El IoT en la salud, la latencia es el problema a solucionar

Bogotá, 17 de julio de 2019. Mientras que la mayoría de las industrias se enfrentan a la pregunta sobre cómo aprovechar las Tecnologías de Internet de las Cosas (IoT), la atención médica en su conjunto ya se ha embarcado en la transformación digital para una mayor eficiencia operativa y mejorar la prestación del servicio.

En la industria global, tanto los proveedores como las compañías farmacéuticas y los fabricantes de dispositivos médicos han reconocido que las tecnologías conectadas pueden mejorar la atención de múltiples maneras. El sector en Colombia no es ajeno al tema pues los grupos que pertenecen a este han manifestado un gran interés por mejorar la eficiencia del servicio. Un ejemplo de ello es el Proyecto de Ley para crear la Historia Clínica Electrónica Única, que busca agilizar procesos y brindar una oportuna atención a los pacientes de los 1.500 hospitales y clínicas que hay en el país y a las 15.000 instituciones ambulatorias.

Para una correcta implementación de tecnología en este y en otros sectores económicos, las compañías proveedoras de esos servicios deben buscar formas de combatir problemas que surjan a partir de su uso. Uno de ellos es la latencia, un tema que de no ser controlado afectaría a los cerca de 161 millones de dispositivos que estarán en hospitales, clínicas y consultorios para 2020.

Una vez se incorporen los nuevos sistemas tecnológicos para facilitar la prestación de los servicios de salud, será clave erradicar cualquier problema de latencia para prevenir una brecha en el rastreo y monitoreo de las condiciones de los pacientes mientras emplean la robótica de próxima generación en los quirófanos. Siendo ese el caso, veremos más y más sitios de computación de punta emergente en clínicas, hospitales y consultorios de médicos”, manifestó Luis Cuevas, director de Secure Power de Schneider Electric para el Clúster Andino.

Además de la latencia, los ecosistemas integrados de tecnología necesitan una estructura sólida capaz de procesar y analizar los datos que se almacenan. En ese aspecto cobra sentido implementar tanto la colaboración de proveedores como de socios desde la configuración hasta el montaje para apoyar en la producción integrada de microdatos.

Este enfoque de colaboración requiere un ecosistema ‘perimetral’ integrado que comprenda proveedores de TI e infraestructura, fabricantes de equipos originales (OEM), integradores de sistemas y proveedores de servicios administrados (MSP), que trabajen juntos en formas específicas para simplificar, acelerar y garantizar la capacidad de recuperación en la computación perimetral (Edge Computing). El ecosistema funciona para que el usuario final supervise y mantenga todos los activos de vanguardia, a la vez que ofrece mayores niveles de tiempo de funcionamiento y rentabilidad para el usuario final. El ecosistema, en efecto, se convierte en la fuerza laboral extendida del usuario final”, detalla el más reciente documento oficial producido por Schneider Electric.