcanza a derribar la nave brasileña”

La declaración del experto está publicada dentro un artículo titulado “FARC podrían tener fuerza antiaérea” firmado por los periodistas Jorge Iván Posada y Juan Carlos Monroy en el cual además de la explicaciones técnicas de las armas que podría tener esa guerrilla para derribar aviones nos recuerda que desde 2006 las FARC se habían impuesto como meta conseguir la mayor cantidad posible de armas de alto calibre: “Como lo publicó este diario el 25 de abril, en la novena y última conferencia de las Farc realizada en 2006, el grupo subversivo trazó la orden de “tener cada vez más francotiradores, para los cuales es necesario conseguir, a como dé lugar, la mayor cantidad de rifles de alto calibre (.50) como el francés Hecate II o el ruso KSVK, capaces de perforar un vehículo blindado como un cuchillo caliente atraviesa la mantequilla”.

Por el bien del país, el Gobierno y la credibilidad de los colombianos en sus instituciones es urgente que se conozca la verdad sobre lo ocurrido. Empezaron las contradicciones, empieza a deteriorarse la confianza.

Comments are closed.