Desacreditémonos

Comparte:

Bogotá.- El juego está de moda. Podría llamarse Desacreditémonos. Lo practican con especial fervor los líderes y seguidores de los partidos de oposición al gobierno de Iván Duque. Pero no son los únicos. En el juego también participan algunos medios de comunicación y reconocidos editorialistas de todas las tendencias.

Las redes sociales como Twitter  son el escenario perfecto para contribuir a la descalificación y la censura. Con o sin razón.

Caso 1.

El gobierno colombiano no invita a un grupo representativo de escritores a la Feria del Libro de Madrid, España que empieza el viernes y de la que Colombia es país invitado.

A quienes no convidaron, como Laura Restrepo, declaran que los vetaron por sus opiniones críticas frente a la administración de Iván Duque.

Otros escritores, como Pilar Quintana y Pablo Montoya, reconocen que tampoco los convidaron, pero aseguran que igual no hubieran aceptado porque no les interesa apoyar a un gobierno que califican de censor y violador de los derechos humanos.

Caso 2

Llega a la Corte Constitucional la norma que revivió las 16 curules para las víctimas de las FARC. La revisión le correspondió al magistrado Antonio Lizarazo, pero se declaró impedido porque él participó en la Mesa de Negociación con las FARC.

Entonces la revisión de las 16 curules pasó al despacho de la magistrada, Paola Meneses. La última en llegar. De inmediato el Portal las Dos Orillas la descalifica porque, según dice, llegó a la Corte por ser amiga de colegio de Iván Duque y trabajó con el Fiscal, Francisco Barbosa.

Cómo para que no suene a persecución política el portal le agrega otras descalificaciones de su cosecha como que no tiene experiencia en derecho constitucional pues su hoja de vida la ha construido trabajando para privadas.

Caso 3

El presidente nombró Codirector del Banco de la República al exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla. La izquierda unida lo descalifica por haber presentado una Reforma Tributaria que no le gustó a nadie y lo declara culpable del Paro Nacional, los bloqueos y toda la violencia desatada por la izquierda unida.

Debieron darle las gracias por darle papaya para acabar con medio país, pero así somos en Colombia. Mal paga el diablo a quien bien le sirve, diría Mamá Zoila.

Caso 4

Alejandro Gaviria opina que el nombramiento de Carrasquilla en el Banco de la República en reemplazo de Carolina Soto, su esposa, es acertado.

Se le viene el mundo se le viene encima, incluida Margarita Rosa de Francisco quien asegura que “con Gaviria cambio no habrá”.

Gaviria recula horas después y entonces le cascan los amigos de Carrasquilla y lo suben al mismo escenario de Iván Duque a quien critican porque su gobierno dice una cosa por la mañana y todo lo contrario por la tarde.

Caso 5

La Procuraduría, como corresponde, le abre investigación a la Ministra TIC por el escándalo del contrato del billón de pesos. De inmediato, los enemigos de Karen Abudinen salen en coro a decir que no creen en la imparcialidad del Ministerio Público porque la Procuradora es costeña, fue compañera de Abudinen en el Gabinete de Duque y, lo que les parece más grave, las vieron hablando. Y

Caso 6

La Policía. El mejor ejemplo de la campaña de desinstitucionalización que vive el país. Primero la debilitan quitándole armas y limitándole funciones.

Después la someten al escarnio público por los excesos de algunos de sus agentes, que no de toda la institución.

Ya acorralada contra las cuerdas, le reclaman por la pérdida de soberanía en algunas áreas, como Puerto Rellena en Cali, Usme o el Portal de las Américas en Bogotá.

Y la señalan como la gran responsable de la creciente ola de violencia e inseguridad que vive Bogotá porque no ha sido capaz de reducir a las bandas de extranjeros a quienes por razones políticas les abrieron las fronteras sin los filtros necesarios para evitar la invasión de delincuentes e infiltrados.

Caso 7

El expresidente, Andrés Pastrana acude a la Comisión de la Verdad y aporta una carta en la cual los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, antiguos jefes del Cartel de Cali, confirman que financiaron la campaña de Ernesto Samper y que Samper sí sabía.

Caso 8

Anoche los hermanos Rodríguez le enviaron otra carta a medios de comunicación en la cual dicen que la carta que Pastrana le entregó a la Comisión de la Verdad fue el producto de un chantaje al que los sometió Pastrana para no extraditarlos a Estados Unidos y que también financiaron las campañas de Pastrana a la Presidencia.

Y después nos preguntamos por qué los colombianos no le creen a nada y a nadie como lo demuestran las últimas encuestas. Y eso que en este análisis hacen falta instituciones que se desprestigian solas como la administración de justicia a todos los niveles.

Desde un juez promiscuo en Puerto Colombia, fiscales anticorrupción corruptos y magistrados de altas cortes que tenían tabla de tarifas para engavetar procesos o emitir sentencias a la medida de los interesados.

Y los amantes del caos felices viendo como el establecimiento se destruye solo, solito, solo.

Que Dios nos coja confesados en las próximas elecciones

Comparte:

Deja una respuesta

Abrir chat