¿Qué pasó en el primer semestre en el sector edificador?

Bogotá, agosto 5 de 2020.– Durante los primeros seis meses del año, los indicadores líderes de la construcción mostraron una contracción en la región debido a la coyuntura actual, desacelerando el crecimiento que habían mostrado en el primer bimestre los lanzamientos, las iniciaciones y las ventas de vivienda. No obstante, el semestre mostró resultados alentadores con cifras cercanas a los promedios de los últimos cinco años.

Según cifras de Coordenada Urbana® las ventas de vivienda en los primeros seis meses de 2020 en Bogotá llegaron a las 15.330 unidades y en Cundinamarca a 11.446, con ajustes en términos anuales de -2,5% y -24,9% respectivamente. En cuanto a iniciaciones de vivienda, el semestre registró 11.416 unidades en Bogotá y 12.412 en Cundinamarca, lo que representó una disminución anual, en su orden, de 15% y 23,9%.

El gerente de Camacol B&C, Alejandro Callejas Aristizábal, explicó que “si bien las cifras muestran un ajuste, el impacto no es tan dramático como podría esperarse dada la actual coyuntura, y vemos que estamos en la senda de una sólida recuperación. Por ejemplo, respecto a mayo de 2020, las ventas de junio mostraron un crecimiento de 82,9% en la capital y de 69,6% Cundinamarca, lo que beneficia el dinamismo, asegura el empleo que aporta el sector y genera desarrollo económico y social”.

Este panorama genera confianza en el sector edificador, lo que se refleja en el indicador de lanzamientos de nuevas viviendas; que, aunque no muestra el ritmo que traía antes de la pandemia, registra cifras semestrales de 12.118 unidades en Bogotá y 9.969 en el departamento.

“El sector sigue respondiendo y la actividad en la región continúa en un proceso de recuperación, y esto es posible gracias a la aplicación de los protocolos de bioseguridad y a la capacidad de los empresarios para adaptarse, ya que el buen uso de los medios digitales ha sido fundamental en los resultados de venta de vivienda que registramos hoy”, explicó Callejas Aristizábal.

El segmento de vivienda social continúa siendo el gran protagonista en este panorama. En el primer semestre en Bogotá, la VIS presentó cifras de crecimiento de 45,6% en las iniciaciones y de 7,5% en las ventas. En Cundinamarca, las menores caídas se evidencian también en este segmento.

Este dinamismo ha permitido que en el primer semestre los hogares de la región invirtieran 5,2 billones de pesos en la adquisición de vivienda nueva, la mayoría a través de la virtualidad. En la misma línea, la construcción de unidades en el semestre representa una demanda por insumos cercana a los 2 billones.

Según el dirigente gremial, actualmente hay condiciones favorables para la adquisición de vivienda nueva. “Contamos con el anuncio del paquete de subsidios de vivienda por parte del gobierno el cual puede ser concurrente con el otorgado por las cajas de compensación, las tasas de interés están en los mínimos históricos de los últimos 14 años, la inflación está controlada, y tenemos un inventario que no para de renovarse y acomodarse a las necesidades de los demandantes”.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, las proyecciones de Camacol B&C para cerrar el año son moderadas pero positivas, con cifras de unidades en los indicadores líderes en Bogotá de: 28.118 lanzamientos (-34%), 22.216 iniciaciones (-19%) y 29.930 ventas (-22%). Y en Cundinamarca: 20.355 lanzamientos (-25%), 23.512 iniciaciones (-15%) y 23.426 (-23%) en ventas.

“Cerraremos un año atípico por la emergencia sanitaria, lo que cambió las perspectivas que teníamos a inicios de año. Sin embargo, las proyecciones del mercado son cercanas al promedio y sobresale el comportamiento de las ventas, que se debe principalmente a la capacidad de los empresarios de adaptarse a la virtualidad”, puntualizó Callejas.

close
Comparte: