Kioscos tecnológicos, aliados del servicio al cliente

Bogotá, octubre 2012. Ahora, más que en cualquier otro momento, las personas buscan empresas que les ofrezcan productos o servicios con una excelente atención. Un buen servicio al cliente pesa cada vez más en las decisiones de compra de los consumidores o usuarios y es por eso que las empresas invierten millones en estrategias que les permitan mejorar sus indicadores y tener satisfechos a sus clientes. Los kioscos tecnológicos son en la actualidad una de las mejores formas que tienen las compañías para satisfacer las expectativas de sus clientes de una manera fácil, ágil y eficiente.

En Colombia, los usuarios los han visto y aprovechado en bancos, en oficinas de atención de servicios públicos, en empresas prestadoras de salud y en las tiendas de los operadores de telecomunicaciones, principalmente. Son las pequeñas cabinas en las que las personas toman un turno para que los atiendan o consultan un dato específico.

 

La versatilidad y agilidad de estos aparatos los convierten en una de las tendencias que se imponen en la actualidad en servicio al cliente. “No importa el tipo de servicio que ofrezcan, los kioscos tecnológicos son el socio adecuado para cada empresa, pues pueden ser diseñados a partir de sus necesidades”, explica Ernesto Arenas, Gerente de Mercadeo de Urbalink Colombia, firma que ya tiene instalados cientos de estos aparatos en el país.

 

El representante de la empresa tecnológica agrega que lo más atractivo de esta tendencia es que impacta positivamente el servicio, adaptándose a los requerimientos que cada empresa tenga. “Es una tecnología que se incorpora a todos los procesos del cliente y les permite ahorrar costos y mejorar sus niveles de servicio, destaca Arenas.

 

¿Para qué se usan?

Aunque a nivel general los llamados kioscos tecnológicos son un vehículo ideal para mejorar los niveles de servicio, procurando el fortalecimiento de una marca frente a sus clientes y el mercado, son varios los usos específicos que se le están dando a este tipo de aparatos.

 

Gracias a su tecnología son dispositivos fáciles de instalar que brindan servicios de transacciones, información o conexión a Internet. En la parte del hardware suelen usar un computador tradicional como base, al que se le puede agregar teclado, pantalla táctil, impresora o lector de bandas magnéticas. En cuanto al software la mayoría trabaja con programas de manejo de hotspot comoAntamedia y de cobranding -que es muy común para usos publicitarios- comoLinutop, que se basa en código abierto de Linux.

 

Los kioscos más conocidos son los transaccionales y los de información. Los primeros permiten pagos de servicios, adquisición de un producto específico o consultar estados de cuenta. Los de información son empleados para brindar guía o asesoría a un usuario, y pueden ser usados en locales, tiendas o centros comerciales para interactuar con los clientes. También pueden ser usados por una empresa para publicidad de su propia marca al informar sobre lanzamientos, promociones o tener un enlace de acceso a su sitio web.

 

Y están los kioscos de interconexión, que facilitan que el usuario acceda a la Web en forma sencilla y agradable desde un lugar específico, convirtiéndolo en una sala de navegación pública. Con esta clase de kioscos, el cliente puede crear estándares especiales para dar acceso a Internet por medio de pagos diferenciados a sus usuarios, como clientes preferenciales, o por capacidad económica, a partir del uso de un PIN. “Son los más modernos y su novedad radica en que pueden ser utilizados por igual por un banco, para que los usuarios accedan a las sucursales virtuales; en un campo militar para dar acceso diferenciado sin comprometer las redes oficiales; o incluso para que los empleados de una empresa tramiten por allí certificaciones, constancias o cualquier otro tipo de documento que requiera de su empleador”, relata el representante de Urbalink, empresa que está abanderando la diversificación de los kioscos a muchos más sectores económicos.

 

Ahorro de tiempo y de personal

“A partir de nuestra experiencia con los clientes que ya implementaron la solución de kioscos tecnológicos, hemos visto que los tiempos de espera de los usuarios finales pueden verse reducidos entre un 80% y un 90% y para los clientes los ahorros en cuanto a contratación de personal pueden ser hasta en un 30%”, destaca Arenas, al hacer referencia a las ventajas de los kioscos de última generación y avanzada tecnología, como los más recientes modelos introducidos al mercado colombiano por Urbalink.

 

La tendencia muestra que los kioscos tecnológicos pueden llegar incluso a contribuir en los planes de inclusión digital especialmente en poblaciones de bajos recursos. “Ver en las escuelas de municipios apartados kioscos de estos para que los muchachos se conecten en sus ratos libres o en las plazas centrales de los pueblos para que cualquier turista consulte o se ubique no es ciencia ficción o algo que solo pasa en las películas. En una realidad que, como transformadores de la tecnología, sabemos que no tardará mucho tiempo en volverse realidad”, predice el representante de Urbalink.

Comments are closed.