Press "Enter" to skip to content

Los insurgentes talibanes asumen el poder en Afganistan

Comparte:

KABUL, 15 ago (Reuters) –Los insurgentes talibanes asumen el poder en Afganistan. Entraron a Kabul. El presidente Ashraf Ghani abandonó Afganistán. Adujo evitar el derramamiento de sangre. Los islamistas se apoderan del país dos décadas después de haber sido derrocados durante una invasión liderada por Estados Unidos.

Al caer la noche la cadena de televisión local 1TV informó que se escucharon múltiples explosiones en la capital.  Reportó que se podían escuchar disparos cerca del aeropuerto donde diplomáticos extranjeros, funcionarios y otros afganos buscaban salir del país.

El grupo de ayuda Emergency dijo que 80 personas heridas habían sido llevadas a su hospital en Kabul.

No está claro hacia dónde escapó Ghani, ni cómo será transferido el poder tras la conquista relámpago de Afganistán por los militantes islamistas.

Su avance se aceleró ante el retiro de Estados Unidos y otras tropas extranjeras tras la decisión del presidente Joe Biden de poner fin a la guerra más larga de su país. Estados Unidos invadió Afganistan después de los atentados del 11 de septiembre.

Un portavoz de los talibanes dijo a Al Jazeera TV que la guerra en Afganistán terminó. Que los insurgente talibanes asumen el poder en Afganistan y que el tipo  y forma del nuevo gobierno estarán claros pronto.

Talibanes asumen el poder en Afganistan

Insurgentes entraron al palacio presidencial y asumieron el control afirmaron dos comandantes talibanes en Kabul. Al Jazeera mostró imágenes de lo que dijo eran comandantes talibanes en el palacio con decenas de combatientes armados.

Los talibanes dijeron que también habían tomado el control de la mayoría de los distritos alrededor de Kabul.

En una publicación en Facebook, Ghani dijo que había abandonado el país para evitar derramamientos de sangre y enfrentamientos con los talibanes que pondrían en peligro a millones de residentes de Kabul. No dijo cuál era su paradero.

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, y el ministro de Defensa interino, Bismillah Khan Mohammadi, visitan a las fuerzas militares en Kabul, Afganistán. 14 agosto 2021. Palacio Presidencial de Afganistán/entrega vía Reuters.

Un funcionario del Ministerio del Interior dijo que Ghani se había ido a Tayikistán, mientras que un personero del Ministerio de Relaciones Exteriores afirmó que se desconocía su ubicación. Los talibanes dijeron que estaban verificando su paradero.

Usuarios de redes sociales locales en Kabul calificaron a Ghani de cobarde por dejarlos en medio del caos. Diplomáticos estadounidenses fueron evacuados de su embajada en helicóptero hacia el aeropuerto. Fuerzas locales afganas, entrenadas durante años y equipadas por Estados Unidos y otros países colapsaban.

Un funcionario de la OTAN dijo que varios miembros del personal de la Unión Europea se habían trasladado a un lugar más seguro en Kabul.

Una fuente que estaba en el aeropuerto dijo que había cientos de afganos desesperados esperando vuelos, con algunas peleas entre personas que no pudieron conseguir un lugar cuando se detuvieron las salidas. Las fuerzas especiales afganas estaban en el aeropuerto, dijo la fuente.

Sharia

Muchos afganos temen que los talibanes recuperen las extremas prácticas del pasado en su imposición de la sharia, la ley religiosa islámica. Durante su gobierno entre 1996 y 2001, las mujeres no podían trabajar y se administraron castigos como la lapidación, los latigazos y el ahorcamiento.

Los militantes buscan ahora proyectar una cara más moderada, prometiendo respetar los derechos de las mujeres y proteger tanto a los extranjeros como a los afganos.

«Garantizamos a la gente, sobre todo en la ciudad de Kabul, que sus propiedades y sus vidas están a salvo», dijo el portavoz talibán Suhail Shaheen Shaheen a la BBC, agregando que se espera una transferencia de poder en los próximos días.

Muchas calles de Kabul estaban atascadas por autos y gente que intentaba llegar a sus casas o al aeropuerto, dijeron residentes.

«Algunas personas dejaron las llaves en el auto y comenzaron a caminar hacia el aeropuerto», dijo un residente a Reuters por teléfono. Otro dijo: «La gente se va a casa por miedo a los combates».

El Pentágono autorizó a otros 1.000 soldados para ayudar a evacuar a ciudadanos estadounidenses y afganos que trabajaban para ellos, dijo un funcionario estadounidense.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, instó a los talibanes y a todas las demás partes a ejercer la máxima moderación y expresó su particular preocupación por el futuro de las mujeres y las niñas en Afganistán.

Comparte:

Be First to Comment

Deja una respuesta

Abrir chat