El Ojo del Halkón, malas notas en conocimientos de educación básica

El Ojo del Halkón, malas notas en conocimientos de educación básica

Por: Rudames.–

Bogotá, 8 de Diciembre ­_RAM_ Los resultados de las pruebas PISA no nos dejaron muy bien parados que digamos, estas pruebas que miden los conocimientos de la educación básica en 65 países del mundo en tres elementos específicos: matemáticas, lectura y ciencias dejaron a Colombia en el antepenúltimo puesto, solo por encima de Indonesia y Perú, lo que prende las alarmas, pues la situación es tan grave que descendimos 7 puestos desde la última medición que fue en el 2009 simplemente el informe dice que mejoramos 1.1% en matemáticas, 3% en lectura y 1.8% en ciencias, lo que significa que ha sido el avance más pobre en los últimos años, mientras que los demás países han avanzado mucho más que nosotros.

Lo que no se entiende es que la Ministra de Educación, María Fernanda Ocampo crea que si bien los resultados de las pruebas PISA no pueden ser entendidos como un fracaso de las políticas de gobierno en este sector, si deben significar un alto en el camino para analizar los procesos que se han desarrollado y continuar con lo que ella llama, iniciativas exitosas y replantear lo que no está dando resultado.

La preocupación para el Gobierno por el mal desempeño y los promedios de la OCDE, no prenden las alarmas tan drásticamente, porque el ejecutivo cree que todo no es tan negativo y es cuando analiza que a pesar de los bajos niveles en matemáticas, Colombia ha tenido un crecimiento significativo con las ciencias y el lenguaje, pero la Ministra no se da cuenta que es necesario hacer un análisis detenido de lo que está sucediendo y no considerar que esto puede arreglarse con algunos paños de agua tibia.

Es responsabilidad de todos, no solo de las entidades oficiales y es así como las pruebas PISA reflejan lo mismo que las de SABER que es el medidor interno que ha demostrado que el progreso es bastante lento en el campo de la educación y ese rezago ante otros países nos hace pensar que debemos de tener políticas claras y serias, y corregir los errores de manera contundente y es por eso que los gobiernos locales, en este caso Colombia debe acelerar los resultados.

Preocupa, vuelvo y repito, la posición del Gobierno, que solo ve que con las pruebas, la OCDE no solo ofrece un panorama en la educación del mundo sino que brinda detalles importantes sobre políticas y procesos educativos que han de ponerse en práctica lo que se puede hacer para mejorar y que a pesar que con el ICFES se han creado equipos técnicos para analizar la situación y establecer pasos a seguir, se debe de ampliar e impulsar programas exitosos como todos a aprender y buscar de esta manera impactar de manera positiva la educación preescolar, teniendo en cuenta que es el primer paso o base fundamental de lo que va a ser la educación para alcanzar un vuelco total a la calidad de la misma.

Muchas son las preguntas que nos podemos hacer de la mala preparación de nuestros estudiantes, lo que irá afectando paso a paso a los profesionales del mañana y creemos que una de las respuestas quizá más contundente es la mala formación de docentes, y a pesar de que a la ministra Campo dice que se pondrá énfasis en la calidad de formación de los docentes para atacar el problema de raíz, hay que tener en cuenta que no es un camino fácil y corto, y que los resultados solo se verán en el mediano y largo plazo.

Otra de las cosas que hay que hacer es cerrar las brechas entre el campo y la ciudad y entre los hombres y mujeres, asunto que se ve muy claro en las pruebas, demostrando que quienes han tenido una buena formación preescolar tienen mejor capacidad en matemáticas y por eso es que se debe de tener responsabilidad desde el primer programa de enseñanza que se dé al educando y en esto Colombia está tratando de hacer todo lo posible con la estrategia de cero a siempre.

Se está fallando en la baja calidad de los maestros, la poca inversión en factores socioeconómicos, prácticas pedagógicas pobres y falta de renovación docente con las razones detrás del bajo desempeño que ha demostrado el país en las pruebas PISA.

Los expertos se han atrevido a decir que la mala calidad de los docentes es quizá el factor más determinante y nadie entiende cómo es que los futuros profesores son los que obtienen los peores resultados en las pruebas de Estado, porque quienes no tienen nada que hacer, es decir, no tienen un trabajo y solo han terminado estudios básicos se dedican a la docencia, y cuando se mira en los puntajes de las pruebas de SABER son los que han sacado los peores resultados, lo mismo sucede con quienes no han tenido muy buenas calificaciones al terminar la Universidad y entonces es cuando uno se pregunta: que se puede esperar de quienes tendrán la responsabilidad de formar nuevos alumnos y nuevos profesionales.

Otra de las situaciones bastante preocupantes, es sin lugar a duda el presupuesto para la educación, pues en Colombia según estudio adelantado, hacen falta unos 3.5 billones de pesos para llenas los próximos 10 años los vacíos en la docencia y calidad y se puede finalizar con algo, el cuestionamiento que se hace acerca de las facultades de educación y sobre la clase de maestros que se  están formando, pues no se les puede pedir que enseñen temas que no dominan, como lo es en el caso de las matemáticas y el lenguaje. De verdad, la baja inversión que es el 0.5 del PIB es un punto neurálgico y que a pesar de los esfuerzos que se hacen por parte del Gobierno son infructuosos, pues no se adaptan a las necesidades de los estudiantes en especial en las regiones más apartadas.

En los análisis y estudios que se adelantan se han conocido resultados bastante preocupantes, como que los peores profesores están en las zonas rurales, asunto contrario, lo que sucede en los países que ocupan los primeros lugares en donde tratan de recuperar a estos jóvenes y en donde han incentivos para que los profesores tengan un buen salario y se sientan motivados para hacer viajes bastante largos y que tengan una buena relación con los jóvenes, lo que arroja excelentes resultados mientras que en Colombia sucede lo contrario.

Expertos consultados aseguran que en nuestro país hay profesores que siguen dando clase como hace 20 años, con libros y metodologías que no se amoldan a lo que los estudiantes esperan y necesitan, dejando lo anterior en claro que somos un país bastante atrasado en el campo de la educación y que no se entiende como es un país próspero siendo tan mal educado.

En los resultados de PISA aparecen en los primeros lugares países de gran progreso en la parte económica y social, como Shangai, Singapur, Hong Kong, Corea del Sur, Japón, Liechtenstein, Suiza y Holanda.

Definitivamente la desventaja de los colombianos es más que evidente, si se compara el desempeño del país en esta materia de las pruebas PISA nuestros estudiantes tienen un rezago equivalente a más de 5 años de escolaridad frente a Shangai (China), los mejores del mundo, de 4 años frente a los japoneses, de 2 años y medio con los españoles y de más de un año frente a los chilenos.

Es el momento para que el Gobierno responda al desafío de formar mejores docentes, promueva la excelencia en matemáticas, la lectura y las ciencias y para esto se necesita mucho tiempo, pues el docente debe prepararse y entender a los alumnos y sobre todo tener dignidad salarial y profesional.

Esto de la educación es bastante delicado y en los países en la vía de desarrollo como Colombia no se dedica el dinero, ni el tiempo ni el trabajo y es cuando popularmente se dice que los sectores más olvidados y huérfanos de la ayuda del Gobierno, son sin lugar a duda la salud y la educación.

[email protected]