Master Chef polarizado

Comparte:

 

MasterChef Celebrity era el único reality que se podía ver en familia en la televisión colombiana. Era divertido, amable, creativo, emocionante. Respetuoso con la audiencia.

Hasta este año porque a la versión 2021 le llegó la pandemia de la polarización, la grosería y la violencia que se vive desde hace unos años en el país.

Desde los primeros capítulos se empezaron a notar los cambios. Los pitidos con que se ocultan las groserías que producto la tensión o una salpicadura con aceite caliente le salía del alma a los pichones de cocineros se hicieron cada vez más frecuentes.

Los comentarios salidos de tono, malintencionados y acompañados con miradas y gestos cargados de odio invadieron las pantallas.

Un tono muy diferente al que estamos acostumbrados los fans del concurso.

Seguramente las cifras de audiencia han favorecido al Master Chef 2021. Es la única explicación que le encuentro al énfasis que los editores le dan a esos gestos, actitudes y comentarios agresivos de los participantes, no solo entre ellos, sino contra los jurados y Claudia Bahamón la hermosa y muy decente anfitriona del programa.

Hasta que se les fue la mano

Este año, a diferencia de temporadas anteriores, los directores están muy creativos. Intentan tocar las emociones del público como aquel episodio de la caja vacía que dejó en libertad a los cocineros de preparar el plato preferido de un ser querido ausente.

Sí, ese en donde Claudia no pudo hablar porque el reto le recordó a su padre fallecido hace poco en un accidente de tránsito.

Fue una emisión muy emotiva. Todos en las casas estuvimos a punto de llanto al recordar a ese pariente o amigo que ya no está porque se lo llevó el virus, una enfermedad mal cuidada o la violencia.

Pero cuando uno se mete a jugar con las emociones de los demás no debe dejarse llevar por los resultados. Debe mantener las distancia y la cabeza fría porque corre el riesgo de perder el control.

Cosa que empezó a pasar en Master Chef con la falta del claridad en las reglas del juego que lleva a la improvisación y el caos como el que se vivió en el capítulo de eliminación de este fin de semana.

Castigada la solidaridad, perdonada la trampa

Aunque el caos estalló el domingo con la eliminación de Mario, la verdad es que la crisis se empezó a  cocinar desde el sábado cuando Nicolás, Jorge y Christopher admitieron que Frank, unos de los invitados estelares de este año, les presentara una torta hecha, como lo dijo uno de los jurados, a “múltiples manos” algo no permitido en temporadas anteriores.

Pero quizá como en este año todo es distinto, el asunto pasó desapercibido hasta el domingo cuando un grupo de concursantes fue designado juez y parte para decidieran a quién echar del programa.

Y es que los titulares, Nicolás, Jorge y Christopher no fueron capaces de interpretar  sus propias, confusas y cambiantes reglas con las que vienen manejando el concurso y decidieron olímpicamente lavarse las manos. Por lo menos así los leyeron numerosos seguidores de Master Chef a través de las redes sociales.

El nuevo jurado debía decidir a quien expulsar entre dos cocineros que confesaron haber sido ayudados por otros de sus competidores para poder presentar los postres que les exigía el reto y una concursante que presentó como propia la muestra que les entregó el patrocinador para que lo replicarán. Es decir, incurrió lo que en el mundo de los derechos de autor se conoce cómo plagio. Parcial, es cierto, pero plagio al fin de cuentas.

Al final, los improvisados y muy parcializados nuevos jueces, optaron por castigar la solidaridad entre concursantes y perdonar el plagio. Castigar la solidaridad y premiar la trampa.

Influyeron en la decisión los amores y odios entre concursantes y muy poco la ética y el sentido común.

¿Por qué dedicarle un episodio de mi podcast a un reality habiendo tantos problemas graves en el país?

Sencillo, porque lo que ocurre en esos programas es fiel reflejo de la sociedad a la que pertenecemos quienes los hacen y quienes los vemos.

Entristece y preocupa que en el único que espacio que había para ver, reír y divertirse en familia se hayan logrado colar ese odio que nos carcome y nos lleva a pasar por encima de todo, incluidos los niños.

Y esa actitud tan característica de la cultura colombiana de premiar con paciente espera al que llega tarde, acusar de la muerte a quien

recogió al herido y no a quien lo hirió. De castigar al bueno y aplaudir al malo.

De castigar la solidaridad entre compañeros a pesar de sus diferencias y de dejar hacer, dejar pasar a quienes creen que en los concursos, como en la política y los negocios, todo vale.

Ojalá los editores de Master Chef Celebrity versión Colombia 2021 rectifiquen el camino y destaquen más las palabras, gestos, actitudes y acciones solidarias, respetuosas y cariñosas de los cocineros que sé las tienen porque los conozco a casi todos y le bajen el volumen a la agresividad y la violencia.

Atrévanse señores. Atrévanse.

No lleven el odio de las calles y las redes sociales a uno de los mejores programas de la televisión abierta en Colombia.

Los televidentes, que ya estamos hastiados de peleas inútiles, la venganza y en rencor se los sabremos agradecer.

Estoy seguro que los anunciantes también.

Yo soy Ricardo Galán y esta es mi libreta de apuntes….

https://www.spreaker.com/user/libretaenvivo/master-chef-polarizado

   

Comparte:

7 thoughts on “Master Chef polarizado

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo con lo que has dicho. Así no es apto para que lo vean los niños que clase de ejemplo es este.

    1. Estoy totalmente de acuerdo…..la groseria de carla giraldo no tiene limites….acompañada de catalina…

      Los jurados sr lavaron las manos……se volviomuy aburridor

  2. Soy mujer pero tristemente el genero femenino saco las garras que siempre a tenido pero escondidas. Mostraron envidia, bochinche, manipulacion, arrogancia y aunque suene duro maldad, muy por el contrario del genero masculino q muestra nobleza, solidaridad, empatia, humildad. Sí, es una competencia pero eso no quiere decir que se tienen que llevar por delante al que sea siendo que desde niños nos enseñan que lo mejor de una competencia es participar, disfrutar el juego pero aqui no se vio eso solo maltratos, burlas, el famoso bulling q le decimos a nuestros hijos q no debe ser eso fue lo que vimos.

  3. Creo que quien debió salir fue Cata ella hizo trampa y Mario dijo la verdad.
    Aprovecho p decir q las mujeres han dejado por el suelo nuestro genero con tanta rosca, comentarios y chismes y los hombres han resaltado su género con mucha ecuanimidad

  4. La verdad este programa no tenía las reglas claras hasta que sacaron a Mario, en una prueba anterior a Frank lo dieron la crema y no se dijo nada pero cuando un participante dice la verdad entonces es castigado, quisiera saber cual es el criterio para sacar a uno y a otros no.
    Teniendo en cuenta que Catalina hizo trampa, la salida debía ser la de ella.
    Cuando pongan el reglamento claro no les pasaría este tipo de cosas y no tendría que pagar un jugador injustamente.

  5. La verdad me pareció terrible lo que hizo el jurado. Ellos están contratados para tomar decisiones, no los participantes. Si alguien cometió plagio fue Cata… ella robó la receta original y la puso en la propia suya… como que se equivocó? De verdad? Ellos tenían las recetas en presentaciones especificas. La única forma de “equivocarse” es literalmente usando una cuchara, sacando la crema del vaso original y poniéndola en el de ella. Alguna otra explicación que uds me puedan dar?

  6. Completamente de acuerdo, muy confuso y equivocado el mensaje, muy injusto que un participante como Mario Espitia haya tenido que pagar las consecuencias de todo esto solo por ser solidario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat