La Selección Colombia, el sueño terminó que empiece el proceso    

La Selección Colombia, el sueño terminó que empiece el proceso    

Por: Ricardo Galán.—

Durante 21 días, la Selección Colombia de Fútbol, con el profesor José Pékerman a la cabeza, nos dio una lección que no debemos olvidar y que deberíamos aplicar en otros aspectos de la vida nacional: cuando hay un objetivo claro, un plan y un equipo dispuesto a trabajar unido y a entregar hasta su última gota de sudor, lo alcanzamos.

La Selección Colombia versión 2014 es un ejemplo de lo que es capaz de hacer un grupo de personas de distinta procedencia, raza, religión, estrato, edad y formación cuando deja a un lado su interés personal y entrega lo mejor de su parte para sumar en la búsqueda del bien común.

La Selección Colombia versión 2014 es una demostración clara de que bajo el liderazgo correcto es posible juntar experiencia, sabiduría, fuerza, entusiasmo, ingenuidad y paciencia para superar dificultades, reducir errores y fortalecer atributos. Que el secreto está en sumar y multiplicar factores en lugar de dividir.

En la Selección Colombia versión 2014 hay muchachos venidos de todas partes. Del Tolima, del Urabá, de Santander, del Pacífico, del Caribe, de Antioquia, Chocó, el Valle del Cauca, Boyacá y Bogotá. En el cuerpo técnico hay argentinos y colombianos. En la cancha sólo hubo una Selección, la Selección de Colombia. Un solo país, una sola nación. ¿Por qué no podemos hacer lo mismo en todo lo demás?

El sueño terminó. Esta Selección nos llevó más lejos que ninguna otra. De 5 partidos que jugaron, ganaron 4 y perdieron uno con el que seguramente será el nuevo campeón Mundial porque le conviene a la FIFA, a los patrocinadores y al gobierno del país que lo organiza. Un desempeño extraordinario en el mejor mundial del fútbol que yo recuerde desde México 1970.

El sueño terminó. Es el momento de empezar un proceso de largo plazo. José Pékerman nos enseñó que hay que estudiar. Que hay que pensar. Que a la habilidad, la fuerza y el talento naturales hay que agregarle inteligencia. Que hay que fijarse unas metas, diseñar un plan para alcanzarlas y cumplirlo haciendo periódicamente los ajustes necesarios para corregir deficiencias, llenar vacíos y superar imponderables. Que es importantísimo conocer las fortalezas y debilidades del grupo para armar ese formidable rompecabezas llamado Selección Colombia. Hoy por hoy uno de los mejores equipos de fútbol del mundo a pesar de la juventud de la mayoría de sus integrantes.

No podemos dejar que lo aprendido llegue hasta aquí. Debemos construir sobre lo alcanzado en Brasil 2014 el futuro del fútbol colombiano.