Telefónica ha compatibilizado un alto esfuerzo inversor, hasta 83.000M€ desde 2012, con una reducción de deuda de 14.000M€ desde junio de 2016, y todo bajo el paraguas de la eficiencia, en la que la digitalización y la estrategia de gestión de activos basada en retornos han demostrado ser clave.