Cómo liberar el cambio transformativo para salvar nuestros bosques

Por: Justin Adams

A principios de mayo, se organizó la Reunión Anual del Tropical Forest Alliance (TFA) en Bogotá, Colombia. En muchos sentidos, la reunión fue única. Estuvieron presentes 300 líderes del mundo de los negocios, el gobierno y la sociedad civil. Además de tener una aguda conciencia de la importancia de los bosques para resolver nuestro clima global y las crisis de biodiversidad, tienen una gran influencia colectiva.

La reunión fue vigorizante y optimista. Sin embargo, también se centró en los considerables desafíos a los que todavía nos enfrentamos y en lo que hay que hacer para superarlos. Y creo que todos los asistentes se fueron con un verdadero sentido de urgencia y con la determinación de detener el ecocidio.

Quiero agradecer por su participación en el Tropical Forest Alliance (TFA), y de igual manera dar una actualización rápida sobre el tenor de las discusiones y sobre los tres compromisos asumidos por la comunidad.

Primero, la reunión en sí.

Fue gratificante estar en Bogotá, ser copatrocinado por el gobierno colombiano y escuchar directamente al presidente y a su gabinete sobre su acción decisiva. Bajo el lema «producir mientras se conserva y conservar mientras se produce», el Gobierno asumió compromisos claros, incluyendo un nuevo fondo de US $ 20 millones para promover la inversión baja en carbono y el compromiso de eliminar la deforestación de la producción de carne y lácteos. Y, más allá de poner freno a la deforestación, existe una fuerte intención de revertir el proceso, restaurando cientos de miles de acres de tierra degradada y plantando 180 millones de árboles nuevos.


Un tema central del evento fue la promesa de enfoques jurisdiccionales, que van más allá de la acción de la cadena de suministros para abordar la viabilidad económica de la agricultura y la economía rural. Y escuchamos a las partes interesadas de varias regiones que están haciendo un progreso real, incluido el distrito de Siak en Indonesia, el Departamento de Caquetá en Colombia, así como los enfoques de paisajes emergentes en países como Ghana.

Estos enfoques jurisdiccionales no son nuevos. Pero cada vez está más claro que son vitales para complementar las acciones individuales de la cadena de suministros que tradicionalmente han caracterizado los esfuerzos de la comunidad del TFA. Estamos convencidos de que lo más eficaz que puede hacer el TFA es catalizar la acción colectiva en lugares claves donde se produce la mayor parte de los productos básicos del mundo.

Diagrama: Un llamado a la acción sistémica

Un lugar clave, en el que todos buscan inspiración, es la región de Mato Grosso en Brasil y su estrategia de conservación y producción, (Producir, Conservar, Incluir (PCI)). Lanzado por primera vez en 2015, el PCI está ayudando a que la vasta economía agrícola, pero a menudo empobrecida, de la región coexista con el 60% de la cubierta forestal restante. Varias ONG, entre ellas ´The Environmental Defense Fund´, ´IDH the Sustainable Trade Initiative´ y ´Nature Conservancy´, ayudaron al PCI a lanzar un “Pitch Book”, un menú de soluciones listas para usar, para que las empresas participen activamente en los lugares en los que se encuentran abasteciendo.

Por supuesto, no todo fue buenas noticias. Las últimas cifras de Global Forest Watch fueron compartidas con nosotros y, en general, el panorama no fue tan bueno. Sí, la tasa de deforestación de 2018 había caído desde los picos de 2016 y 2017. Pero, aún así, se perdieron 12 millones de hectáreas de cobertura arbórea, y la tendencia subyacente de tres años sigue avanzando, con algunas incursiones profundamente preocupantes en áreas forestales protegidas y tierras indígenas. Sin embargo, una razón para ser optimista fue la situación en Indonesia, donde la deforestación se ha detenido, lo que demuestra el éxito de sus iniciativas nacionales y regionales, y proporciona inspiración a la comunidad forestal en general.

La actitud de China con respecto a las cadenas de suministros de productos básicos y la deforestación fue otro tema importante, y nos complació anunciar que el TFA lanzará formalmente un programa de actividades en Beijing para apoyar al Gobierno chino antes de la Conferencia de Biodiversidad de las Naciones Unidas en Kunming en 2020. En el fondo, creemos que hay una razón y oportunidades claras para que el estado chino participe en el debate sobre los bosques y ejerza su considerable influencia.

Acelerando en 2020 y más allá

Basándonos en las discusiones, cerramos la reunión con tres compromisos claros sobre nuestra dirección:

  1. El claro consenso de Bogotá fue para un cambio a nivel sistémico y, junto con los enfoques jurisdiccionales, se sugirieron varias de estas soluciones. Por ejemplo, hubo varios llamados en varias sesiones para desarrollar un Acuerdo Global sobre el Abastecimiento de Productos Básicos. La intermediación de un acuerdo de este tipo queda fuera del ámbito tradicional de la TFA, pero definitivamente exploraremos cómo podría ser ese acuerdo y cómo se podría lograr.
  2. Hubo un fuerte respaldo para que el TFA continúe catalizando las acciones colectivas para promover el liderazgo jurisdiccional en los lugares objetivo. Este es el tipo de soporte que las empresas de bienes de consumo y otros actores de la cadena de suministros esperan que el TFA avance para respaldar y complementar (no sustituir) las acciones de la cadena de suministros.
  3. Todos debemos acelerar hacia el 2020, haciendo todos los progresos que podamos, al mismo tiempo que enmarquemos una agenda convincente para después del 2020. La comunidad del TFA se enfrentará al desafío de ser una voz activa y, a veces, incómoda en este proceso. Por ejemplo, consultaremos a través de nuestra membresía para lograr un consenso. También continuaremos mostrando y destacando la efectividad del liderazgo jurisdiccional, con el objetivo de que el tema ocupe un lugar destacado en la agenda de la Cumbre de Acción por el Clima de la ONU en Nueva York en septiembre.

Finalmente, confirmamos en Bogotá que la próxima reunión del TFA cruzará continentes y se llevará a cabo en Indonesia, un país que ha hecho más que cualquiera en los últimos años para reducir la deforestación, aunque aún quedan desafíos importantes.

Mucho tiene que pasar en los 12 meses intermedios. Todos en la comunidad forestal deben rendir cuentas, y solo vamos a acelerar el progreso trabajando juntos. Así que seamos humildes sobre lo que hemos logrado, seamos francos sobre los desafíos y acordemos una visión convincente para un futuro #ForestPositive.

Justin Adams

Director
Tropical Forest Alliance

Por favor síganme y denme un Me Gusta
error

Deja un comentario