“Un periodismo amenazado y en riesgo es la señal de una democracia débil” CPB

Condena y llamado del Círculo de Periodistas de Bogotá (CPB)

La población colombiana en los últimos tiempos ha advertido una escalada de
amenazas, intimidaciones, estigmatizaciones y campañas de desprestigio contra
algunos periodistas colombianos que en cumplimiento de su libre ejercicio y
derecho a la información y expresión han divulgado investigaciones, hechos o
críticas sobre actos o actividades que tienen interés público, pero que resultan
incómodas, censurables, cuestionables o motivo de acción judicial para los
protagonistas de los sucesos publicados.
A lo anterior se suman actuaciones que ponen el ejercicio periodístico en riesgo,
sin garantías de protección ni seguridad para el desarrollo de la actividad, como
las ‘chuzadas’, ‘perfilamientos’ y develaciones filtradas de sumarios con apartes
extractados en los que se revelan nombres y conversaciones entre periodistas y
sus fuentes. Esto último en clara violación al secreto profesional que es inviolable,
de acuerdo con el artículo 74 de la Constitución.
Una democracia es inviable cuando no hay libertad de expresión ni de
información. Igualmente, puede ser la señal de una democracia “débil o
debilitada”. Por eso, es condenable que cerca de 200 periodistas de todo el país
hayan denunciado que se les coarta el libre ejercicio de su profesión, peor aún,
que están siendo estigmatizados, señalados o amenazados de muerte.
El artículo 20 de la Constitución obliga al Estado a garantizar “a toda persona la
libertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, la de informar y recibir
información veraz e imparcial (…)”…y que la actividad periodística “gozará de
protección para garantizar su libertad e independencia profesional” (Art. 73).
Por su parte, la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclama que
“todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho
incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir

informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por
cualquier medio de expresión.” (Art.19).
Invitación a periodistas y cruzada por la consolidación de la democracia
Somos conscientes que los periodistas también tenemos deberes con los
ciudadanos. Nuestra principal obligación es “informar sobre los hechos de interés
público de manera veraz y su compromiso ético prioritario es con la sociedad a la
que sirve”. (Código de Ética CPB).
Por ello, las expresiones que incitan a la violencia, vengan de donde vengan, NO
forman parte de esa libertad de expresión, como ya lo ha ratificado la Corte
Constitucional: “la libertad de expresión no puede convertirse en una herramienta
para vulnerar los derechos de los otros o para incentivar la violencia”.
Es innegable que el país observa también con desesperanza la creciente
corrupción, el regreso de asesinatos masivos, el incremento de interceptaciones y
“chuzadas” y, el nacimiento de “supuestos periodistas” que, al parecer,
pertenecen a empresas creadas con la finalidad de atemorizar y generar caos.
Esta es una práctica antidemocrática y estaremos muy vigilantes de su accionar.
Es urgente que el gobierno nacional, las agremiaciones, las organizaciones
cívicas, los medios de comunicación, los periodistas y la ciudadanía en general se
unan a esta cruzada del CPB por la consolidación de la democracia en
Colombia y del periodismo, donde todos estemos en la obligación y la
responsabilidad de generar confianza y credibilidad, no con palabras sino con
acciones concretas.
Por lo anterior, hacemos un llamado a la UNESCO, a la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos OEA, a la Sociedad Interamericana de Prensa SIP, a la
Federación Internacional de Periodistas FIP, Reporteros Sin Frontera RSF, al
Comité para la Protección de Periodistas CPJ, a nuestros pares en Colombia
como la FLIP, Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, Fecolper, entre
otros, para que acompañen al CPB en esta alerta para proteger las libertad de
expresión e información en Colombia y servir de garantes ante el mundo del
trabajo serio y profesional que adelantan muchos periodistas en nuestro país, a
riesgo del desprestigio de su trayectoria profesional y lo que es peor aún, hasta de
su propia vida.
Bogotá, 08 de Septiembre de 2020

Junta Directiva del CPB
Patricia Lozano de Alarcón
Presidenta del CPB

close
Comparte: