Economía digital: los nuevos modelos de negocio empresarial

Bogotá, 9 de julio de 2018.– Uno de los cambios más importantes en la economía global ha sido la entrada y el posicionamiento de nuevas formas de conexión, tanto de las empresas, como de los usuarios, y a partir de ahí se configuran sistemas de relacionamiento diferentes y novedosos para satisfacer la oferta y demanda constante que se crea día a día.

Hablar de modelos de negocios en la nueva economía podría ser un tema no tan innovador, pero si a este planteamiento le agregamos el componente digital, ya el escenario cambia. Veamos el porqué.

Cuando se empiezan a establecer otros formatos de negocios en espacios digitales, se genera una dinámica de trabajo por parte de las marcas (empresas) para lograr captar al atención de los usuarios (donde muchos son apenas prospectos) y de los clientes (que no todos son recurrentes). Hoy no se puede pensar que los modelos de negocios tradicionales son la respuesta a la alta demanda del usuario, quien cada vez es más escéptico de lo que se tiene y busca satisfacer lo que necesita y no lo que le ofrecen.

Modelos digitales

Hoy vemos como modelos poco tradicionales están marcando la pauta y la transformación digital de muchas empresas. Esto está llevando a evolucionar el mercado y la economía, dándole una ventaja competitiva a la era digital y sus avances.

Un modelo de negocio digital es “la forma de monetización digital que una empresa elige para alinear y cumplir sus objetivos comerciales, todos desde una planificación y estrategia de negocio clara y lógica soportados en una base tecnológica que les permita ejecutar su propósito”, según Sebastián Grisales; Consultor Digital de estrategia y negocios en Multiplica Colombia.

Los modelos no son elegidos al azar, tampoco deben ser pensados desde la perspectiva de más usados y de mayor relevancia en el mercado. Cada marca, de acuerdo a su core de negocio y sus capacidades instaladas, deberá elegir cuál es el mejor modelo a integrar en su estrategia comercial y de marca, y sobre esto crear un plan de trabajo lógico y coherente que permita la ejecución juiciosa y clara de lo que se va hacer, cómo, cuándo y más importante: para qué.

Algunos tipos de modelos actuales de mayor implementación en el mercado:

● Freemium: modelo escalable de servicios. Se pasa del básico a uno premium. Por ejemplo, Linkedin

● E-commerce: plataforma de pago en línea de productos o servicios propios que integra pasarela de pagos. Por ejemplo, Totto.

● Marketplace: propuesta de valor que integra multimarcas bajo una misma plataforma. Por ejemplo, Mercado libre y OLX. ● P2P: intercambio de productos o servicios que difícilmente otros puedan tener. Por ejemplo, Airbnb.

● Leads: adquisición de leads (usuarios prospectos) con diferentes fines comerciales.

Por ejemplo, Multiplica, Nielsen.

● E-learning: modelo de pago por servicios de educación virtual. Por ejemplo, Platzi.

El usuario: el centro de los nuevos modelos El usuario es el centro de gravedad de todo ¿por qué? porque hoy no se puede pensar en una propuesta de valor por parte de las empresas sin entender que el usuario ya no responde a la lógica de tomar lo que exista, sino que crea (desde su necesidad) y busca quién o quiénes puedan satisfacerlo. Es él quien elige y toma la decisión, no el mercado. Lo cual significa un cambio de paradigma.

Las marcas han evolucionado mucho su poder de negocio digital, tanto que han logrado interiorizar, en su mayoría, que sino se engranan rápido con la demanda digital de los usuarios (entrega de productos y servicios digitales) corren el riesgo de quedarse atrás en la conquista de su corazón, y claro, de sus transacciones y capacidad adquisitiva.

Tener el control Dejar que el usuario haga y tome el control de lo que quiere, cómo lo quiere y cuando lo desee. La prioridad de la marca no es amarrar al usuario, es asegurar que este al final tenga lo que estaba buscando de la mejor forma posible. Por eso una marca, independientemente del modelo de negocio digital que esté trabajando para lograr conversiones, deberá al menos, cumplir las siguientes recomendaciones si desea que sus usuario/cliente sea quien decida por su oferta:

● Mermar la incertidumbre de no encontrar lo buscado

● Brindar acceso total desde cualquier dispositivo

● Asegurar la navegabilidad y usabilidad de su sitio web

● Darle confianza y seguridad en sus transacciones

● Proteger sus datos

● Entregarle a la medida la información que necesita (transparencia)

● Conocerlo mejor que nadie (personalización a la medida)

Los modelos de negocio digital no son una camisa de fuerza, pero tampoco es un experimento en el cual las marcas deberán cambiar su modelo elegido. Esto parte de un profundo conocimiento del negocio y entorno, y a su vez, de una excelente investigación y construcción de audiencias digitales y elección de canales de trabajo para lograr el objetivo de marca.

El gran éxito de un modelo de negocio está, y siempre estará, en la estrategia de marca y la alineación con los objetivos y metas de la empresa.

 

 

Comparte: