Por: Alberto Díaz.–

Partido intenso, enredado, a punta de faltas y golpes en el primer tiempo. Robayo y Uribe fallaron en dos ocasiones, la clave estuvo en la tenencia del balón aunque faltó profundidad en ambos equipos hasta que un error defensivo permitió la apertura del marcador por los cardenales.

Para el segundo tiempo había que controlar la ansiedad y la tensión sin desordenarse. Millonarios salió con toda la actitud y muy temprano Uribe empató con gol de cabeza ante resbalón de Castellanos. El partido se volvió de ida y vuelta. Empezaron a destacarse por su fortaleza y entrega Torres, Cadavid, Vargas, Silva, Robayo, Vikonis. Con los resultados de Junior y Tolima, Lunari envió sus cartas (Candelo y Nuñez) al juego y funcionaron. El cuadro embajador, envalentonado, desequilibró el marcador con Román (preciosa palomita en el área). Aguacero, nervios, adrenalina, ganas, actitud y testosterona fueron los ingredientes sobre el final del partido. La frutilla del pastel la puso MILLONARIOSFC! Robayo (figurón) recibió libre, pase de Maxi y el tercero del azul llegó. Clasificados. La llave es contra Envigado, muerte súbita, fe en la causa. Insitir, persistir y nunca desistir.

Albiazul saludo.   

Comparte: