Porto es ahora el campeón de la Liga Europa. En un juego abundante de atletas y escaso de pensadores, fueron suficientes el pase de Guarín y el magistral cabezazo de Falcao para marcar la diferencia. Falcao no ha llegado a este lugar como producto del azar. Él ha sido fruto de un proceso sólido. Su padre, Radamel García, fue un defensa central, de quien los delanteros contrarios prefieren no tener memoria. Radamel, en términos de fútbol, era la antítesis de su hijo. Su labor consistía en evitar que el goleador contrario convirtiera. Y sus métodos se dejaron ver y sentir en las canchas del fútbolVer mas