Si hay una gran novedad en la edición 2015 de la Feria Internacional del Libro es el pabellón Alejandría Digital. No sólo porque trae toda la tecnología necesaria para los lectores de nueva generación, sino porque además todos los que quieran tener sus obras literarias favoritas al alcance de su mano, y en cualquier lugar, puede hacerlo en este espacio. Este pabellón interactivo, que es posible gracias a la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT), y que cuenta con la colaboración de Fundalectura y de la Cámara Colombiana del Libro, está basado en tres ejes fundamentales: lectura, educación y redacción de contenidos digitales. NoVer mas

Cada año, por la feria del libro bogotana, me dan ataques de honradez y quisiera devolver algunos libros robados. Perdón, que he olvidado devolver. Soy de los cleptómanos que pueden decir con algún ingenio: En mi biblioteca yacen los libros del dueño y de los amigos que se descuidaron. Algunos amigos que se descuidaron suelen escribir notas al margen para desencanto de quienes por algún tas-tas del azar, heredamos sus ejemplares. Subrayar, en cierta forma, es condicionar la lectura. Poco nos interesa lo que piensa el lector. Compramos  libros por sus autores, no por sus lectores. Por eso no más es bobada prestar libros. Un libro es tan íntimo comoVer mas