Mensaje de un hincha azul casado con cardenal

Hace 27 años conocí en el estadio a la que sería mi esposa…desde siempre supe que era hincha cardenal, gracias a los “tendenciosos” oficios de mi suegro (qepd). Aún así pudo más en mi decisión de unirnos y casarnos haber encontrado a la mujer de mi vida, que su pasión deportiva por el vecino equipo rojo. Hoy ella casi no puede soportar la presión y tensión durante el partido al punto que una vez se dió el pitazo final le brotaron lágrimas de “cocodrilo” después de esperar más de 36 años por una alegría efímera que en un mes todo el país habrá olvidado porque se avecina un nuevo torneo y la copa Suramericana. Me reconforto por ella, porque le llegó esa séptima estrella que tanto esperó. Paz y convivencia! mesura en la celebración…

Percibo y adhiero a la gallardía y valentía azul de los amigos, amigas, colegas, familiares, barristas, al comentar y reconocer este triunfo del rival de patio. Con lo que ocurre actualmente en el FPC se puede lograr algo como una estrella o clasificación a torneos importantes (con poco presupuesto) pero con socios, directivos, DT y jugadores comprometidos, honestos y serios que anteponen el respeto a la divisa, a la hinchada y trabajan por el mismo objetivo. No con mercenarios del balón y de los contratos, ni con miopes del fútbol que no saben lo que significa ser hincha AZUL por siempre! que no saben escuchar consejos ni se dejan asesorar, que no saben de fidelidad, de amor verdadero, de aguante y pasión albiazul, de untarse de pueblo y tribuna!

Saludos,

 

Alberto Díaz

Comments are closed.