Un relato bajo una estancia de tres horas y media

Por: Jorge Alonso Ruiz Morales.–

Anoche tuve bastante tiempo para meditar y para leer; fue algo surreal y mágico, una experiencia casi religiosa aunque no estuve de rodillas sino de pie. Sí, aproximadamente 3 horas y media, o sea de 5pm a 8:30pm estuve en un articulado rojo a paso de tortuga; no de tortuga ninja sino de tortuga de verdad. Mientras estaba en el Transmi, mientras había manifestaciones afuera, puse en orden los datos económicos de ayer: resulta que la China, o sea el país, aumentó su superávit comercial de 31.7 a 34 mil millones de dólares. Esto es algo muy fuerte, es demasiado dinero. Sus exportaciones aumentaron, entre otros factores, debido a que su moneda, el Yuan, se ha devaluado. 

Pensé y leí otras cosas. Es que ayer había una especie de quiosco en la Javeriana, que vendía libros espectaculares, entonces sucumbí, me rendí y adquirí unos cuantos; ya saben, todo se los iré contando. Entonces anoche, en esas plácidas tres horas, leí otro capitulo del libro de Yanis Varoufakis, el ex ministro de finanzas de Grecia: “Economía sin corbata, conversaciones con mi hija”. Escribía que en la sociedad de ahora han triunfado los valores de cambio sobre los valores intangibles.

Francis Bacon decía que saber es poder. Le creo, le sigo y le acompaño. El saber pasa de ser intangible a tangible cuando se los comunico.

Buena suerte para hoy..

Disclaimer: Las opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión personal de Jorge Alonso Ruiz Morales, y no comprometen a Corficolombiana.