Por: Alberto Arébalos.–*   En los últimos cinco años, las empresas entendieron el poder de Internet y las redes sociales para promover sus productos y servicios y poder así comunicarse en forma directa con sus clientes y usuarios. Pero conceptos como promoción están dejando paso a percepción y reputación como los ejes centrales de la preocupación de las organizaciones a la hora de enfrentar el desafío que plantean millones de usuarios armados solamente con un teléfono celular.Leer mas