Formalidad laboral en el agro, una tarea pendiente en Colombia

Bogotá, 10 de octubre de 2019 – De acuerdo con la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), la informalidad laboral en el sector agricultor llegó al 86%, y el promedio en el país está alrededor del 44%. Según la entidad, se hace necesario cambiar las normas laborales para actividades agrícolas y pecuarias a nivel nacional.

Entre los factores expuestos por el gremio se encuentran que el trabajador rural puede tener más de un empleador en el día, realizando diferentes labores, asimismo se evidencia la falta de un régimen de contratación que reúna aspectos como el jornal diario y el trabajo por horas, mientras garantiza el pago de prestaciones de salud y pensión del trabajador, lo cual permitiría reducir la informalidad en el sector.

“Colombia es un país rico en recursos naturales y por este motivo el sector agrícola ha tenido un protagonismo importante para la economía, cuya oferta es cada vez es más productiva y de mejor calidad. Sin embargo, este buen trabajo debe ir de la mano con el propósito de generar más empleo formal para los trabajadores rurales del país.”, asegura Jorge Macías, Gerente Nacional de Ventas de Adecco.

En este sentido, el más reciente boletín de mercado laboral de mayo a julio de 2019, realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), revela que la rama de la agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca ocupó el 60,6% de la población en este periodo.

Ante la mejora continua de la generación de empleo en esta industria, la fuerza laboral también encuentra una oportunidad de crecimiento para desarrollar sus habilidades y conocimientos específicos, que ayudarán a responder a las nuevas demandas del mercado laboral, la cual exige competencias técnicas y cada vez más especializadas para potencializar el mercado nacional y atraer la inversión extranjera.

“Desde nuestra experiencia, reconocemos lo importante que es la adquisición de nuevos conocimientos y habilidades en los trabajadores colombianos. El sector agrícola no es la excepción y las empresas son más conscientes de esta necesidad, el talento humano deberá avanzar en su formación y desarrollo de habilidades para ser más competitivo en la industria en la que se desempeña”, señala Macías.

Para atender la formalidad laboral que la industria requiere, está debe alinearse con los retos de la economía global y anticipar las necesidades de los trabajadores en cuanto a educación y adecuación a los marcos normativos de las nuevas estructuras del mercado laboral.

Actualmente, el Programa de Transformación Productiva desarrollado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, busca impulsar la capacidad exportadora de la industria, mientras fomenta la productividad, crecimiento y desarrollo del país con la transformación de 8 sectores industriales y 4 sectores agropecuarios para convertirlos en actores de talla mundial en el sector.

Gracias al uso eficiente y sostenible de los recursos naturales, así como al crecimiento del sector agrícola en cuanto a productividad y competitividad, este tendrá una mayor influencia en la generación de empleo formal con mejores garantías para el trabajador. Además, la fuerza laboral en las regiones favorecerá el crecimiento general de la economía colombiana y un desarrollo rural más equilibrado.

Deja un comentario