Modernizar el modelo laboral colombiano y tener trabajadores mejor calificados, el gran reto de la protección social

Bogotá, 29 de mayo de 2019.– En el marco de los 50 años de la Asociación Nacional de Cajas de Compensación Familiar-ASOCAJAS, se lleva a cabo el Foro Hablemos de Protección Social en Colombia. Durante la instalación del evento, Adriana Guillén Arango, Presidente Ejecutiva de Asocajas, expuso que los grandes retos del Sistema de Protección Social giran en torno a romper la fórmula clásica de formalidad laboral y mejorar los niveles de capacitación de los trabajadores, para adaptarse a las nuevas tendencias laborales y modalidades de empleo.

Respecto al primer reto destacó que es necesario empezar a repensar los esquemas de aseguramiento y prestación, para impulsar una inclusión productiva y esquemas eficientes de producción sin necesidad de la existencia de una relación clásica laboral. Según cifras DANE durante el 2018 en promedio el 48% de la población ocupada es informal, y alrededor de 22% de los formales son cuenta propia, lo cual nos muestra que las relaciones laborales asalariadas no son la característica principal de la ocupación en Colombia ni del mundo moderno. Al hablar de mano de obra calificada, mencionó que se debe pensar en nuevos perfiles porque el problema radica en que desaparecen las ocupaciones de menor calificación, pero en cambio las ocupaciones de mayor calificación se van haciendo más necesarias.

“Es momento para generar nuevas políticas sociales, nuevos enfoques fiscales, nuevos esquemas educativos porque necesitamos mover el centro de la protección fuera de esquemas rígidos”, manifestó la líder gremial.

Durante el panel ministerial en el que participaron la Ministra de Trabajo, Alicia Arango; el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla; y el Ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, analizaron los retos del Gobierno Nacional en materia de protección social para los colombianos, destacando que en seguridad social hay un vacío grande en el que deben trabajar Gobierno, empresarios y gremios  para enfatizar en los derechos  deberes de los afiliados. También se discutieron los retos del Sistema de Compensación Familiar y  cómo se puede fortalecer su papel como aliado de la lucha contra la desigualdad, la formalidad, la estabilidad fiscal y el desarrollo sostenible

Por su parte la Ministra de Trabajo, Alicia Arango, se refirió al reto de subir la formalidad al pasar de 36.8% al 41.2%, al incremento de las incapacidades y del mal uso de la estabilidad reforzada, la disminución de los estándares mínimos del Sistema de Riesgos Laborales, a la flexibilización de la contratación y el cómo se está trabajando para enriquecer y desde los diferentes sectores conocer los puntos de vista para la Reforma al sistema de protección a la vejez. Con respecto a este último punto, la alta funcionaria ratificó que la discusión tendrá cuatro puntos inamovibles: “No se modificará la edad de pensión, se respetarán la pensión de sobrevivencia y los derechos adquiridos y se focalizarán los subsidios en los más vulnerables”.

Así mismo, la Ministra señaló que más de 8 millones 915 mil colombianos son los potenciales beneficiarios del Piso de Protección Social, que se contempla en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 “Pacto por Colombia, pacto por la Equidad”. “Esta población tenía cerrada la puerta a la seguridad social. Es absurdo que hoy el 44 % de los trabajadores que ganan menos del salario mínimo, o sea los más vulnerables, estén fuera del sistema. Esa es nuestra realidad y sobre ella queremos trabajar”.

El Ministro de Salud resaltó que el gran reto es cubrir la interface de la seguridad social en salud con los demás servicios sociales. Mencionó que la inequidad y la heterogeneidad en Colombia impiden la adecuada atención y protección social por lo que es una necesidad trabajar en mejorar estas desigualdades. Además, puntualizó que la transparencia en el acceso a la información es indispensable para fortalecer el Sistema de Protección en Colombia.

En su intervención el Ministro de Hacienda reconoció que el Sistema de Protección Social merece un impulso por sus indiscutibles aportes al país, pero que requiere con urgencia que se trabaje conjuntamente por su sostenibilidad financiera. Adicionalmente, mencionó que el mercado laboral del futuro requiere nuevas formas de contratación y ya se está trabajando en esquemas orientados a afrontar este reto, por ejemplo la creación del régimen simple.

Para finalizar, de acuerdo con Rafael de la Cruz, gerente general del Departamento de Países del Grupo Andino y representante del BID en Colombia, el actual sistema de seguridad social colombiano solo sería viable hasta 2050, por lo que se requieren cambios, estudios y capital político. “Se requiere un pacto en Colombia sobre las reformas que lleven al país hacía el desarrollo, con una inmensa clase media, no como hoy dividida en dos con un gran porcentaje de vulnerables”, manifestó.