Bonos naranja, patatas y felicidad

Por: Jorge Alonso Ruíz Morales.–

Todos los días están tan llenos de eventos e ideas en mi mente, que a veces tratar de compartirles algo es una especie de rompecabezas, es recordar lo ocurrido y extraer lo relevante. Empecemos con el viernes: la inflación en la eurozona quedó en 2%, esto es lo estimado, lo normal; En China, un indicador de su dinamismo, el PMI manufacturero, bajó un poco, así que digamos que por allá los issues están como quietos. Luego tenía como tarea averiguar y así contarles que Bancoldex emitió 400 mil millones en Bonos Naranja; esto quiere decir que son bonos cuya destinación específica está relacionada con actividades de emprendimiento y de creatividad. Estos bonos tuvieron una demanda de 867.000mm (2.9 veces lo adjudicado) y cortaron así: los de 2020 al IBR + 0,92 y los de 2021 al IPC + 2,20.

Es interesante saber eso, así como también imaginar los temas de conversación en la cumbre del G-20, qué le podría haber dicho Xi Jinping  a Trump, será que hablan de series, del Sonar, de literatura, no lo sé. Hay que tratar de hablar un poco de todo y un poco de nada, hay que no ser tan serios, hay que saber la diferencia entre ser feliz y dicharachero. No son lo mismo; alguien callado puede pasar por malgeniado. Pero no, por ahí vi una buena definición de felicidad: es la correlación entre condiciones objetivas y expectativas subjetivas.

Mi mente ronda y visita varias estaciones. Hubo patatas bravas de Seratta Gourmand market, lecturas sobre la India y mucha música. De aquí les extraigo algo espectacular: “He was” de Developer.  Impresionante, representa la vanguardia, lo plácido, lo espacial. Música innovadora, como de economía naranja.

Buena suerte para hoy..

Disclaimer: Las opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión personal de Jorge Alonso Ruiz Morales, y no comprometen a Corficolombiana.

Comparte:

Deja un comentario