Libreta de apuntes

En defensa de una actividad que construye futuro y bienestar

Ser empresario implica, además de esfuerzo, compromiso y visión a largo plazo, ser multiplicadores de bienestar, reinventarse a la par con la sociedad y generar proyectos y estrategias que le aporten al desarrollo sostenible de la ciudad.

Por: Alejandro Callejas *

Un reciente análisis de Invest In Bogotá, a partir de cifras de Crunshbase, evidenció que entre 2010 y 2019, Bogotá fue la segunda ciudad de América Latina donde los emprendimientos lograron levantar un mayor monto de capital, alcanzando US$ 1.764 millones. Según la Cámara de Comercio de Bogotá, la región de Bogotá y Cundinamarca cerró 2019 con 795.648 empresas activas, lo que reafirma que las actividades productivas de orden privado son las mayores generadoras de bienestar económico y social, especialmente con el aporte al empleo.

Hablar del sector edificador, un gremio que tiene una trayectoria de más de 60 años, es una historia que lleva consigo esos mismos años de generación de empleo, estabilidad laboral, realización de sueños y, claro, desarrollo urbano. Se trata de un sector con la responsabilidad de construir un futuro basado en el bienestar, para lo que tener como aliados a los ciudadanos resulta muy importante. Por eso, se hace necesario pensar en qué momento ser empresario se convirtió en sinónimo de privilegios y desigualdad. Esto debe cambiar, y lo podemos lograr haciendo brillar la labor del empresario formal; que, en su milla de más, aporta mayor beneficio a la ciudad.

Para lograrlo, desde Camacol Bogotá y Cundinamarca enfocaremos estrategias para mejorar la reputación de la actividad edificadora, tal vez el activo más importante de una organización. Continuaremos en la defensa del sector, con la convicción de que es desde el empresario que se construye una ciudad de calidad.

Vamos a fortalecer la promesa de valor para las empresas afiliadas, apostándole a iniciativas que disminuyan las brechas sectoriales e incentiven la innovación, y creando alianzas estratégicas regionales y locales, así como a la promoción de buenas prácticas para que la actividad edificadora y sus empresarios sean reconocidos como los líderes, no solo de la construcción de edificaciones, sino del bienestar de los ciudadanos.

Esta resignificación del trabajo del empresario no es nada fácil, pero debemos marcar el rumbo y trabajar en proyectos que nos ayuden a mostrar la realidad y cambiar el imaginario negativo que existe sobre la labor empresarial.

Por esto, quiero invitarlos a que trabajen conmigo en la construcción del bienestar del gremio y de los ciudadanos. Compartir nuestra experiencia y conocimiento nos permitirá hacer visible la labor y destacarnos ante la sociedad como los constructores de bienestar que somos.

Gerente de Camacol Bogotá y Cundinamarca

close
Comparte: