Ser o no ser, tribulaciones de un hincha azul

Por: Alberto Díaz.–
Después del resultado inesperado ante Envigado, se nota la desazón de un buen grupo de hinchas y seguidores azules por lo que se avecina. Estar muy cerca de los ocho clasificados es un paliativo mental, para mi el asunto va mucho mas allá. El grupo de jugadores, que muestra unión en la cancha, no se ha percatado realmente de lo que sigue. El técnico Rubén Israel ha sido ganador en otras lides, ha sacado del abismo algunos equipos y otros los ha construido para mejorar su desempeño. Anunció un proceso de conocimiento y fortalecimiento del equipo para poder mostrar resultados, a pesar de la inmediatez de logros y títulos que todos exigimos. El cuerpo técnico aún no encuentra el nivel ni la horma para este grupo, diverso y desgastado por los años y la falta de jerarquía. Y los de menor experiencia o minutos en la cancha tampoco ayudan buscando superar sus propias expectativas.
Algunos jugadores no son conscientes -ni les importa- estar en este glorioso y gran equipo o en otro cualquiera, no tienen ADN azul, no tienen sentido de pertenencia, no tienen como objetivo llegar, permanecer y trascender. Al cierre del año cuando venzan los contratos se sabrá la verdad.
En nada contribuyen los accionistas mayoritarios que no dan la cara, no se ponen la camiseta, no sensibilizan los proyectos, no tienen en cuenta a los verdaderos hinchas (de toda la vida, veteranos y con conocimiento) que saben de títulos, triunfos, derrotas, gestas y tristezas. Es hora de apretar los tornillos y exigir a directivos para que den respuestas a su plan 2015, nuevamente con errores y malas decisiones como en antaño.
Sin duda esta etapa del torneo se presenta dura y difícil. Aún quedan nueve puntos por disputar. En estos momentos bajar la guardia sería cobarde y miserable. En esta instancia conoceremos que jugadores merecen quedarse, irse y pasar sin pena no gloria. Necesitamos verdaderos líderes y obreros de la cancha. Ser bogotano o de otro lugar no garantiza el éxito cien por ciento en este club. Se quedarán los que entiendan la filosofía deportiva, los que formen y sean ejemplo para la cantera, los de temple y cojones no los timoratos y displicentes, los que se pongan en los zapatos de los hinchas y entiendan que ser de MILLONARIOS va más allá de la cordura, de la pasión, de la entrega y el compromiso en cada partido y fuera de ellos.
Albiazul saludo.