“Un movimiento estratégico en un momento sensible”: AmCham Colombia

Bogotá, 13 de agosto de 2019 (AmCham Colombia).- La lista de productos chinos que importa Estados Unidos cuyos aranceles subirá en dos fases, una el primero de septiembre y la otra el 15 de diciembre próximos, genera una nueva dinámica al comercio internacional y debe mantener alerta a las autoridades de comercio en el país.

Así lo manifestó la directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, María Claudia Lacouture, quien señaló que la decisión de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos, USTR por sus siglas en inglés, de segmentar el proceso “es estratégica en un momento sensible”.

De acuerdo con la información del USTR, a partir del primero de septiembre los productos chinos que hasta ahora no habían sido afectados con los aranceles por la administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, tendrán un arancel del 10%.

Este listado contiene bienes en donde menos del 75% de las importaciones de Estados Unidos correspondiente a esos productos fueron de origen chino. Aquí se incluyen productos agroindustriales, alimentos procesados, libros, textos, material impreso, prendas de vestir, accesorios de vestuario, calzado y maquinaria entre otros.

El USTR reveló en Washington otro listado de productos que tendrán arancel del 10% a partir del 15 de diciembre próximo. Entre ellos se encuentran teléfonos celulares, computadores portátiles, consolas de video juegos, juguetes, monitores de computadores y algunos productos de calzado y ropa.

En este grupo están productos en donde el 75% o más de las importaciones que hizo Estados Unidos en 2018 fueron de China.

Los analistas señalan que el aplazamiento en la entrada en vigencia del arancel para este segundo listado facilitará a las empresas y comercializadoras estadounidenses importar los productos que venderán a los consumidores para la temporada de fin de año.

“Si bien la decisión de la administración Trump da un respiro para el comercio de ciertos productos al demorar la entrada en vigencia de los aranceles, frente a los que subirán en septiembre se genera una alerta pues los fabricantes chinos buscarán nuevos mercados para colocar estos productos”, señaló Lacouture.

Al respecto señaló que para el caso colombiano las autoridades aduaneras y los propios empresarios deben mantener las alertas ante distorsiones que se puedan presentar en el mercado nacional. “El Gobierno y el Ministerio de Comercio cuentan con las herramientas para prevenir comercio ilícito y/o la entrada de bienes a precios extremadamente bajos”, expresó la Directora de AmCham Colombia.

Al mismo tiempo, señaló que se deben fortalecer las acciones para la atracción de inversión hacia Colombia de compañías estadounidenses que tengan proveeduría en China y que verán afectada su competitividad por cuenta del aumento de aranceles y para que empresas nacionales encuentren nuevas oportunidades en el mercado de Estados Unidos.

“Ya tenemos identificadas en AmCham Colombia 65 empresas que podrían trasladar parte o toda su producción al país para que Colombia sea plataforma exportadora hacia Estados Unidos gracias a los beneficios del tratado de libre comercio vigente entre los dos países”, dijo Lacouture.

En ese propósito, agregó, se está trabajando junto al Ministerio de Comercio para organizar misiones empresariales que permitan mostrar los beneficios que ofrece Colombia para la inversión extranjera.

Así mismo, AmCham Colombia tiene identificadas oportunidades de exportaciones por estados. Por ejemplo, en 2018 la exportación de equipos de aspersión para agricultura y otros usos desde Colombia a Luisiana alcanzó en 2018 los US$2,2 millones y en Florida prefieren las manufacturas de aluminio colombianas a las chinas.  También, la guerra comercial impulsó las exportaciones de polipropileno colombiano a Georgia. En total, la exportación de productos de plástico alcanzó en 2018 los US$21,6 millones.

El año pasado Colombia le exportó a Nevada US$9,8 millones en toallas para tocador y cocina, cifra que representó el 68% del total de toallas que importó el estado el año pasado.