Por: Ricardo Galán.–

Con alguna frecuencia solemos discutir que el gobierno de Juan Manuel Santos es un mal comunicador. El mismo Presidente parece quejarse de vez en cuando. Yo he escrito varias veces sobre el tema en mi libreta de apuntes.

Pero creo que llegó la hora de corregir esa teoría.

Estoy por creer que es todo lo contrario. Que esos errores de comunicación no lo son y que en realidad se trata de anzuelos que el gobierno nos lanza para ponernos a discutir sobre la forma y no sobre el fondo de las cosas.

Con el llamado «Congresito», por ejemplo, nos pusieron a discutir sobre el nombre de la criatura, pero ya aceptamos que exista.

Así el gobierno y el Congreso, que al principio parecía furioso e indignado, lo que harán será integrar una «Asamblea Nacional Constituyente» en la que de antemano tendrán la mayoría para aprobar los acuerdos de La Habana.

Esa Constituyente, llamada «Comisión Mixta» porque estaría integrada por las Comisiones del Congreso en las que el gobierno tiene amplias mayorías y las Farc, les permite evadir la promesa de convocar al pueblo evitando el riesgo de que los acuerdos sean negados en todo o en parte por el llamado constituyente primario.

Nos van a preguntar insiste el jefe negociador, Humberto de la Calle. El problema es que no todos podremos responder. Alguien lo hará por nosotros mientras aquí debatimos sobre el sexo de los ángeles.

Ya lo verán…