No Picture
Blog

Señor Alvaro González, hágale un favor al fútbol: ¡lárguese!

¿Qué se puede pensar de una persona que considera el homosexualismo como una enfermedad contagiosa? ¿Qué se puede pensar si esa persona dirige los destinos del fútbol aficionado que practican en Colombia millones de niños y jóvenes? ¿Qué se puede pensar de un dirigente que, sin fórmula de juicio, dice que para ser árbitro y jugador de fútbol en Colombia hay que ser homosexual? ¿Qué se puede pensar de alguien que se autodefine como “administrador de seres humanos” ? Siga leyendo